Operativo ‘Jueves Negro II’, más grave que el ‘Culiacanazo’

JESÚS MARÍA. La casa que le dio la vuelta al mundo. Foto: Óscar Martínez Noyola/Cuartoscuro.

Si detención de Ovidio fue un regalo a Biden, fue muy costoso, señala Óscar Loza Ochoa

Para Óscar Loza Ochoa, integrante de la Comisión de Derechos Humanos de Sinaloa, el operativo para reaprehender a Ovidio Guzmán López el pasado 5 de enero en la sindicatura de Jesús María, al norte de Culiacán, fue más grave que el implementado durante el “Culiacanazo” en 2019, porque hubo más pérdidas de vidas, el Ejército actuó como si estuviera en estado de excepción, no cuidó a la población y no logró evitar de nueva cuenta la reacción violenta del Cártel de Sinaloa en Culiacán y otros municipios.

Lea también: Cuatro errores que Ovidio cometió

“Yo creo que es algo mucho más grave desde varios puntos de vista, de la que se llevó a cabo el día 8 de mayo de 2008 (asesinato de Édgar Guzmán López, hermano de Ovidio), y hablo de la misma familia esta…y estoy hablando del 17 de octubre de 2019. Aquello impactó a la ciudad de Culiacán, esto impactó a siete municipios del estado de Sinaloa, al menos, la pérdida en vidas es superior, todavía no conocemos los datos finales”, mencionó.

“…las vidas de soldados, de policías y de civiles; creo que independientemente de la función que cada uno haya tenido, creo que tenemos que verlos como seres humanos, pero por otro lado está el impacto que se va a padecer en varias ciudades del estado de Sinaloa en jornadas de trabajo, pérdida económica… y por otro lado está el daño sicológico a los niños de la comunidad”.

Durante el “Culiacanazo” del 17 de octubre de 2019, cuando el Ejército capturó y liberó a Ovidio en un domicilio de la ciudad de Culiacán, murieron 11 personas, aún cuando la versión oficial señala que fueron nueve, y el pasado 5 de enero las cifras oficiales dan cuenta de 29 muertos, de los cuales 10 son militares y 19 agresores.

Loza señala que a la cifra de fallecidos podría ser mayor debido a que dos cadáveres de civiles fueron localizados el viernes en un camino de Jesús María. A ellos se sumaría el agente estatal fallecido luego de un ataque de militares a un convoy de policías estatales comandados por el subsecretario de Seguridad, Carlos Alberto Hernández Leyva, en la localidad de La Campana. Ahí un total de cinco elementos resultaron heridos. La muerte del oficial no ha sido aclarada por las autoridades locales.

ÓSCAR LOZA OCHOA. Hace falta autoridad civil.

En Jesús María, al menos cuatro personas resultaron también con heridas de bala durante la intervención del Ejército para aprehender a Ovidio: dos hombres, una mujer y el menor Luis Fernando, quien recibió un balazo en el abdomen, y se encuentra hospitalizado, con daños en el riñón y el hígado. Las autoridades señalan que el menor fue herido en la comunidad de Paredones, pero su padre y vecinos aseguran que los militares le dispararon en una calle de Jesús María cuando se dirigían a la tienda.

Lea también: Crónica desde la casa de Ovidio Guzmán

Ante los resultados obtenidos, el integrante de la CDHS añadió que si la detención del hijo de Joaquín el Chapo Guzmán, se trató de un regalo para el presidente estadounidense Joe Biden, fue “uno muy costoso”.

Militares no cuidaron a la población

En la captura de Ovidio la madrugada del 5 de enero, aeronaves militares no sólo dispararon contra las células que intentaron evitar la detención del Ratón, como señaló el general Luis Cresencio Sandoval, sino que balearon viviendas en Jesús María. Loza Ochoa constató huellas de balas en techos de varias casas de la zona norte, la parte más alta de la localidad, y por donde los vecinos señalaron que entró primero el Ejército. Ahí se ubica la casa del hijo del Chapo.

“Primero entraron la infantería y luego entran a reforzar los helicópteros, y luego hablan mucho de una avioneta, a mí me destantea un poco de qué tipo de avión pueda ser porque la avioneta me resultan torpes los movimientos para combate, no sé qué tipo haya sido exactamente.. muchísima gente dice que fue la que hizo más daño, fue la que disparaba para un lado y para otro, es lo que señalan”, mencionó.

“Mucha gente lo que buscó es (refugiarse) donde tenía el cuarto donde consideraban que tenía mejores condiciones, ahí se quedaban tirados. En esa primera (casa) que digo que ya habían resanado, había una señora en silla de ruedas, el señor y otra persona, como que había tres ahí, y pues ahí aguantaron”.

—De acuerdo al testimonio, a lo que usted vio, independientemente de la versión oficial, el Ejército atacó a civiles, no se cuidó a los civiles en este operativo

—Pues digamos esto último, no se cuidó (a civiles), porque sí hay casas del barrio, ahí donde vivía este hombre, que tienen impactos, pues es obvio que no hubo ese cuidado, porque se supone que es una acción planeada, entonces debieron haber tenido información muy precisa de a dónde tenían que actuar.

Versión oficial se tambalea

El también activista manifestó que las versiones de los vecinos sobre el operativo, contradicen la versión oficial. En Jesús María la población asegura que los militares entraron a la casa de Ovidio a detenerlo, mientras que la Sedena señala que este iba en un convoy de al menos 25 camionetas al norte de la localidad, y cuyos integrantes al verse sorprendidos agredieron a los militares y luego huyeron hacia la sindicatura, donde se refugiaron en al menos tres viviendas.

“La versión de aquellos es que la primera acción fue por tierra y luego los apoya el helicóptero y la avioneta, pero (los vecinos dicen) que fue por tierra y directo a la casa de Ovidio… dijeron entraron por aquí, hay una puerta, usted entra y allá atrás hay una especie de jardincito donde había un nacimiento, figuras grandes y hay una puerta, y dijeron por aquí entraron y por aquí lo sacaron”, detalló.

CAMIONETA BLINDADA. Poder de fuego. Foto: Jesús Bustamante.

“Es muy diferente (a la versión oficial) porque dicen iba un convoy y nos agredieron, y yo siempre he dicho, tienen décadas dando la misma versión, ‘nos agredieron por eso actuamos’, pues que no dicen que tenían seis meses preparando, ellos mismos se contradicen. Lo otro hubiera sido una casualidad, pero en la noche, a las 4:20, que es lo que dice la gente que comenzó esto… y lo que yo escuché y lo pusieron en duda que estaba en su casa. Yo no sé si haya estado dormido, pero con lo que dicen ahora de que tenía una operación reciente, pues no me lo imagino que haya andado a esas horas pa’arriba y pa’abajo, pues, supongo yo”.

Ejército actuó como en un estado de excepción

El defensor de derechos humanos señala que otra irregularidad fue que las fuerzas armadas levantaron los cuerpos de los civiles fallecidos, aún cuando por ley quien debió haberlo hecho es el Ministerio Público.

Lea también: El otro ‘Jueves Negro’ que vivió Culiacán

“Vivimos en un estado de derecho, estamos en paz, no estamos en un estado de excepción ni de guerra; entonces las cosas debieron haberse hecho tal como lo plantea la ley, porque estamos en estado de paz, en estado de derecho.

—¿Vimos la parte más oscura del Ejército aquí…?

— Por eso yo digo que muchas situaciones que deben de sacarse a partir de ahí, y que no debe haber repetición de esto, la Cámara de Diputados tiene algo que hacer, el gobierno de nuestro estado tiene algo que hacer, la fiscalía tiene algo que hacer, no solamente de explicarnos sino de plantear como tuvieron que haberse hecho las cosas.

El operativo, añade, mostró también un mayor poder de armamento tanto del Ejército, que en esta ocasión utilizó aeronaves, y también de la delincuencia organizada; y pese a que según las autoridades se realizó un trabajo de inteligencia previo de seis meses, no se evitó que se repitieran los bloqueos, quema de vehículos y ataques en la ciudad de Culiacán, y a los que en esta ocasión se sumaron otros municipios.

“Si ustedes comparan con actos anteriores, el uso de armas como esos Barret, hoy se mostró mayor capacidad de las dos partes, desde el punto de vista militar para combatir, para ofender, para hacer daño, se demostró en el aeropuerto, también allá.

Pese a las violaciones a la Constitución y derechos humanos exhibidos durante la detención de Ovidio, Loza Ochoa cuestionó que el gobernador Rubén Rocha Moya no levantó la voz.

“No puede ser de ninguna manera suficiente que digan es ‘que no queríamos que se filtrara la información’, aquí no es un problema de filtración es un asunto constitucional, ¿es o no es soberano el estado de Sinaloa? Y es cierto que estamos federados, pero hay obligaciones no solo del estado hacia la federación.., si no, no hay soberanía, y en este caso por nada del mundo nadie lo ha dicho, ¡ni nuestros abogados, chihuahua!”.

El Ombudsman consideró que el operativo no puede calificarse de exitoso y podría haber sido una ocurrencia de AMLO y no “algún entendimiento con gente de bandas criminales”, pero obliga a que todos los involucrados, incluyendo al presidente Andrés Manuel López Obrador, comparezcan ante la Cámara de Diputados.

“Yo vuelvo a reiterar mi respeto para todo el sacrificio que hayan hecho las fuerzas armadas de nuestro país, pero una vez más nos prueban los hechos, que en este tipo de actividades nos hace falta la autoridad civil ..que no estuvo, y por otro lado un trabajo que no se ha estado haciendo en nuestro país…, inteligencia financiera, ¿dónde chingados está? porque al final de cuentas pueden detener a este y a todos los hermanos y a todos los capos que mencionamos y lo más seguro es que no va a bajar significativamente el volumen y el valor económico del tráfico de drogas”.

—¿Considera que va a haber más repercusiones?

—Ojalá que no. Creo que no ha hecho nada la ciudad de Culiacán para merecer más castigos.

“El vendaval pasó, yo no dudo que pueda haber más cosas, ayer decía uno de mis hijos que una vecina de él embarazada iba llegando a su casa anoche (martes) y la despojan de su auto. Incluso porque hay bandas no necesariamente tienen que ser de las mismas, que se han aprovechado de la situación y que lo han hecho con mayor fuerza y peores consecuencias después de esto. Yo no quisiera que se vieran más cosas, espero que no se den, pero siempre las posibilidades están dadas en un marco como el que se está viviendo en estos momentos”.

En Jesús María vecinos denunciaron 140 desapariciones, pero ante la CDHS no se presentó ninguna queja, mientras que ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos llegaron cuatro contra militares por la acción violenta, vulneración de los derechos humanos, restricción del libre paso de personas y de vehículos, faltaba energía eléctrica, agua potable y alimentación.

Artículo publicado el 15 de enero de 2023 en la edición 1042 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.