junio 21, 2021 10:38 PM

Incumple El Crestón normas ambientales

EL CRESTON 0 (5)
Se mantienen mismos niveles de contaminación por la descarga del Crestón en la bahía de Mazatlán
Nelda Ortega
Aún y cuando el tratamiento de aguas residuales en la planta de El Crestón se elevó a un nivel secundario, la descarga aún rebasa los niveles de contaminación máximos permitidos en la norma oficial NOM-001-ECOL, incumpliendo la ley.
Evaristo Méndez Gómez, coordinador de Posgrado e Investigación del Instituto Tecnológico de Mazatlán, realizó un muestreo por la bahía para verificar si los niveles de contaminación orgánica y fecal se habían reducido como consecuencia del escalamiento del nivel de tratamiento de agua descargada a través de la Planta El Crestón.
En los resultados obtenidos encontró que en la descarga ubicada al pie de playa junto a la planta El Crestón, aún se vierten entre 200 y 300 litros de agua cruda (no tratada) que no ingresa a la planta y como consecuencia, no cumple con los niveles máximos permitidos en los parámetros que se requieren en la norma correspondiente para que el agua residual pueda ser dispuesta.
Ante esto, con el vertimiento que realiza la Junta Municipal de Agua Potable de Mazatlán (Jumapam), permanece en la zona el impacto ambiental y el riesgo hacia la salud de los usuarios de playas y bahía.
El especialista en análisis de calidad de agua expuso que de acuerdo a la capacidad declarada para la planta de tratamiento de El Crestón, solamente reciben tratamiento secundario dos terceras partes del agua que ahí llega, por lo que entre 200 y 300 litros por segundo —dependiendo de la hora del día y del flujo— no ingresan a la planta de tratamiento y son dispuestos al pie de la planta sin ningún tratamiento. “Este flujo sin tratar, impacta sanitariamente y ambientalmente las playas aledañas”, acotó.
Méndez Gómez agregó que no se tiene ninguna instalación para el aprovechamiento del agua tratada, por lo que la totalidad del agua conducida hasta el Crestón se dispone en la bahía.
“Con base en los resultados, es evidente que el tratamiento biológico no se ha montado correctamente o en forma suficiente, pues el agua “tratada” aún conserva un alto porcentaje de la carga orgánica contaminante, ya que es evidentemente séptica en ambos vertimientos (emisor y pie de playa), ocasionando el abatimiento (descenso) del oxígeno disuelto en los puntos de disposición, y también es evidente que la parte que se trata se vierte por el emisor y la que no se trata por el vertedor de excedencias ubicado en la playa, aunque desde el punto de vista sanitario práctico sería más conveniente hacerlo al revés”, declaró.
Los niveles de Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO) en la descarga al pie de la planta, corresponden a agua sin tratar, mientras que en la zona del emisor se registra una buena dilución aunque aún hay abatimiento del oxígeno disuelto que en forma natural debe tener el agua, evidenciando el impacto de agua insuficientemente tratada.
Es necesario que se valore el tiempo de retención biológico en los filtros percoladores instalados como tratamiento secundario, recomendó el especialista, pues aunque son sencillos de operar, son los que requieren más tiempo de contacto biológico, dado que no son aprovisionados mecánicamente de aire (con ello oxígeno), y que se evalúe la capacidad de diseño de esta unidad, pues es posible que según su tamaño, estén recibiendo más agua residual cruda de lo que pueden tratar; ambos factores pueden ser los causales de que el agua aún salga séptica y con carga orgánica alta, como se ha registrado en la descarga.
Méndez Gómez, quien cuenta con un registro de monitoreo de la calidad de agua de la bahía desde 1985, propone que debe de verificarse la forma en que se desarrollaron los tapetes microbianos (microorganismos empleados en la depuración de las aguas residuales) instalados en los filtros percoladores (tratamiento secundario) porque es muy posible que éstos no se hayan desarrollado previamente antes de pasar el flujo de agua a tratar.
Agregó que de ello depende la eficiencia obtenida en la remoción de la carga de contaminantes del agua.
Buena parte de estas deficiencias pueden ser corregidas mediante una adecuada operación de la planta de tratamiento, expuso, además de realizar una valoración de las capacidades de las unidades recientemente instaladas, pues frecuentemente la mayor parte de las deficiencias en el tratamiento de las aguas residuales en las plantas del país están relacionadas con la operación, más que con el sistema o equipo instalado, es decir ya instalada la planta, hay que privilegiar las capacidades de operación.

El Crestón. Mancha contaminante.
El Crestón. Mancha contaminante.

Los errores de origen
Méndez Gómez consideró que la distancia y profundidad en la que se colocó el difusor no fueron los correctos, pues según se demostró en los resultados de los cálculos realizados por tres equipos convocados al seminario taller Diseño de Emisores Submarinos, el emisor submarino de las aguas residuales que pasa por la planta de El Crestón, debería de estar al menos 300 metros más retirado de la costa (a 1 mil 300 metros de distancia y no a 685 metros) y contar con una carga hidráulica (presión de descarga) de tres metros más de altura, más tres del nivel del mar al cárcamo, para lograr la velocidad adecuada del agua al interior del emisor y así evitar el azolvamiento.
Anteriormente se identificó que la altura del cárcamo previo al emisor era insuficiente para presionar el agua hacia la salida del emisor, además de que no se consideró correctamente el aumento del nivel del mar por efecto de las mareas y marejadas.
Sí se rehabilitó colector: Jumapam
Contrario a lo que informa la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en la solicitud de información que hizo Ríodoce, y en el que indica que nadie ha realizado buceo para verificar la existencia del emisor submarino, Rigoberto Félix Díaz, gerente de la Jumapam, sostiene que sí fue rehabilitado en el 2013.
“La información que tenemos en la relación de trabajos realizados, es que hubo una rehabilitación en los últimos meses del año pasado, sustituyéndose alrededor de 20 metros del emisor y está funcionando”, expuso Félix Díaz.
En contraparte, el 11 de febrero del 2014, la Conagua no informó nada respecto a dicha rehabilitación, comunicó que en la zona de la planta de tratamiento…..“se ve la tubería que ingresa al mar y al final se aprecia la pluma de difusión del agua residual tratada; la efectividad no ha sido determinada, sin embargo recientemente no se han presentado taponamientos y desaloja los caudales máximos que se presentan sin problema alguno (…) y cuenta con la funcionalidad del diseño”.
Al respecto, el Gerente de la Jumapam declara que fue el área técnica de esa junta, la que le informó sobre la rehabilitación que habría recibido el emisor submarino, agregando que “personalmente no he visto esa información, (en un expediente técnico) pero debe estar en las estimaciones de los trabajos realizados, se rehabilitó y se repuso un tramo del emisor submarino”.
El emisor está funcionando, reiteró.
Evaristo Méndez. Fuera de la norma
Evaristo Méndez. Fuera de la norma

La inversión multianual que fue por poco más de 227 millones de pesos se terminó de ejercer en el 2013 y permitió que la planta fuera puesta en marcha de nuevo, con el proceso secundario de tratamiento, a mediados de ese mismo año.
El funcionario dijo que la planta recibe una cantidad de agua en demasía que no permite que esa agua sea llevada al nivel de tratamiento como el resto, por lo que solo alcanza el nivel primario (separación de sólidos y material flotante) y ésta es arrojada a la bahía mezclada con la fracción que si es tratada al nivel secundario.
La capacidad actual de la planta es de 600 litros por segundo para producir agua tratada que cumpla con calidad de la NOM ECOL 003, es decir, para su reuso, indicó.
“En momentos de mayor demanda, la planta tiene una aportación de agua mayor que no son tratadas al 100 por ciento con proceso primario”, mencionó.
¿El vertimiento de la mezcla de agua que fue tratada con nivel secundario y primario no pone en riesgo que la calidad del agua rebase los máximos permisibles y se incumpla la norma?, se le preguntó.
“Como el volumen de agua no tratada con la que se mezcla es menor, lo cierto en que el agua de mar tiene una gran capacidad de dilución debido a la gran cantidad de agua, ésta puede no ser afectada, sin embargo el compromiso es que toda el agua y todo el tiempo llegue con el tratamiento secundario y se cumpla con la norma 003”, mencionó.
Con la visita del presidente Enrique Peña Nieto y las indicaciones que dio, para que por medio de Conagua se asesorara y apoyara en lo que fuera necesario para garantizar el saneamiento completo de la ciudad, Félix Díaz indicó que ya están en revisión de las peticiones de obras adicionales que se le solicitará a la federación.
El saneamiento de la ciudad es un compromiso del alcalde Carlos Felton y ha dado indicaciones para que se dé el seguimiento con personal técnico de la Conagua para llevar a cabo los proyectos que permitan dotar de mejores servicios a la población.
Estimó Félix Díaz que será este año cuando se consiga que toda el agua que vierte El Crestón a la Bahía, reciba tratamiento secundario.
Resultados de la cuenta de Demanda Bioquímica de Oxígeno en la descarga ubicada en la línea de playa, junto a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales El Crestón, en Mazatlán, Sinaloa:
Muestra Fecha colecta DBO5-20°C Máximo permitido por norma*
1.-Vertedor de excedencias al pie de playa 26 de abril del 2014 280mg/L 75 a 150
2.- 685m de la playa en la zona del emisor submarino a 15m de profundidad 26 de abril del 2014 80mg/L 75 a 150
*Norma Oficial Mexicana NOM-001 SEMARNAT-1996

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.