julio 25, 2021 2:11 PM

Rubén Rocha Moya: la última llamada

Ismael y rocha

El Químico me dijo que quiere continuar en la alcaldía y no me opongo; Gerardo Vargas está negociando con el nacional y me pidió que no lo objetara; Cuen dice que quiere un gobernador de Badiraguato y que por eso me apoya. Quiero una gran alianza con todos, pero no cederemos ni un pedacito del gobierno a nadie: Rubén Rocha

 

 

Rubén Rocha llega puntal. Diez de la mañana en el café Punta de cielo. Hay poca gente y a las 12:30 estará en un evento de precampaña. Maestro normalista en sus orígenes, militante de izquierda desde su juventud, ex rector de la UAS en una época en que la universidad buscaba redefinirse, dos veces candidato a la gubernatura y ahora Senador de la República, Rocha va por la última y lo sabe.

Lea: Morena, Rocha y los retos de la congruencia https://bit.ly/39lTizs

—Háblame del proceso interno del cual, al final resultaste, el “ungido”… así le llamo yo, no me pareció un proceso interno democrático pero si piensas lo contrario me gustaría que lo explicaras.

—En realidad pudo dar para muchas interpretaciones yo estaba apareciendo durante los últimos dos años arriba en todas las encuestas; nosotros firmamos un documento, dijimos vamos a encuesta y, bueno, hubo dos intentos que luego se suspendieron porque ellos mismos nos informaron que tenían que ajustar la encuesta y fue justamente la encuesta la que me ubicó como el mejor posicionado; en Morena se aplicó un proceso en tanto el modelo de selección está en el estatuto; es un proceso confiable y democrático; yo creo que no hubo en ningún momento intención de que el proceso se desviara.

—¿Qué era lo que corregía?

—Yo no conocí la metodología de la encuesta, pero se nos dieron los resultados y ninguno, nunca, objetamos los ajustes ni preguntamos “oigan, qué pasó”.

—¿No tuvieron que ver los jaloneos?

—No, en realidad en Morena no hubo negociaciones en ningún caso, hubo un proceso que se estuvo ajustando en el camino y el 30 de diciembre me anuncian como el mejor posicionado.

—Después del resultado dos cosas me llaman la atención, por un lado la beligerancia del Químico Benítez que dice yo gané la encuesta, que se muestre la encuesta, etc., y por otro lado el silencio de Gerardo Vargas…

—Con los dos he hablado, a Gerardo lo introdujeron en la encuesta a nivel nacional, lo traté como a alguien que participó y finalmente no resultó favorecido, igual que al Químico. Y a los dos les he dicho “ya hay un veredicto, está resuelto, ya el comité nacional ha sacado 14 precandidatos en 14 estados, de tal manera que lo que importa aquí es construir la unidad”.

—¿Y esto cómo se logra? ¿A través de concesiones?

—No, solo a través del advenimiento político porque no puedes comprometer algo que no tienes, por ejemplo candidaturas; yo no puedo ofrecer ni me pueden pedir eso porque también hay un proceso para ello. Y el Químico ha estado muy afable las dos veces que no reunimos y ya me dijo, “yo no me voy a pelear por candidaturas, a mí me interesa continuar en Mazatlán (como alcalde) y para eso, pues tiene que resolver cosas de índole jurídico, pero esas las tiene que resolver él. Y Gerardo me dijo ¿sabes qué? Yo estoy aquí, pienso seguir, estoy en pláticas con el comité nacional, si yo obtuviera algo, pido que no me objetes, y le dije “sí, no te objeto, nada más que tú me estás objetando, tienes una impugnación…”, “no —me dijo—la retiro. Y la retiró, luego me mandó el escrito donde la había retirado. Hablamos en lo general, no en lo particular. Le dije “mira, tú puedes llegar a acuerdos con la dirección nacional y lo que tú acuerdes yo lo voy a respetar”.

 

RUBÉN ROCHA CON INGENIEROS. Comité culichi.

 

—Gerardo Vargas se metió a chaleco, tú mismo no querías hablar de él… Graciela Domínguez y otros militantes de Morena, seguidores tuyos, hablaron muy mal de Gerardo y creo que con justa razón porque viene de una administración profundamente corrupta, era el segundo hombre al mando de esa administración…

—Y a veces el primero…

—Y en muchas cosas el primero, Malova no se metía en temas de seguridad y él sí porque de él dependían y entonces lo ubicaron en su justa dimensión en este proceso previo, pero de repente tú tienes que dialogar con él. Dijiste algo que a mí me llamó mucho la atención: “Gerardo es parte de la Cuarta Transformación”, explícame esto, ¿cómo llegas a este punto?

—Mira, esa es una decisión del comité nacional, un comité nacional que lo incluye en la encuesta, quiere decir que el comité nacional hizo sus valoraciones…

—Sí, pero tal vez eso no signifique que sea parte de la Cuarta Transformación… se coló, el Comité lo tomó en cuenta por sus acuerdos con Elba Esther (Gordillo), no lo sé, pero que sea parte de la Cuarta, que eso implica una sustancia, es otra cosa.

—Sí, lo que ocurre es que yo le dije, a ver, si tú te sientes y afirmas que eres de la 4T, en primer lugar admite los resultados, en este caso mi precandidatura y, dos, si estás en la idea de acordar con el (comité) nacional para sentirte incluido, pues estás en la idea de que eres de la 4T. Y yo te lo digo, Ismael, al margen de todos los señalamientos y demás, yo lo estoy tratando porque el nacional lo ha incluido y yo, incluso, podría trabajar con él, yo no tengo una indicación diferente, he platicado con Mario Delgado y sí, hay consideraciones que pueda no compartir, pero yo quiero atenerme a los mandatos del nacional.

—¿No te sientes incómodo por tener que tratar con él?

—No. Y no quiero ser hipócrita, lo que quiero es tratar de allanar todos los obstáculos y si tu partido está haciendo esa consideración política, pues yo antes que meterme a disputar, voy a ver cómo podemos trabajar juntos.

—Ahorita te decía lo que argumentaron tus seguidores, el caso de Graciela, pero tú en lo personal qué piensas de Gerardo?

—El precandidato busca una salida, titubea:

Mira, yo… yo estuve fuera durante el gobierno de Mal(ova)…

-No me digas eso Rubén, tú nunca has estado fuera…

—Se recompone:

—Bueno, él tiene una fama pública pésima, finalmente no me constan a mí las razones de ellos, sus fundamentos, pero bueno, todo mundo le carga sanbenitos y algunos pudieran ser, otros, sea por el lugar donde estaba, pero existe eso, hay una mala fama y eso sin lugar a dudas que contrasta con los principios de la Cuarta Transformación…

—Estamos hablando de Gerardo y yo lo empato con el tema de (Héctor Melesio) Cuen, que es parte de algo que para mí pondría en entredicho la congruencia de un discurso: háblame de Cuen, se ha dicho mucho que primero dijiste que ibas a ayudar a limpiar la Universidad y ahora te estás aliando con él que todos sabemos controla la UAS desde hace décadas…

—Lo que ocurre aquí es que estamos en un proceso; junto con las autoridades federales y desde el Senado estoy metido en el tema de las universidades en quiebra; hay 11 en esa tesitura y las he tratado todas y a todas se les han puesto condicionantes. A la UAS se le han puesto condicionantes que la han llevado a corregir cosas desde el punto de vista laboral, administrativo sobre todo la parte de la fiscalización; hemos tratado de no dejar de ayudar a las universidades porque son los universitarios los destinatarios de la bancarrota o del éxito de las universidades. Amo a la UAS y debo apoyarla. Además, se han firmado compromisos, con plazos, para ir corrigiendo distorsiones que existen en la UAS.

—Y en la parte de la relación UAS-PAS, partido con el que estás proponiendo la alianza ¿qué aspectos se han corregido?

—Mira, desde que yo salí electo senador, hace más de dos años, Héctor Cuen me buscó y nos vimos en el Starbucks de enfrente y me dijo: “he tomado una decisión, voy a apoyar a Morena porque se ha instaurado en las preferencias no solo en Sinaloa sino en todo el país; personalmente yo quiero que haya un gobernador de Badiraguato, yo no voy a ser, yo lo voy a apoyar a usted”.

“Te aclaro —dice Rocha— que yo no estuve ni provocando la reunión ni nada. Finalmente no es que me la haya creído, pero la conformación de un bloque contra nosotros, en donde el gobernador es factor importante, me hizo considerar; fajó sobre el PAS y sobre otros partidos que ahora tiene ahí, en la alianza; el PAS tiene un patrimonio que él quería. Por eso tenían una serie de desavenencias, falta de recursos en la UAS, porque lo querían atraer al bloque opositor a nosotros. Cuen estuvo platicando con nosotros me dijo no voy a ir con ellos, andan sobre mí, nos han planteado expresamente, el propio gobernador, ‘no quiero que vayas con Morena’… Entonces es esa doble cara que se ha manejado atendiendo muy bien al presidente (López Obrador) pero acá buscando construir un bloque lo más fuerte posible para enfrentarnos. Yo te confieso una cosa: yo estuve trabajando la idea de que, en efecto, no se fuera a ese bloque y poder ir construyendo una relación, que finalmente el comité nacional la concretó. Cuen estuvo el 23 de diciembre en Ciudad de México y le dijo al nacional: yo voy con Morena si va Rocha, si no, no; Rocha es el único que puede ganar y no quiero volver a perder; si va Rocha firmo, si no, no. Y no firmó.

 

CON EL QUÍMICO EN MAZATLÁN. Quiere la alcaldía.

 

—Y en medio de esta discusión ¿Cómo ves a la UAS en el mediano plazo si llegaras a la gubernatura?

—Si nosotros llegamos al gobierno no tengan la menor duda que nuestro compromiso es, sin atentar contra la autonomía universitaria, ordenar los cambios fundamentales, el uso transparente de los recursos, las libertades internas. La universidad partido atenta contra la esencia de la universidad, que es plural, es diversa, y eso tendrá que corregirse; ese es un compromiso.

—¿Es un compromiso con Cuen o tuyo con los universitarios?

—Claro, él sabe lo que yo pienso y se lo he dicho, no se está en la idea de que hay que fortalecer un instrumento político, no, hay que fortalecer a la universidad y desaparecer de la universidad todo aquello que la desnaturaliza.

—Se va a empatar la elección constitucional con la del nuevo rector ¿te vas a meter en eso?

—No porque me va a distraer, no pienso hacerlo.

—Has venido hablando de defender la Cuarta transformación ¿Cómo concibes eso? Qué es para ti la 4T?

—Para mí es la ideología nuestra, la ideología social y humana, la izquierda social y humana, una izquierda ciudadana, más abierta, sin que esté acotada por los dogmas doctrinarios, sino fundamentalmente por la necesidad de vincularse con los grupos sociales más vulnerables, más necesitados, más marginados; esta es nuestra ideología, trabajar para el 70 por ciento de la población que vive en México y que está olvidada, que ha sido golpeada por mucho tiempo. De tal manera que defender a la 4T es defender el sentido social del presupuesto, es defender los programas sociales, la necesidad de sanear a este país de la corrupción de acabar con los privilegios y con la impunidad.

—Hay muchas cosas, proyectos de Andrés Manuel que son indefendibles; sobre los programas sociales ¿no te parece que se prestan a mucha manipulación? ¿el apoyo a los jóvenes, por ejemplo?

—Lo que ocurre es que todo gobierno, sobre todo un estado de bienestar se define como aquel que hace llegar los servicios a la población, el gobierno tiene que hacerlo; y eso se tiene que normalizar; se puede acusar de manipulación y habrá quienes se aprovechen de esos programas, pero en general, como dice el presidente, “primero los pobres”.

—Se ha dicho mucho sobre las tentaciones autoritarias del presidente y creo que esto puede derivarse de su empeño en mantener proyectos que a mi juicio son hasta absurdos, como la refinería Dos bocas, ese estar en la mañanera todos los días peleándose con medio mundo, etc…

—Mira, yo soy “chairo” de AMLO, creo que, a veces me han entrado las dudas, los organismos autónomos, por ejemplo, yo soy enemigo de ellos, no de todos, porque está el Inegi, por ejemplo, el Banxico, pero otros se han convertido en castas burocráticas, con sueldos de privilegio y que al final han hecho una administración paralela, por ejemplo el INAI, amén de que tienes al INAI en cada dependencia, y eso ha aumentado severamente la burocracia. Este tema a pesar de que muchos salieron de la lucha de la izquierda, creo que deben ajustarse, revisarse.

—Háblame de tu discurso que vas a trabajar en la campaña, cuáles serán los ejes principales.

—Los ejes de mi discurso es traer la Cuarta Transformación de manera plena a Sinaloa, acercar los presupuestos, los recursos del estado a la gente que más lo necesita, no estar al amparo de qué te mandan, puedes hacer mucho, por ejemplo, comercialización de productos agrícolas que es un conflicto todos los años.

—Y esas compañías de las que te vas a hacer, Gerardo, Cuen ¿no te va a afectar el discurso contra la corrupción?

—Eso le preguntaron a Andrés Manuel cuando se alió el PES, sí, vienen pero no a imponer su discurso, sino a agregarse al proyecto de transformación, eso no va a cambiar. Vamos a actuar contra la corrupción y si eso te impone romper compromisos lo vamos a hacer porque vamos a actuar con la más absoluta libertad, no le vamos a vender ni un pedacito de gobierno a nadie, nada de convertir la campaña electoral en una industria, vamos a tener mucho cuidado de eso para poder obrar con mucha libertad.

—El tema de la seguridad ha sido el coco de AMLO ¿qué has pensado?

—Es un asunto complicado pero hay que buscar apoyarnos en lo bueno que se haya hecho y también en el gobierno federal porque la alta delincuencia no la vas a combatir tú solo, tiene que haber una participación conjunta.

—Se ha venido hablando de que muchos priistas amigos tuyos, Jesús Aguilar, Florentino Castro, y empresarios priistas como Jesús Vizcarra, te apoyarían, sin embargo yo no he visto ninguna manifestación pública en ese sentido…

—No tengo claridad, no lo puedo decir porque en primer lugar no lo he platicado, ahora me interesa sobremanera el apoyo de los morenistas, no quiero generar desconfianza en los compañeros nuestros, temores, ya veremos, pero insisto, priistas, panistas, que tienen una resolución y no vamos a hacerlo al estilo viejo, de decir, traigo un costal de votos y quiero esto y aquello, no, vienen a incorporarse como ciudadanos si han tomado la decisión de castigar a su partido o verle las bondades a la 4T y en razón de ello son bienvenidos.

 

EN CULIACÁN. La primera campaña.

 

—¿Cómo defines al gobierno de Quirino?

—Es un gobierno priista con todos los males que ha criticado AMLO…

—Del cual formaste parte…

—Sí yo formé parte… con todos los males y aciertos que puede tener, no creo que haya un gobernante que llegue para hacerle daño a la sociedad; los gobiernos priistas están definidos por la 4T como gobiernos que han prohijado por muchos años la corrupción y la impunidad, y por lo tanto hay que buscar suplirlos.

—¿De qué depende que algunos priistas se vengan contigo?

—La alianza PRI-PAN, que es una alianza no pensada en tiempos anteriores, eso ha generado mucho rechazo en los priistas de cepa y en los panistas de cepa. Eso puede generar desprendimientos en los dos partidos.

—Aunque hablando de alianzas la de Morena no es una perita dulce, la alianza con el PAS que tu defiendes, pero la que viene del centro con el Verde disque ecologista, uno de los partido más nefastos…

—Pero no tienen comparación, la corrupción que han prohijado el PAN y el PRI son históricas, esta alianza la podemos dominar, hay quienes me argumentan que si el PAS es lo mismo que el PAN y el PRI no, no es la misma y muchos la asemejan porque no quieren que ocurra, son cosas distintas, la magnitud del daño que le han hecho al país el PAN y el PRI no tiene comparación con nada.

—Se ha especulado mucho de que, por haber trabajado con Quirino, él terminaría apoyándote…

—No hay nada de eso, él está construyendo aquella alianza, está en el centro de ella y lo está haciendo para ganar.

—Es verdad que ustedes ya andaban proponiendo a Quirino un equipo de transición? Te lo pregunto por lo que hizo Polo Palafox con el Fiscal, de ir a golpearle el escritorio…

—Eso es mentira, y lo que hizo Polo, si lo hizo, fue a título personal. No tenemos esa soberbia.

—A miembros del gobierno estatal les molesta mucho que ya hables como gobernador…

—Sí, les molesta mucho, a Sergio Jacobo le molesta y es mi amigo.

—¿Y sí les hablas como si fueras gobernador?

—No sé, no sé cómo se habla como gobernador, pero no, no soy prepotente, no soy soberbio y no me lleno de caldo flaco.

—Esta es la tercera vez que compites ¿piensas que vas a hacer también la hazaña, como Andrés Manuel?

—Pues ojalá. Fui candidato en 86 y 98…

—Y si no ganas ahora ya no hay otra…

—No, ya no.

Artículo publicado el 24 de enero de 2021 en la edición 939 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.