sábado, septiembre 25, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Remesas, salvavidas para millones de familias

REMESAS. Dinero fresco.

El Fondo Monetario Internacional, erigido como el principal proveedor de estadísticas sobre las remesas internacionales, con base en los datos que le proporcionan los bancos centrales de cada país, reporta que el importe de remesas que fluyeron a nivel mundial, en el año 2020, fueron de 540 mil millones de dólares. Con información del Banco Mundial se observa que estos flujos de remesas representan más del doble de la suma de las inversiones extranjeras directas (259 mil MDD) y son tres veces superior al importe que se destina de ayuda al desarrollo en el extranjero (179 mil MDD), en 2020.

En 2020, los cinco principales países que recibieron las remesas más elevadas fueron India (83 mil MDD), China (60 mil MDD), México (40 mil MDD), Filipinas (35 mil MMD) y Egipto (30 mil MDD). India ha sido el mayor receptor de remesas desde 2008. En cambio, en términos de remesas como porcentaje del producto interior bruto, los cinco principales que recibieron las remesas más elevadas en 2020, son economías pequeñas: Tonga (38 por ciento), Líbano (33 por ciento), República Kirguisa (29 por ciento), Tayikistán (27 por ciento) y El Salvador (24 por ciento).

En 2020, los tres principales países de origen de los flujos de remesas fueron, Estados Unidos (68 mil MDD), Emiratos Árabes Unidos (43 mil MDD) y Arabia Saudí (35 mil MDD).

Por medio de las remesas, los migrantes mexicanos que radican en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, le dieron un importante apoyo a la economía mexicana, fuertemente afectada por la pandemia de COVID-19. Las familias receptoras las usan principalmente para el consumo de bienes y servicios como alimentación, educación, salud, mejora y ampliación de la vivienda.

Otra parte tiene como destino la inversión productiva de las familias que las reciben, en la creación de micro negocios, la compra de insumos y el alquiler o compras de parcelas para la siembra de cultivos. Actualmente es también muy generalizado que el migrante lo envíe a un familiar para que este, a su nombre, lo aplique en la construcción de una vivienda, la compra de ganado y parcelas, con la visión de que en algún momento obtendrá una pensión en EU y podrá regresarse a su pueblo y tener en que ocuparse.

Los 40 mil 660 millones de dólares por concepto de remesas que ingresaron a México en el año 2020, y que representaron el 3.3 por ciento del PIB, mucho ayudaron a millones de familias que las recibieron a sobrellevar la situación de extremo apremio económico que se vivió con la pandemia y el confinamiento que ello significó, este importe no es un dato menor, tomando en cuenta que es muy superior a lo que recibieron los millones de pensionados, el triple del importe que se destina en los programas sociales que tiene el gobierno federal.

Con el surgimiento de la pandemia y el disparo del desempleo en EU, durante el segundo trimestre del 2020, las instituciones financieras nacionales y del Banco Mundial estimaba que el importe de remesas hacia México habrían de desplomarse. No se cumplió tal pronostico, por el contrario, el flujo de recursos al terminar el año del 2020, con respecto al 2019, se incrementó en 4 mil 168 millones de pesos, el 11.4 por ciento.

Este resultado tiene que ver con el sentido solidario, humano, que se empolla y agranda en la personalidad del migrante. Sabiendo que sus familiares, con la crisis de la pandemia, están sufriendo más, optaron por incrementar el importe del envío. De abril de 2020 a mayo del 2021, es decir, desde que comenzó la pandemia, han ingresado al país remesas por 45 mil 866 millones de dólares, equivalentes a alrededor de 920 mil millones de pesos.

Otros factores que impulsaron el flujo constante de remesas en 2020, tienen que ver con la depreciación del peso, sobre todo en el período de meses en que más se encareció el dólar, el familiar receptor de recibir 20 pesos por dólar, con la depreciación en algún momento, llegó a recibir hasta 24 pesos por dólar. Luego vino la situación en que el migrante, por el gran riesgo de contagio, dejó de visitar a su familia en México y en su lugar incrementó el importe de transferencias vía intermediarios financieros. En el presente año, las políticas de estímulo fiscal que se implementaron por parte del gobierno de EU y particularmente la política expansiva y de apoyo que el Gobierno de Joe Biden está brindando para la reactivación económica y mejora del ingreso de las familias, está impactando en el empleo y el ingreso de los trabajadores migrantes de origen mexicano, a mayor ingreso, más capacidad para enviar recursos a su familia.

Según datos del Banco de México, cada mes se hacen entre 10 y 11 millones de operaciones relacionadas con remesas, las cuales llegan a 1.8 millones de familias mexicanas. Además, de acuerdo con el banco central, estas divisas llegan a representar hasta 40 por ciento de los ingresos totales de los hogares con menores recursos.

El flujo de remesas hacia México seguirá por muchos años. El gran desafío que ahora se tiene, desde el gobierno federal y los gobiernos locales, es cómo aprovechar esta condición para que con políticas públicas específicas se facilite que las familias de extrema pobreza y receptoras de remesas puedan lograr un ascenso social más rápido.

Artículo publicado el 25 de julio de 2021 en la edición 965 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.