jueves, septiembre 23, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

La pandemia según Kijano

CARLOS MACIEL. Entre viejo y viejillo.

El pintor muestra un mundo esperanzador en su pintura; busca que quien se asome a su obra piense que vale la pena vivir

 

 

 

La pandemia, según Kijano, es una tragedia de la humanidad pero ante los horrores del mundo, hay otra parte que es amigable y esa es la que quiere transmitir con sus pinturas. Mostrar un mundo esperanzador, más habitable, más vivible.

Así lo concibe y ha sido su motivo en el arte; como pintor ha consolidado un ineludible estilo, en el que los colores y las formas avasallan los sentidos. El maestro del colorido y la intensidad de la fantasía, brinda al espectador una llave para que entre y pueda pasear libremente en sus cuadros.

Con una propuesta cada vez más sólida y madura, Kijano, alejado físicamente de Sinaloa, la tierra en la que vivió casi 30 años, durante la pandemia no dejó sus pinceles y ahí desde la casa que habitó el sicoanalista Erich Fromm en Cuernavaca, Morelos, construyó de nuevo su espacio creativo.

Con música de fondo y bordeado de la naturaleza creó las series pictóricas: Las naturalezas muertas y no tan muertas de la pandemia, Los pájaros libertarios de la pandemia y Las recatadas por decimonónicas. Homenaje a los grandes maestros ilustradores de modas y folletines del siglo XIX.

“En el arte vamos a encontrar de todo, hay quienes por ejemplo hacen del crimen y la delincuencia sus temas y son válidos, pero habemos los otros que nos importan más los aspectos estéticos, las maneras optimistas de ver un mismo mundo, esa parte que nos muestra un mundo más habitable”, señaló.

“Yo quiero que mi pintura sea un canto a la vida, que sea un gesto de amor, solidaridad, en donde quien vea un cuadro mío piense que la vida aún con todos sus horrores puede ser vivible y puede ser mejor; ahora en la pandemia he utilizado un poco este silencio, este encierro para reforzar mis propias ideas, mi mundo, tal vez para sentirme menos solo”.

Kijano a partir de estas series ha evolucionado como pintor. Desde hace siete años que se jubiló y se alejó de la vida académica en la Universidad Autónoma de Sinaloa; ha tenido más tiempo para desarrollarse como creativo del color.

 

PASIÓN Y OBRA. De Los pájaros libertarios de la pandemia.

 

“En la medida que vas avanzando la obra tiene mayor fuerza estética y colorista. No pienso en fama, ni en el dinero, yo pinto por necesidad, no me gustaría vivir si yo no pintara, la vida no tendría sentido. Lo hago por una necesitad interna ante el horror y la desilusión del mundo político, empresarial y la sociedad del consumo que devora todo; las familias, los espíritus, los valores”, aseguró.

En las obras aparecen las aves, la naturaleza, que paradójicamente han recibido un respiro. Tiene la impresión que los animales han estado más libres, menos acosados, y las aves son al final de cuentas estos seres que han podido transitar fuera de los cinturones del confinamiento.

“Estos son dos elementos simbólicos, de una libertad que se sale de los designios del ser humano, la naturaleza no nos necesita, nosotros sí, y eso debemos de entender siempre. Todos los universos son finitos y se puede renovar pero nosotros no”, señaló.

En las largas jornadas que pasa en el estudio, el pintor entendió que su fuerza como artista está en el color, no sólo en el aspecto formal, sino en el pictórico. Su obra es un canto a la vida, un gesto de solidaridad y amor.

“Cuando pinto siempre pienso en el otro, en el espectador, siempre coqueteo con los títulos, les doy una pequeña llave para que entren y puedan pasearse libremente y digan ‘qué mundo tan distinto'”, detalló.

“Ya no soy un chavalo, ando entre un viejo y un viejillo de casi 69 años; por otra parte en la pintura está mi gusto por la vida, mi entusiasmo, mi felicidad”.

Investigador, poeta, chef y viajero, la fuerza pictórica de Carlos Maciel Sánchez, pero Kijano en el arte es inagotable. En las obras se recrean historias, pero también recuerdos, ahora mismo pinta: Sueños de locura y juventud, en donde rememora su vida en Moscú como joven soñador y aprendiz del mundo, en ese mismo que regala en cada una de sus obras.

Artículo publicado el 16 de mayo de 2021 en la edición 955 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.