En el limbo, 124 años de historia Eldoradense

En el limbo, 124 años de historia Eldoradense

El ingenio de Eldorado, el último que opera en Sinaloa, se enfrenta ante un eventual cierre, previo al debut del municipio número 19 del estado

124 años después de la colocación de la primera piedra, el ingenio Eldorado está a un tris de un eventual cierre con la declaratoria de bancarrota hecha por el Grupo Azucarero México, S.A. de C.V.

El “emporio” construido por Joaquín Redo en 1900, que tuvo su primera zafra del 02 de marzo al 02 de mayo de 1903, se tambalea en el nacimiento municipio de Eldorado.

Único sobreviviente de cuatro ingenios en el estado, hoy languidece por una raquítica producción de caña, una sequía recurrente y un pasivo de 854 millones de pesos, que tiene a los obreros en la antesala del desempleo.

Su nacimiento

En 1900 el mundo era “tan reciente” que, para armar el ingenio azucarero, lo trajeron por mar en piezas numeradas desde Florida, navegando por mares ignotos para desembarcarlas en El Robalar, muy cerquita de Altata, y desde donde fueron trasladadas sobre troncos de árboles a través de 22 kilómetros de selva virgen.

RAFAEL ROJO. Empresa importada.

“Toda la maquinaria la trajeron de otros países y la bajaron en una parte de la playa de El Robalar…, en troncos la empezaron a rodar para ir construyendo todo lo que es el ingenio”, cuenta Rafael Rojo Sandoval.

El exsecretario de Educación y Fomento al Deporte del Comité Ejecutivo Nacional de la sección 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Azucarera, dice que como pudieron, desde El Robalar trajeron batey, molinos, calderas, filtros y demás artefactos para la factoría.

“Se puso la primera piedra el 28 de marzo de 1900 y en 1903 se inicia la primera zafra”, agrega.

Las crónicas de Eldorado cuentan que la construcción del ingenio se hizo con indios yaquis y mayos, traídos con todo y familia desde Sonora.

“En marzo se inicia la primera prueba. Marzo y abril, y en mayo se concluye la zafra de prueba con 800 mil kilos (de azúcar)”, dice Rojo Sandoval.

De acuerdo con registros históricos, en la primera zafra se tuvo un rendimiento de 73 kilos de azúcar por tonelada de caña molida, una siembra de 875 mil 550 hectáreas, con un rendimiento de 70 toneladas de caña por hectárea.

121 años después, el ingenio Eldorado está en el limbo con una producción de 220 mil toneladas de caña, cuando por lo menos se requieren unas 500 mil toneladas.

INGENIO ELDORADO. En el ocaso.

“Hace tres zafras el ingenio tuvo 300 mil toneladas y vino en decadencia”, dice Mauricio Madrid Peiro, secretario general de la Unión Local de Productores de Caña de Azúcar de Eldorado.

Comenta que, para esta zafra, solo se cosecharon 220 mil toneladas, considerada muy poca producción para el mantenimiento del ingenio.

Ante esta situación, agrega, los propietarios del ingenio tomaron la decisión de cerrar la factoría.

“Nos llegó el comunicado que ya no iban a poder seguir en molienda aquí…” dice el dirigente.

Serapio Vargas comprará el ingenio Eldorado

El diputado electo por el distrito 18, con cabecera en Eldorado, Serapio Vargas Ramírez, dijo que sería un contrasentido que, con el nacimiento del primer cabildo, muriera el corazón de ese municipio.

El legislador que va por su segundo periodo, dio a conocer que comprará el ingenio del municipio número 19, luego de que el 30 de abril la factoría fuera declarada en bancarrota y con una deuda de 854 millones de pesos.

El diputado electo confirmó que la compra del ingenio la realizará en sociedad con Fortino Bórquez Velázquez, socio de la firma Serapio Group, S.A. de C.V.

La transacción será, dijo, con respaldo de un crédito bancario de Fira y del gobernador Rubén Rocha Moya.

La idea es, subrayó, no solo salvar el ingenio, sino también la actividad cañera de la última factoría que queda en Sinaloa y en el norte del país.

“Nos parece que es un contrasentido que el año que nazca el primer cabildo municipal, muriera el corazón de Eldorado…”.

La adquisición

Vargas Ramírez señala que adquirirán el inmueble donde está la planta industrial, pero no heredarán la deuda del Grupo Azucarero México (GAMSA), que preside Juan Cortina Gallardo, presidente del Consejo Nacional Agropecuario.

“Nosotros no pretendemos comprar la empresa. Pretendemos comprar el inmueble donde está la planta industrial. Es decir, no tendría nada que ver, para nada, el tema de la deuda que, eventualmente, ellos pueden o no tener, con el traslado del dominio”, subraya.

SERAPIO VARGAS. El rescate.

El pasivo de 854 millones de pesos por el que se declaró la bancarrota del ingenio es, aclara, una deuda del GAMSA, ajeno a la venta de la fábrica.

El inmueble, ubicado en 10 hectáreas, está libre de gravamen, asegura, no está hipotecado ni está dado en prenda ningún mueble, motor o equipo.

“Él (Juan Cortilla) dice que él va a vender el inmueble estrictamente con el valor del suelo, dado que solamente nosotros podemos intentar salvar el ingenio… Otra gente tumbaría la infraestructura para hacer una plaza. Él generosamente nos va a vender el suelo y las edificaciones civiles que hay en él”, comenta.

El legislador electo reveló que la inversión de la compra será a través de un crédito bancario respaldado por Fira.

“Estamos en un proceso de análisis. Tenemos avalúos de los dos lados, y en este momento lo que puedo decir es que ya pactamos el precio, pero por cuestiones de cláusula de reserva de información, de confiabilidad, no me es posible hablar del precio”, responde.

Certeza laboral

El también empresario dice que con la compra-venta del ingenio azucarero se busca dar seguridad a la planta laboral con la recontratación, aunque solo el personal necesario, para no caer en el problema de los aún propietarios de la factoría.

A grandes rasgos, comenta, la plantilla laboral del ingenio es de 260 sindicalizados, unos 240 jubilados y un número similar de trabajadores de confianza, de los cuales una gran parte ya fueron liquidados.

“Nosotros vamos a recontratar a los trabajadores del sindicato en las labores que sean necesarias. No vamos a recontratar por recontratar, y vamos a valorar las actitudes de los actuales trabajadores de confianza, porque el problema del ingenio, en mi opinión, es interno”, sostiene.

Vargas Ramírez dijo que se trabaja en una alianza entre productores de caña para salvar esta actividad y el ingenio con una nueva administración.

Detalló que si se tienen 5 mil hectáreas de caña ya se generan utilidades; con 7 mil, se estarían produciendo alrededor de 50 mil toneladas de azúcar y si se llegan a las 10 mil hectáreas sembradas, se le estaría dando la vuelta al panorama azucarero.

“Yo creo que la región da para más, más temprano que tarde, estar sembrando 10 mil hectáreas de caña, con la generosidad de la gente, pues habiendo agua, habiendo honestidad de parte de nosotros, yo creo que podemos darle la vuelta a este panorama que ahorita no es precisamente halagüeño”, sostiene.

El ofrecimiento

El 10 de junio Juan Cortina Gallardo, dueño del ingenio Eldorado y presidente del Consejo Nacional Agropecuario, dijo al portal de noticias Contralínea que a raíz del anuncio del cierre de la factoría ya había en Sinaloa una persona interesada en su adquisición.

La venta sería, dice, sin pasivo laboral y con la liquidación del personal conforme a la ley, a una persona que puede tener influencia con el gobernador, con los distritos de riego y con los productores de caña para alentar la producción.

“Yo le dije: ‘mira, te la pongo facilita. Nomás cómprame el terreno y ahí está. Te lo voy a dejar sin ninguna deuda, sin ningún pasivo, sin ninguna responsabilidad de nada. Nosotros nos vamos a hacer cargo de lo que tenemos que hacernos cargo. Te vendo el terreno y si tú lo quieres volver a echar a andar… Me puse en contacto con la gente del sindicato, que están muy animados con él, hablé con el gobernador de Sinaloa también, y parece que lo están apoyando…” expresa.

Artículo publicado el 16 de junio de 2024 en la edición 1116 del semanario Ríodoce.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.