junio 17, 2021 6:03 PM

La filosofía podría subsistir aliándose con el Arte: Espinosa Proa

ESPINOSA PROA. Tendencia social decadente.
ESPINOSA PROA. Tendencia social decadente.

Por Mario García
Invitado por el Museo de Arte de Sinaloa (Masin), el filósofo mexicano Sergio Espinosa Proa, estuvo de visita en Culiacán con motivo del Día Internacional de los Museos. Durante su estancia abordó temas de estética desde un plano donde el Arte y la Filosofía se conjugan entre sí para establecer un diálogo racional en la interpretación de las obras de arte. Defensor de la filosofía como conducto hacia una comunicación efectiva, considera que la única posibilidad para que no termine barrida por la ciencia y la religión, es aliándose con el Arte.
–¿De qué manera la filosofía por medio de la crítica de arte nos enseña ver a través de una pintura, una escultura o una fotografía?
—Hay dos formas principales de entender la crítica de arte: una es haciendo una interpretación de las obras partiendo desde un ángulo teórico ya constituido por una manera de entender la filosofía. Y otra, que es otra forma de hacer crítica estética, tratando de revelar lo que ocurre, poniéndose en sintonía con la obra misma, así se trate de un poema, de una escultura o de una pintura. La posición que yo defiendo es la segunda, donde el crítico no tiene que explicarnos qué es lo que significa una obra, sino tratar de escuchar o de observar qué es lo que ocurre en la obra misma y, en ese sentido, podemos ver qué es lo que está teniendo lugar en la obra de una forma más natural, pura y espontánea. Esa es la virtud que tiene la crítica, la manera en que nos muestra la realidad.
–¿Cuál es el panorama que vislumbra para la filosofía en este Siglo XXI? ¿Qué futuro cree que le depara?
—Es muy difícil saber lo que va a ocurrir. Desde luego existen diferentes tendencias, entre ellas, la más predominante es el convertirla en ciencia, en un plano donde la filosofía le dé lugar cada vez más al pensamiento científico, o al desarrollo de la ciencia y la técnica. Sabemos que durante toda la Edad Media la filosofía estuvo al servicio de la religión y en la actualidad se encuentra bajo las férulas de las ciencias. Entonces es muy común que las personas confundan la filosofía con la ciencia y la religión. “A pesar de las dificultades que se afrontarían, existe la posibilidad de hacer una defensa de la filosofía, aliándose con la obra de arte, la literatura, la música, la pintura, el teatro; es decir, encontrar un aliado en todos ellos para ver cuál es la especificidad de la filosofía, que no es ni convertirse en ciencia, pero tampoco estar al servicio de la religión, y mucho menos de la política. Desde un punto de vista no institucional, si hay futuro para la filosofía, podría subsistir aliándose con el Arte”.
–¿Cree que en estos momentos la filosofía mantiene una postura firme o se perfila para vivir un periodo de decadencia?
—Desgraciadamente creo que la tendencia general se dirige hacia una decadencia generalizada. Por ejemplo, analizando la situación de la Cultura en Estados Unidos, diversos filósofos —entre ellos, Morris Berman— pintan un panorama de colapso. No de decadencia, sino de colapso general de ese imperio que de cultural tiene muy poco, si entendemos que la cultura no es aquello que puede ser industrializado, sino aquello que dentro de una sociedad resiste a los procesos de consumismo, estandarización y uniformización en todos sus niveles de existencia. Desde este plano, la cultura es el lugar que resiste y se opone a estos procesos. Y lo que se plantea es un diagnóstico desolador, donde el imperio americano está colapsado no desde una perspectiva económica sino cultural.
“En este contexto, si la cultura americana está colapsada, todas las partes que están bajo su dominio están todavía más descompuestas que el centro de su propio imperio. Lamentablemente no se ve un modo de revertir este proceso de descomposición generalizada. Los rasgos de imperialismo, consumismo y capitalismo son imparables y pueden prolongarse por doscientos o trescientos años más.
—La filosofía como yo la entiendo y ejercito tiene mucho que ver con el diálogo externo. Para ello tendría que darse sus propios espacios de supervivencia, implementando una revitalización de la atmósfera de la tertulia; estableciendo un diálogo con la Literatura y con las Artes.
Si hubiera una institución que la resguarde y le hiciera frente a esa tendencia de la desaparición, se tendría que tomar muy en cuenta la necesidad de establecer un diálogo con el sentido común y tener una mayor apertura en otras áreas del conocimiento, sin perder su esencia.
Otra garantía de supervivencia sería el dedicarse a rescatar lo que la ciencia, la política y la religión han declarado irrelevante. Hacer una especie de filosofía de objetos huidizos, de cosas casi invisibles e imperceptibles. Eso le permitiría sobrevivir al menos durante un tiempo. Lamentablemente las instituciones existentes operan bajo una lógica que es muy destructiva para el cultivo de la filosofía y, en general, el panorama es bastante apocalíptico.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.