Más kilos, menos sexo

obesidadysexo

El desempeño sexual o erótico de la persona es proporcional al peso ideal, es decir, entre más se conserve el peso ideal, mejor pronóstico en el desempeño sexual de la persona. Sin embargo, entre más peso se acumule o se llegue a la obesidad, el desempeño sexual disminuye en la misma proporción.

Las personas obesas encuentran el placer de la vida en la comida, los núcleos del hambre que se encuentran en el cerebro, estimulan la producción de hormonas en el estómago: la grelina.

La grelina es una hormona que regula el apetito, cuando se produce en el estómago, la persona empieza a sentir el deseo de comer, al mismo tiempo, el cerebro produce otra sustancia o neurotransmisor que se llama dopamina, una sustancia que hace que la persona sienta placer, se le llama la hormona de la recompensa, es la que hace que los ludópatas y los drogadictos no puedan dejar el vicio.

En los obesos pasa algo interesante desde el punto de vista fisiológico. Primero pasa que la grelina desata el hambre, después, debe aparecer la hormona de la saciedad que se llama leptina; la leptina promueve la reducción de la ingesta energética por medio de la señal de saciedad en el cerebro, cuando este mecanismo se “descompone”, se pierde la homeostasis o autorregulación del cuerpo.

Conforme la persona va aumentando de peso, la ecuación empieza a invertirse, los kilos aumentan y el desempeño sexual disminuye, el metabolismo de las hormonas sexuales depende de manera inicial del colesterol y su metabolismo en el hígado, llegado el momento, cuando el índice de masa corporal rebasa las 30 unidades, tanto el metabolismo de las hormonas sexuales testiculares y suprarrenales, empieza a deteriorarse, además los órganos como el corazón y los pulmones, empiezan a cobrar su cuota, es decir, no pueden traducir los movimientos coitales en placer.

La persona obesa, a veces, se tiene que conformar con el placer del paladar, el placer sexual pasa a segundo término por la incapacidad de un buen desempeño sexual que requiere el suficiente esfuerzo físico.

Las personas obesas que han cambiado kilos de peso por kilos de placer sexual, se pueden mantener así por el resto de sus vidas, sin embargo, también es cierto que existen fuentes de placer erótico que no necesariamente son genitales.

Las personas obesas pueden aprender a erotizarse de otras maneras, usando los órganos de los sentidos y dejando los órganos genitales de lado, como reza el refrán; de lo perdido lo que aparezca.

Mas kilos: menos sexo, es una realidad de a kilo. Los obesos pierden su figura, pierden su salud, y pierden su desempeño sexual, la vida de relación o de afecto del obeso puede subsistir en las emociones, incluso pueden privilegiar en las etapas tempranas de su obesidad la reproducción, pero el sexo físico prácticamente desaparece.

Artículo publicado el 13 de noviembre de 2022 en la edición 1033 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1116
GALERÍA
Ríodoce presenta el suplemento cultural, Barco de Papel ⛵️, una publicación que de manera mensual reunirá a las distintas disciplinas artísticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.