agosto 1, 2021 2:17 PM

¿Los tratamientos para COVID-19 engordan?

gula-obesidad

Los enfermos de COVID que fueron tratados por más de 10 días con antinflamatorios como la dexametasona o la prednisona, tienen garantizado un aumento de peso, los pacientes con sobrepeso tienen riesgo de tocar el terreno de la obesidad después de estos tratamientos salvadores en la terrible enfermedad pandémica.

No es culpa de los médicos ni culpa de los pacientes, simplemente son los efectos secundarios de los medicamentos, en este caso del uso de los antinflamatorios esteroideos que pertenecen al grupo de los llamados glucocorticoides, son parte del tratamiento en enfermedades inflamatorias como el COVID-19.

Son evidentes las reacciones diferentes de cada persona ante el mismo tratamiento, por eso, hay una minoría de pacientes que prácticamente no experimentaron ningún cambio después del tratamiento, mientras otros hoy enfrentan una guerra contra la grasa acumulada por tratamiento.

Aquellos pacientes que duraron más de un mes con tratamiento, estuvieron hospitalizados o intubados y no se diga en terapia intensiva, experimentan cambios en su metabolismo de grasas y carbohidratos. Por eso, hoy tenemos pacientes que antes de la enfermedad viral no tenían diabetes y hoy son diabéticos, otros bajaron de peso durante la enfermedad, pero a las pocas semanas experimentaron un aumento progresivo de peso, de talla y de grasa acumulada en todo el cuerpo privilegiando abdomen y espalda.

Lo primero es conservar la vida, después recuperar la salud y evitar secuelas o complicaciones que requieran una rehabilitación, tal es el caso de los pacientes que hoy se encuentran en rehabilitación pulmonar.

Una de las secuelas evidentes es el sobrepeso post-COVID, pacientes jóvenes y no tan jóvenes se quejan de percibir aumento de peso localizado, pero sobre todo se quejan de la dificultad para disminuir de peso y desaparecer el panículo adiposo abdominal y en el tórax posterior. Es posible que la enfermedad viral afecte una serie de procesos metabólicos que aún la ciencia médica desconoce, y que poco a poco se irán descubriendo para ser tratados, los pacientes obesos post-COVID al parecer tienen una dificultad mayor para bajar de peso que los pacientes obesos o con sobrepeso que no desarrollaron la enfermedad viral.

Mientras la ciencia investiga, todos los pacientes sobrevivientes de coronavirus deben tener mucho cuidado con su alimentación y su ejercicio, sobre todo si fueron tratados con dexametasona o prednisona.

Finalmente ¿Los que se infectan y desarrollan la enfermedad viral del Sars-Cov-2 aumentan de peso? Sí, si fueron tratados con antinflamatorios esteroideos como los ya señalados. La enfermedad en sí no induce aumento de peso, de hecho, los enfermos bajan de peso, los efectos secundarios son los nocivos, por eso, los pacientes recuperados deben evitar las complicaciones y en su caso iniciar un proceso de rehabilitación para evitar secuelas permanentes.

Artículo publicado el 20 de junio de 2021 en la edición 960 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 966
01 de agosto del 2021
GALERÍA
Protestas y celebraciones ante destitución de primer ministro y suspensión de parlamento en Túnez
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.