junio 21, 2021 6:36 PM

Violan hoteleros de Mazatlán la Ley Ambiental

EL CRESTÓNPlayas contaminadas.
EL CRESTÓN Playas contaminadas.

Los desechos vertidos al drenaje contribuyen a una mayor carga de contaminantes para la planta de tratamiento de El Crestón
Nelda Ortega
Los hoteles de Mazatlán incumplen con las normas oficiales al rebasar los niveles de contaminantes permitidos, contribuyendo al deterioro de la red de drenaje y al vertimiento a la bahía, indicó Ángel García Contreras, director de Ecología y del Medio Ambiente desde la administración pasada.
“De 57 hoteles o centros de hospedaje que muestreamos, el 15 por ciento está dentro de la norma nada más”, informó el funcionario.
Así como el Ayuntamiento está obligado a cumplir con la Norma 001 para verter aguas residuales a cuerpos de agua, los usuarios de la red de drenaje, que no sean domésticos, tienen la obligación legal de cumplir con la Norma Oficial Mexicana NOM-002-SEMARNAT-1996, indicó.
Dicha norma establece los límites máximos permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales a los sistemas de alcantarillado municipal, pero no todos cumplen, señaló.
Al no hacerlo, el costo del tratamiento se eleva, así como la afectación, tanto a la red de drenaje, como a la planta de tratamiento, expuso.
Diariamente estos hoteles que operan fuera de norma verten miles de litros de grasa animal y vegetal, carecen de trampas y capacitación para que la gente que ahí trabaja haga la adecuada separación de los residuos y lo que hacen es taponear los drenajes”, apuntó.
“Este incumplimiento quiere decir que mientras que la norma establece que la Demanda Bioquímica de Oxigeno no debe estar arriba de 150 y los sólidos suspendidos no deben estar arriba de 200, por mencionar dos de los más importantes, los están arrojando arriba de 1 mil a la red de drenaje”, acusó.
Las medidas que la Dirección de Ecología y Medio Ambiente ha tomado en los últimos años, ha generado molestia entre los usuarios industriales que siguen renuentes a acatar la normatividad, dijo.
El desarrollo turístico que requiere Mazatlán debe ser integral, no debe ser de embellecimiento tradicional de la ciudad, un plan de infraestructura debe tener como base prioritaria garantizar los servicios públicos básicos; que es el tener la red de drenaje sanitario y el tratamiento de aguas residuales dentro de norma.
Certificación de más playas en riesgo
Aunque David Korendfel, titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) durante la visita del presidente Enrique Peña Nieto, dijo que el objetivo de la inversión de más de 227 millones de pesos en la planta es para tener una coexistencia con el ecosistema marino y pueda hacer una integración total sin el mínimo contaminante para la bahía de Mazatlán, García Contreras observa que pone en riesgo la certificación de más playas.
Y aunque el titular de la Conagua señaló en el evento del presidente Peña Nieto, el 23 de abril pasado, que El Crestón es una planta inminentemente para servicios turísticos, dista de serlo.
Actualmente en Sinaloa existen solamente dos playas certificadas: Playa Gaviotas, que es de uso recreativo y Playa Verde Camacho, clasificada por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) como de uso prioritario para la conservación.
García Contreras integra el Comité Playas Limpias, que forma parte del grupo multidisciplinario que trabaja para que las playas certificadas conserven su estatus y conseguir que otras áreas lo obtengan.
Pero para esta administración el funcionario ve Playa Cerritos y una franja de la Zona Dorada, pero no Playa Norte ni la de los Pinos por su cercanía con El Crestón.
Certificar playas es parte de un proceso que demuestra el saneamiento y eficiencia del tratamiento de las aguas residuales sanitarias y a nivel nacional no existen más de 25 playas con este distintivo, de los 240 destinos turísticos del país.
“En Mazatlán tenemos la ventaja por las corrientes de agua que vienen de norte a sur durante todo el año, lo que contribuye a que el agua vertida por El Crestón no impacte, pero el calentamiento global ya se refleja en la temperatura del agua del mar y tarde o temprano habrá un cambio en las mareas.
En el muestreo mensual más reciente que hace la Comisión Nacional para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) al agua de la bahía, agregó, se refleja que la Playa Norte es la que tiene los niveles más altos, y es la que está más cercana a El Crestón.
“Es obvio que sí representa un riesgo sanitario porque el día que alguna playa salga arriba del criterio internacional, de acuerdo al protocolo existente, se tiene la obligatoriedad de hacerla pública, para que no ingresen bañistas a esa playa”, advirtió.
A la fecha no ha habido necesidad de cerrar las playas para uso recreativo porque están dentro de norma, pero no cumplen el criterio para ser certificadas porque son estándares más estrictos.
La certificación no es un suceso, aclaró, es un proceso permanente en que, entre otros criterios, se monitorea que se cumpla la calidad del agua de las playas.
El contexto
El 23 de abril pasado, el presidente Enrique Peña Nieto entregó la ampliación, modernización y rehabilitación de la planta de tratamiento de aguas El Crestón, donde se invirtieron poco más de 227 millones de pesos.
En una solicitud de información que hizo Ríodoce a la Conagua, ésta reveló que desconoce las condiciones en la que opera el emisor submarino, según, ubicado a 800 metros de distancia y 17 de profundidad, por lo que no hay certeza de que esté cumpliendo al 100 por ciento con el fin para el que fue diseñado en la década de 1980.
Evaristo Méndez, coordinador de Posgrado e Investigación del Instituto Tecnológico de Mazatlán, levantó una muestra de agua de la bahía, frente a El Crestón. Según los resultados, en la descarga ubicada al pie de playa junto a la planta El Crestón, aún se vierten entre 200 y 300 litros de agua cruda (no tratada) que no ingresa a la planta e incumple con los niveles máximos permitidos en los parámetros de la norma ambiental.
Con esto, debido al agua que arroja la Junta Municipal de Agua Potable de Mazatlán (Jumapam), permanece en la zona el impacto ambiental y el riesgo hacia la salud de los usuarios de playas y bahía.
Rigoberto Félix, gerente de Jumapam, aseguró que el emisor funciona correctamente y que el área técnica de la paramunicipal le informó que cuentan con un expediente técnico donde se da cuenta de que sí se realizaron los trabajos.
Aceptó que el excedente de aguas residuales que llegan a la planta y no reciben el tratamiento secundario, son mezlcadas con las que sí lo tienen y vertidas a la bahía.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.