lunes, octubre 18, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

No ceden ambientalistas ante la Sociedad Botánica

PARQUE ECOLÓGICO. Ante la pasividad del Gobierno, la disputa.

Defender un espacio que pertenece a miles es la consigna

La obra ni siquiera formaba parte del catálogo del gobierno estatal. Les fue impuesta, pero dicen que no van a ceder. Desde que supieron de la intención de construir un camino en medio del Parque Ecológico estuvieron en desacuerdo y luchan por mantener lo logrado con el esfuerzo de más de 20 años.

Lo único que detenía la realización de la obra era un estudio. La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA,) el cual nunca tuvieron sino hasta una vez licitada e iniciada la obra. Lo solventaron mandando a elaborar uno a la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SEDESU) el cual fue realizado en un lapso muy breve.

El grupo que se opone a la obra describe que el gobierno y la Sociedad Botánica y Zoológica Sinaloense (SBZS) IAP actuaron como juez y parte. Al menos así lo supone el arquitecto y ambientalista Melchor Peiro Guerrero.

“La vamos a impugnar bajo la inquietud y sospecha de que siguen actuando como juez y parte, toda la SEDESU están cargados a favorecer a la SBZS y tenemos algunos elementos para demostrar eso, y por otro lado las autoridades, en este caso el gobierno del estado y el propio ayuntamiento han estado queriendo hacer creer a la población de que con eso ya se solucionó todo”, explicó.

Y a la suma de irregularidades en un proyecto fuera del catálogo de obras del gobierno estatal se le suma la SEDESU. Peiro Guerrero critica que la Secretaría no clausuró la obra del Sendero, aun cuando inició sin contar con el permiso en materia ambiental, a pesar de una denuncia ciudadana, donde se señalan los hechos a través de fotografías de avance del proyecto y extracción de árboles en el sitio.

“La mandaron a hacer con un asesor quien fue el subsecretario de SEDESU, o sea, mañosos, además los tiempos no les daban, nosotros el 22 de junio habíamos tenido rueda de prensa y ese día se presentó el asesor, cómo pudo hacer el estudio para la manifestación en cuatro días”, denuncia Melchor Peiro.

Ello llevó al grupo a realizar un plantón y así lo han mantenido desde la semana pasada. Entre 10 y 15 personas montan guardias sobre todo durante las mañanas. El miércoles 8 de septiembre incluso la Policía Municipal acudió sin embargo no hubo disturbios ni encontronazo.

El también catedrático universitario y ex director de la Facultad de Arquitectura de la Autónoma de Sinaloa (UAS) solicitó copia del MIA el 31 de agosto y entregada el jueves 9 de septiembre.

El resolutivo, según explica Melchor Peiro, es en todo caso es apenas un elemento de los varios documentos que tienen que presentar ante el Ayuntamiento para que se les otorgara una licencia de construcción. Y en la comuna, después de que negaron tener conocimiento de la obra, lograron demostrar que estaba advertida desde mediados de abril.

Esta omisión por parte de la comuna derivó en que el Juzgado Segundo les negara el amparo al colectivo que pretende evitar la obra del Sendero en el Parque Ecológico. Esto lo consigna Ernesto Saldaña García, integrante del colectivo y luchador social.

“El Ayuntamiento mintió al juez de amparo al afirmar en julio de este año que desconocía el proyecto ‘Sendero’ en el Jardín Botánico de Culiacán, cuando en abril lo avaló sin estudio de impacto ambiental”, denunció.

Y el documento con fecha del 19 de abril de este año y firmado por Aureliano Félix Díaz, secretario de desarrollo sustentable del Ayuntamiento de Culiacán, señala:

“Esta Secretaría autoriza que se podrá llevar a cabo la mencionada obra, en las condiciones descritas según la información que se envió a esta Secretaría, haciéndose responsable quien realice la obra y fungiendo como Director Responsable de Obra DRO Carlos No. 99 el Arq. Carlos Ornelas Hicks, de los daños que causen a terceros, a cualquier tipo de instalación y de su reparación inmediata, solicitándose que se cumpla con las normas y especificaciones de construcción que marca la dependencia normativa correspondiente” (sic).

Posteriormente y con fecha del 30 de junio el mismo Ayuntamiento le hace llegar otra carta a la Secretaría de Obras Públicas del Estado en donde especifican que no era permiso y que requerían otros trámites como el MIA. Pero las máquinas ya estaban metidas en el Parque Ecológico.

Y sin embargo, durante todo el tiempo las máquinas estuvieron trabajando, jamás fue advertido por la supuesta investigación que se realizó desde el Juzgado Segundo de Distrito, desde donde emano una suspensión provisional hasta encontrar evidencia de dicha obra y detenerla en definitiva.

El grupo de ciudadanos mostró con evidencias que las obras datan incluso de junio. La mañana del jueves 1 de julio realizaron rueda de prensa, encabezada Melchor Peiro junto a los atletas y fundadores de “La Milla” Blanca Acosta y José Luis Cháidez, así como la bióloga Yamel Rubio y el ambientalista Joel Retamoza.

Finalmente el resolutivo fue favorable a la SBSZ con fecha del 7 de julio mediante una audiencia incidental en donde finalmente se niega la suspensión definitiva de la obra.

El Congreso del Estado hizo un exhorto al gobernador Quirino Ordaz Coppel para que se detuviera la obra hasta no llegar a un consenso pero cayó en oídos sordos. Finalmente la diputación se comprometió a gestionar una audiencia con Ordaz Coppel.

Pero ya no se confían. Por eso siguen plantados afuera del Parque que por una parte reclama una IAP como propio pero público y por el otro, alrededor de 10 mil ciudadanos que se dicen afectados.

Artículo publicado el 12 de septiembre de 2021 en la edición 972 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Estragos por el paso del huracán 'Pamela' en Mazatlán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.