‘Las viejas calles de Culiacán’, un libro vigente

libro-viejas calles de culiacán

En los años 40 Francisco Verdugo Fálquez relató la topografía de la ciudad; sus calles y moradores

En las postrimerías de los años 40, Francisco Verdugo Fálquez recogió las historias de las calles y sus moradores de la ciudad. Lo hizo a través de relatos que fue publicando en La Voz de Sinaloa.

Con el tiempo se convirtió en el libro; Las viejas calles de Culiacán, una obra fundamental para conocer a la ciudad que se fue.

De acuerdo al historiador Gilberto López Alanís, en él se recogen las versiones de su abuelita, los bailes, los zapatos que usaban, la filiación política, la vida cotidiana.

“Es un documento muy valioso, necesario para escribir otras crónicas, de ahí su permanencia. No se ha vuelto a escribir una crónica u alguna versión de las calles. Este libro sigue siendo válido y necesario”.

“Ya va para casi 80 años de que Verdugo Fálquez publicó por entregas estos relatos y en su momento recibió críticas y recomendaciones y las reincorporó en este libro. Esto lo puso en las notas a pie de página”.

Una versión fresca

Las viejas calles de Culiacán, señaló Alanís, es una versión fresca bien escrita con fuentes sobre todo orales, que recoge la tradición de la ciudad.

“Este libro nos brinda una visión de la ciudad, de cuando el Centro Histórico era más acotado, lo que comprendía de la Bravo al Parque Constitución y del Ferrocarril”, señaló.

“Cuando escribió este texto, Verdugo Fálquez, la ciudad estaba creciendo. Es una fotografía de la ciudad antes de la expansión por las presas y la agricultura”.

De lo que se cuenta en el libro, señaló que poco queda. Se tumbaron la mayoría de las edificaciones, aunque muchas calles se siguen llamando igual.

“Este libro, es prácticamente un retrato del Culiacán antiguo. Sería bueno volver a leer, es parte de la Colección Rescate que reeditó ya hace algunos años la UAS.”.

“Es bueno releerlo, que las nuevas generaciones conozcan su historia, que no se quede en solo recuerdos. Esta es la mejor obra de Verdugo Fálquez”.

La ciudad que se fue

Culiacán, la ciudad que se fundó hace 491 años, es relatada por el cronista no como una estadística fría ni un cuadro sin vida, de las casas y de sus moradores.

Juan Macedo López señala que el libro permite al autor construir dibujos en los que se agita una humanidad bullente henchida de la alegría del vivir, porque el culichi de entonces, es un apasionado del gozo existencial.

“Lo sustancial de sus páginas es que su autor, conocedor profundo de sus paisanos y de su ciudad, nos sorprende con el ahondamiento en la sicología de los culiacanenses de antaño”, detalla.

“¿Qué nos queda de la vieja Villa de San Miguel de Culiacán?, su traza antigua fue barrida por los vientos iconoclastas de una modernidad malentendida”.

En la presentación del libro, el hombre de letras añade que se trata de la crónica de tal vez 50 años de vida de la ciudad. La crónica no tiene rigor científico de la historia, sí el aliento humano de quien lo escribió y de la época que le tocó vivir. Esto es precisamente lo que logra Verdugo Fálquez, en Las viejas calles de Culiacán.

Artículo publicado el 27 de noviembre de 2022 en la edición 1035 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1116
GALERÍA
Ríodoce presenta el suplemento cultural, Barco de Papel ⛵️, una publicación que de manera mensual reunirá a las distintas disciplinas artísticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.