Instituto de Cultura de Mazatlán, con la cuchara grande

LOS CARROS ALEGÓRICOS. Las irregularidades del Carnaval de Mazatlán 2019.

Detecta la ASE pagos, finiquitos y compensaciones injustificadas a personal, y en el Carnaval de Mazatlán 2019 adjudicaciones irregulares

Con base a la denuncia que Marsol Quiñonez Castro presentó tras su renuncia como directora del Instituto Municipal de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán, la Auditoría Superior del Estado realizó una auditoría financiera de la que se desprenden observaciones e inconsistencias que confirman el mal manejo administrativo de la paramunicipal.

El desorden administrativo corresponde al 2019, año en el que el exdirector Óscar Blancarte renunció a su cargo tras señalar que la situación era insostenible y no se le permitía trabajar. Le sucedió Marsol Quiñonez Castro quien pidió la salida de José Ángel Tostado Quevedo, actual titular del Instituto, entonces responsable de la administración, por considerar que su trabajo no contribuía al buen desarrollo de proyectos.

La denuncia de Quiñonez Castro está contenida en el expediente número 024/2019 y su acumulado 028/2019, por presuntos hechos irregulares y derivó en un informe de la auditoría que fiscalizó el 46.11 por ciento de los gastos generales del Carnaval 2019.

El universo seleccionado es de 64 millones 478 mil 786.15 pesos, pero la muestra auditada fue de 29 millones 728 mil 131.32 pesos.

En base a las denuncias de Quiñonez Castro, la ASE revisó pólizas de diario y egresos, y encontró que el Instituto de Cultura adjudicó de forma directa poco más de 33 millones de pesos en el diseño de carros alegóricos, presentación de artistas, espectáculos de pirotecnia, conducciones, figuras escultóricas y coreografías, promotor artístico para el Carnaval Internacional de Mazatlán 2019, cuando debió “realizarlas mediante el proceso de invitación a cuando menos tres personas con cotización por escrito en sobre cerrado”.

“Sin embargo, omiten el documento que justifique el motivo por el cual no se llevó a cabo el proceso de contratación de acuerdo a lo establecido en la normativa aplicable, derivado de una incorrecta administración”, señala la ASE.

Por ejemplo, el Instituto de Cultura adjudicó de forma directa el diseño y elaboración de 34 carros alegóricos luminosos por un costo de cerca de 15.8 millones de pesos de recursos estatales, cuando debió realizar un concurso. También erogó más de 10 millones de pesos en la presentación de artistas, cuando debió concursarlo.

Además se encontró que el Instituto erogó 671 mil 795 pesos por indemnización a personal de confianza y de honorarios asimilables a salarios, sin contar con la documentación justificativa; ejerció también pagos en exceso por concepto de prestación de servicios profesionales, incumpliendo lo establecido en el contrato; pagos de sueldos a personal que no registró las entradas y salidas de su jornada de trabajo.

Otra irregularidad señalada en el Informe es que el Instituto realizó pagos con recursos propios por concepto de indemnización por prima de antigüedad y días de sueldo a un trabajador que renunció de manera voluntaria y a 11 trabajadores más por el orden de los 265 mil 653 pesos, sin contar con el documento que acredite la causa de rescisión de la relación del trabajo.

En otro resultado, la ASE observó que a 15 personas, el Instituto les otorgó una indemnización consistente en gratificación por un importe de 278 mil 806.83, observándose que en sus contratos de prestación de servicios profesionales sujetos al pago de Honorarios Asimilables a Salarios y contratos individuales de trabajo por tiempo determinado, no se establece que tengan derecho a recibir una retribución por concepto de gratificación; asimismo, el Instituto omitió el documento que acredite la causa de rescisión del contrato.

Las comidas, otro dispendio

Otro concepto que se descuida es el de la alimentación para el personal.

La ASE analizó los registros contables del Instituto de Cultura correspondientes al ejercicio fiscal 2019 por concepto de comidas otorgadas al personal del Instituto, verificando que contara con un adecuado control en la entrega de los alimentos.

En ese rubro, la Auditoría señala que el Instituto emitió comprobantes de pago a nombre del proveedor Arianna ltzel López de la Toba, e incluyó la orden de compra en la que se describe el motivo por el cual se otorgan los alimentos, y notas de remisión que contienen firmas de recibido, la fecha del consumo de alimento, cantidad de comidas otorgadas y el departamento en que labora el personal beneficiado; sin embargo en las notas de remisión anexas a las pólizas no coincide el número de firmas con el número de platillos entregados por el prestador del servicio.

Otro señalamiento fue el mal uso de reloj checador, ya que su correcto control permitiría registrar inasistencias y por ende la aplicación de descuentos al personal que no registró su asistencia, o en su caso el documento con el que justifique la inasistencia, sin embargo la revisión arrojó inconsistencias como renglones en blanco y/o registros dobles de trabajadores con diferentes tipo de letra y firma, así como empleados que registran su entrada con retardo y no registran su entrada o salida o ambas.

El Informe arrojó un total de 26 resultados, de los cuales 12 no tienen observación y 14 sí tienen observación. Emitió 1 recomendación y promovió 13 acciones de responsabilidad administrativa, así como cuatro pliegos de observaciones.

Artículo publicado el 03 de abril de 2022 en la edición 1001 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.