México debe reinventarse: Élmer Mendoza

México debe reinventarse: Élmer Mendoza


A 25 años de que estrenó su primera novela, Un asesino solitario, el escritor sinaloense considera que actualmente se ha vuelto peligroso escribir sobre narcoliteratura, pero pese a los riesgos el ejercicio debe continuar

A 25 años de su primera novela Un asesino solitario (1999), con la que sin proponérselo creó el subgénero de la narcoliteratura o Literatura Negra, Élmer Mendoza considera que actualmente se ha vuelto peligroso escribir, pero, pese a los riesgos, el ejercicio debe continuar en un México que necesita reinventarse.

“Las historias no es que sean actuales, sean reales, pero sí trato de reflejar lo que está pasando actualmente, que es muy fuerte. No puedo contar lo que pasa porque es muy peligroso, lo matan a uno, pero puedo simbolizar, es el trabajo de los novelistas, y es lo que hago”, dijo el escritor sinaloense.

“Nosotros vivimos con eso, el peligro es que alguien tiene que demostrar que no es una leyenda urbana (narcopolítica) y eso los novelistas no lo haremos…, nosotros jugamos en otra liga, y ustedes los periodistas quizá jueguen en esa liga, pero como decían mis viejos amigos, eso es muy malo para la salud”.

En su novela Un asesino solitario, publicada bajo el sello de Tusquets, 19 años después de que incursionara en la literatura con cuentos y crónicas, el escritor incorporó en sus personajes el espíritu sinaloense, el lenguaje del norte plagado de anglicismos, particularmente de las calles de Culiacán, de su barrio en la colonia Popular, descubriendo así el camino literario que ha sido su sello en una docena de novelas más.

“Cuando empecé (1977) yo era un ingeniero que se programaba para ir a la planta principal de la empresa donde trabajaba, que estaba en Massachusetts, en EU, y renuncié y me fui a la UNAM a estudiar literatura, porque cuando decidí ser escritor, decidí que no podía andar con medianías, sino que tenía que ir con todo”, recordó.

“De mi primer experiencia a mi primera novela pasaron 19 años, y estuve intentando durante toda esa etapa; escribí cuentos y también teatro y escribí crónica, pero las novelas no me salían, hasta que me encontré algo que tiene que ver con el lenguaje, con el espíritu de los sinaloenses, de los culichis en particular, y a partir de la expresión de ese espíritu, que es un espíritu juguetón…, fue que encontré digamos como la base para mi estética, la esencia de mi voz narrativa, y entonces pude escribir Un asesino solitario, pues no con mucho placer, sino con mucha incertidumbre.. porque es como que yo había descubierto el camino después de estar perdido…”.

Ese sello que Mendoza le imprimió a su novela debut, cuando rondaba los 50 años de edad, mencionó que críticos de Nueva York lo bautizaron como “narcoliteratura”. A este nuevo subgénero se sumaron las obras que en esa misma época publicaron el mexicalense Daniel Sada (Porque parece mentira la verdad nunca se sabe), el regiomontano David Toscana (Estación Tula) y el guanajuatense Eduardo Antonio Parra (Nostalgia de la sombra), a quienes se denominó en la década de los 80 como los pilares de la “Literatura del Norte”.

“Los estudiantes no mexicanos, de EU, en España, empezaron a escribir tesis sobre nuestros libros, buscaban, llamaban por teléfono, mandaban mensajes, cartas, preguntando…, y también eso nos abrió las puertas… de digamos la pertenencia al archivo de escritores, que en México es muy cerrada y centralista, sigue siendo un país muy cerrado. Nosotros conseguimos abrir eso, ahora es mucho más fácil, por ejemplo, dentro de los premios literarios todos se animan a participar y puede ganar alguien de cualquier estado porque ya somos todos iguales”.

A Un asesino solitario, novela en la que Mendoza abordó el asesinato del entonces candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, le siguieron El amante de Janis Joplin (2001), en la que además de incluir el lenguaje sinaloense, sumó elementos del narcotráfico al narrar la vida de un joven de la sierra de Sinaloa junto con los movimientos estudiantiles de los 70, le siguió la novela de espionaje Efecto Tequila (2004), para la cual viajó a Madrid y Buenos Aires, las ciudades donde se desarrolla la historia, para conocer el lenguaje de las calles, los sitios y el carácter de los pobladores.

“Particularmente tomé el lenguaje (de los sinaloenses), no tomé historias, hasta El amante de Janis Joplin, es que tomé ya elementos de eso, pero en Un asesino solitario… lo que hice fue contar una historia, y pues sí es una novela que me sorprendió muchísimo”, relató.

El escritor culichi, quien además es presidente de El Colegio de Sinaloa, tiene actualmente tres novelas en proceso: uno dentro de la zaga del Zurdo Mendieta, otro más sobre una mujer en la política y una de ciencia ficción.

—¿Es más peligroso escribir ahorita de narcopolítica, de narcotráfico, que hace 25 años?

—Yo aconsejo a mis alumnos tener mucho cuidado y yo mismo tengo mucho cuidado. Yo pienso que no es solamente en México (inseguridad), porque por ejemplo los italianos, a los italianos los matan. Yo conozco a Roberto Saviano (escritor y periodista) y nunca hemos podido estar en una mesa juntos, porque las veces que han intentado juntarnos, o yo no llego por algún asunto o él no llega porque de plano recibió un mensaje de que no se podía mover.

El escritor señaló que aun cuando actualmente en el país hay un partido gobernante distinto, que cuando ocurrió el asesinato de Colosio, en el que basó su primera novela, él lo “ve peor” en seguridad, economía, educación, apoyos a la cultura, ciencia y al campo.

“¿A poco hay una (estrategia de seguridad)?”, cuestionó Mendoza… yo nunca había aceptado o rechazado, declinado una invitación a ciudades, y en este gobierno sí. Me da miedo.”

Dijo que espera que con la llegada de Claudia Sheinbaum a la silla presidencial espera que México se reinvente.

“Este país necesita reinventarse, esa realmente podría ser la transformación real”.

Artículo publicado el 16 de junio de 2024 en la edición 01 del suplemento cultural Barco de Papel.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.