Cine: ‘Pasaje al paraíso’

Cine- Pasaje al paraíso

Aunque llevan años divorciados, Georgia (Julia Roberts) y David (George Clooney) se reencuentran en Bali, a donde viajan para intentar convencer a su hija Lily (Kaitlyn Dever) de que no se case con Gede (Maxime Bouttier), el chico que recién conoció en medio del mar, cuando ella y su mejor amiga Wren (Billie Lourd) estaban a punto de ahogarse. Si bien la estrategia de los padres para lograr que la novia diga no, es buena, pronto descubren lo complicado y riesgoso que es emplearla, sobre todo, porque el tiempo que comparten en ese paradisiaco lugar, podría darles la oportunidad de saldar viejas cuentas.

Lea también: Cine: ‘Las horas contigo’

Lo más sobresaliente de Pasaje al paraíso (Ticket to Paradise/EU/2022) es la presencia de Julia Roberts y George Clooney. La química entre esta pareja que, también, ha compartido pantalla en El maestro del dinero (2016), La nueva gran estafa (2004), Confesiones de una mente peligrosa (2002) y La gran estafa (2001), es impresionante. Es evidente que los intérpretes saben cómo trabajar juntos y que se llevan excelente fuera del set, lo cual explica que da lo mismo si platican, bromean; son sarcásticos, irónicos, serios, formales; están aliados o en contra; pelean o se reconcilian: son completamente creíbles y disfrutables cuando comparten escena.

Otro aspecto a favor la película son sus paisajes naturales, que se venden por sí solos y no necesitan de ninguna historia ni elenco famoso para ser admirados y apreciados. Por cierto, la trama está situada en Bali, Indonesia, pero el mar, las montañas y la vegetación que encantarían a cualquiera, pertenecen a Queensland, Australia.

A pesar de todo lo anterior, una pareja de famosos y un hermoso lugar no son suficientes para que la cinta escrita por Daniel Pipski y el propio Parker valga la pena, realmente. Sus desventajas sobresalen y eso ocasiona que no se disfrute plenamente. De entrada, habría que tomar en cuenta que, de alguna manera, la esencia del musical Mamma mia! (2008) está en Pasaje al paraíso, y no es casualidad. Si bien el realizador de esta última no dirigió la de hace 14 años, sí se hizo cargo de Mamma Mía! Vamos otra vez (2018), la secuela de aquella protagonizada por Meryl Streep y Amanda Seyfried, en la que, también, la hija de unos padres separados está a punto de casarse lejos de su ciudad de origen. En ese caso, las islas griegas fueron el escenario que sirvió de fondo para las secuencias, aderezadas por un amplio repertorio de canciones de ABBA.

El filme, que no estaría nada mal para uno de esos fines de semana en los que no se desea hacer nada y da lo mismo qué se vea en la televisión, no solo es extremadamente predecible, sino, pareciera que el propósito de los guionistas fue, precisamente, hacerlo lucir de esa manera: todo lo que se piensa desde el principio de cómo se desarrollará y terminará la trama, sucede tal cual, por lo que no hay un solo elemento de sorpresa; algunas escenas son tan obvias, que fácilmente se pueden pronosticar, sin temor a equivocarse; y los personajes y las situaciones, son demasiado estereotipados. Para colmo, se supone que se trata de una comedia romántica, pero Pasaje al paraíso no hace reír ni ilusionarse, mucho menos carcajearse o sentir mariposas en el estómago. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 23 de octubre de 2022 en la edición 1030 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.