Nuevo golpe a Los Torres

Javier Torres.

El clan Torres Félix se sigue desmoronando. Javier está encarcelado, Manuel muerto y sus descendientes detenidos o muertos.

De ser de los principales operadores del Cártel de Sinaloa y de los más cercanos a Ismael Zambada García, el grupo de los Torres está casi extinguido.

La semana pasada capturaron a Jesús Javier Torres Urrea, hijo de Javier, el JT; y a Rito Torres Félix, supuesto hermano o sobrino del narcotraficante. También fueron detenidos Jesús González García y José Alberto González Carranza y Jorge Manuel Paz Herrera.

El J6, como es conocido Jesús Javier, cayó de manera circunstancial, no en un operativo implementado para su detención.

El hijo del JT circulaba con otros cuatro hombres por la carretera Internacional México 15, cuando fue interceptado por elementos de la Policía Militar y Estatal Preventiva que realizaban recorridos de vigilancia.

De acuerdo a la información oficial, los agentes marcaron el alto, pero el conductor del vehículo aceleró la marcha y los ocupantes empezaron a disparar por lo que se inició un tiroteo.

Los policías lograron dar alcance a la camioneta Toyota RAV4 y someter a los cinco hombres.

Los presuntos delincuentes portaban cuatro fusiles AK 47 y un M16 con aditamento lanzagranadas, una granada calibre 40 y más de 200 cartuchos.

Los cinco detenidos fueron puestos a disposición de la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR).

Jesús Javier es hermano de Misael Torres Urrea, el M2, capturado en octubre de 2014 y de Marisol, quien falleció de lupus en mayo de 2015.

Misael incursionó en la política y se postuló como candidato a síndico de la Llama, en Cosalá, en 2014 y fue el único candidato. Como candidato hizo campaña y ganó el plebiscito y en marzo de ese año rindió protesta.

Durante siete meses fue síndico hasta que elementos del Ejército lo capturaron el 2 de octubre en su casa en el fraccionamiento Camino Real, junto con su esposa. La esposa fue puesta en libertad días después y Misael recluido en el penal de Puente Grande, Jalisco.

Meses después, en mayo de 2015, falleció de lupus su hermana Marisol, en Culiacán.

A otro de los hijos del JT, Joel Torres Jiménez, intentaron asesinarlo en dos ocasiones.

El primer atentado fue en 2008 en un billar de la colonia Guadalupe Victoria, donde fue atacado a balazos y resultó ileso. Cuatro años después, de nueva cuenta intentaron asesinarlo a balazos en la colonia Ignacio Allende, pero logró sobrevivir.

El primero de los Torres en ser detenido fue el líder del clan, Javier, señalado como encargado de seguridad de Ismael Mayo Zambada y supervisor de envíos de droga a Estados Unidos.

Considerado uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa, Javier fue capturado en enero de 2004 en el fraccionamiento Colinas de San Miguel.

Dos años más tarde fue extraditado a Estados Unidos, donde purgó una condena de siete años y en 2013 lo repatriaron a México.
Actualmente el JT está recluido en el penal del Altiplano y tiene una orden de aprehensión vigente en Sinaloa por homicidio.

Tras la detención de Javier, Manuel Torres, el Ondeado o el M1, quedó al frente de la célula.

 

Cuando el Cártel de Sinaloa librada una guerra contra los hermanos Beltrán Leyva, asesinaron a uno de los hijos del Ondeado.

En 2008 asesinaron a Atanasio Torres Acosta, el Tachío o el M4, cuando circulaba en una camioneta acompañado de su esposa (que resultó lesionada) y una niña de 6 años, en el fraccionamiento Montebello.

En el vehículo los sicarios dejaron un mensaje presuntamente de Alfredo Beltrán, el Mochomo, para el M1.

Meses después, en el lugar donde asesinaron al M4 dejaron tres personas decapitadas y con las extremidades cercenadas en el interior de un vehículo, junto con una víbora de cascabel.

Uno de ellos era Roberto Carlos Barceló Villagrán Torres, ex jefe del grupo Centauro, creado por Alfredo Mejía Pérez, cuando fue director de la Policía Ministerial del Estado.

 

Junto a los cuerpos dejaron un mensaje de Manuel Torres dirigido al Mochomo, en el que el Ondeado asumía el asesinato del ex policía y los dos hombres.

Manuel Torres fue conocido como uno de los sicarios más sanguinarios del Cártel de Sinaloa.

En octubre de 2012, el M1 fue abatido por elementos de la Secretaría de Marina en un enfrentamiento en la comunidad de Oso Viejo, en la sindicatura de Quilá.

Meses antes, los Marinos estuvieron a punto de capturarlo en un rancho de la sindicatura de El Salado.

De madrugada, decenas de agentes llegaron al rancho por tierra y aire pero el M1 ya había huido. En mayo de este año, en Durango, capturaron a Inés Enrique Torres Acosta, el Kike, hijo del Ondeado.

La Procuraduría General de la República lo ubicó como jefe de la plaza de Durango para Ismael Mayo Zambada y era uno de los 122 objetivos prioritarios del Gobierno Federal.

El Kike cuenta con una orden de extradición a Estados Unidos de la Corte del Distrito Sur de California.

Tanto Javier como Manuel tienen hijas que no han sido señaladas por las autoridades mexicanas ni estadounidenses de participar en actividades ilícitas.

Sólo una de las hijas del Ondeado, Karime Yameli Torres Acosta, fue detenida en 2013 en Nogales, Arizona, junto con su esposo Serafín Zambada, hijo del Mayo.

Las autoridades estadounidenses pusieron en libertad a la hija del M1, días después de que fue capturada.

Otra de las hijas de Manuel Torres, Yasira Esmeralda Torres Sánchez, estuvo presente en un asesinato cometido en 2015, en el estacionamiento de plaza Cinépolis.

La joven se encontraba en un vehículo con Heriberto Esparza cuando llegaron hombres armados y la obligaron a bajar para luego asesinar a Heriberto.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Caos provoca en CU en Culiacán cierre de la mayoría de los accesos y salidas

» Impreso

La ola

 Las personas suelen cuestionar la reacción de quienes presencian una situación trágica. Preguntan que, si estaba en sus manos, ¿por qué no hicieron algo para evitarlo? Pero de esos que se quejan, ¿cuál sería su reacción en un acto similar? El profesor Ron Jones tuvo esa duda en abril de 1967, cuando impartía la asignatura […]

 Ecos del M68 Parte (4)

Ataque al colectivo ‘Las Rastreadoras’; secuestran, golpean y liberan a integrante

‘Perdón, pero con justicia’: Padre Jesús Mota

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Esos parientes

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Libertad de expresión y nuevo gobierno

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Efemérides: Los días de la noche

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: Nintendo

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Morena hizo de las cámaras un mercado

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

José Antonio Ríos Rojo

No a la privatización del agua

Ernesto Hernández Norzagaray

La debacle del cuenismo

José Antonio Ríos Rojo

Propuestas para el desarrollo sustentable de Sinaloa

Ernesto Hernández Norzagaray

La derrota de la ley anti-Morena

» Ñacas y Tacuachi

193202

El equipo técnico del Pelusa

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com