domingo, septiembre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

El ‘Azulito’: el destino insólito de un narcotraficante prófugo

JUAN JOSÉ ESPARRAGOZA. Final abrupto.

Durante más de dos semanas, Juan José Esparragoza Monzón, el Negro o el Azulito, estuvo internado sin que las autoridades se dieran cuenta. Se percataron que lo tuvieron cerca hasta que su cadáver estaba en la funeraria.

El hijo de Juan José Esparragoza Moreno, el Azul, estaba prófugo desde marzo de 2017 y con una orden de aprehensión por la fuga del Centro Penitenciario de Aguaruto.

Esparragoza Monzón tenía orden de extradición y era considerado uno de los 122 objetivos prioritarios del Gobierno Federal.

La investigación por la evasión fue enviada al archivo temporal por la Fiscalía General de la República porque no tiene datos suficientes para establecer líneas de investigación para esclarecer los hechos y llevar ante el juez a quienes facilitaron la evasión. La FGR no sabe la forma en que ocurrió, ni siquiera el día.

El Azulito se infectó de COVID-19 y fue internado en la clínica Cemsi en Culiacán con un nombre falso. Ahí estuvo durante más de dos semanas.

El domingo 17 de enero murió y su cadáver fue trasladado a la funeraria Moreh ubicada en el boulevar Constitución, en la colonia Jorge Almada.

Hasta que estaba ahí la FGR supo de él. Durante la noche llegaron agentes del Ministerio Público para confirmar la identidad.

Después de que los fiscales hicieron el trámite el cadáver fue llevado a la funeraria San Martín en el fraccionamiento Montebello.

En el obituario de la funeraria aparecía el nombre de el Azulito y la sala en la que se encontraba pero durante la mañana del lunes fue retirado.

Al funeral llegaron decenas de coronas de gran tamaño.

El interior del inmueble fue insuficiente para colocarlas y empezaron a ponerlas en la fachada.

Conforme transcurría la mañana, llegaban camionetas de florerías y particulares con coronas, que al no encontrar lugar en la parte del frente, empezaron a ponerlas en el estacionamiento.

 

RAFAEL CARO. Desde la sombra.

 

Un grupo de alrededor de siete jóvenes se encontraba en la entrada de la funeraria ayudando a bajar y acomodar los arreglos florales.

En el estacionamiento pusieron una carpa con comida que estuvo disponible durante todo el funeral.

Entre los arreglos que estaban en el estacionamiento se encontraba uno de más de 500 rosas rojas enviado por Rafael Caro Quintero.

En la cinta que tenía la corona se leía: “De tu padrino Rafael C.Q”.

También en el estacionamiento había otra de rosas rojas y blancas con el mensaje “Sr Aquiles y la Rana”, enviada por los hermanos Alfonso y René Arzate García, líderes de la célula que opera en Tijuana para el Cártel de Sinaloa.

El día del sepelio de la funeraria salieron tres camiones torton con las cajas llenas de coronas y dos camionetas de redilas con una corona en la caja cada una.

A diferencia de los funerales de otros narcos en los que el Ejército resguarda la funeraria, en el del Azulito no había autoridades.

El Azulito fue sepultado el martes en el panteón Jardines del Humaya, con música de banda. Durante el sepelio los asistentes soltaron globos en colores plata y azul.

“A la cuenta de tres se van a soltar (los globos) en agradecimiento al señor Juan José Esparragoza por todo lo que hizo por todos y cada uno de nosotros”, dijo el vocalista de la banda.

Una vez que los soltaron pidió “fuerte el aplauso para el señor Juan José Esparragoza con todo cariño y respeto para él”, y la banda empezó a tocar el corrido Mi Mejor Regalo.

Esparragoza Monzón fue detenido el 19 de enero de 2017 en Culiacán, acusado de coordinar una red de distribución de droga y ser operador financiero del Cártel de Sinaloa.

Lea: A más de dos años, la FGR nada sabe de la fuga del ‘Azulito’ https://bit.ly/2KPAy1E

Presuntamente lavaba dinero con inversiones en bienes inmuebles y empresas en Baja California Sur, Jalisco, Querétaro y Sinaloa.

JARDINES DEL HUMAYA. Despedida en azul.

 

Cuando fue detenido le aseguraron un arma larga, dos armas cortas, radios de comunicación, tres paquetes de cocaína y 199 envoltorios con droga.

El Azulito solo estuvo preso 57 días en el penal de Aguaruto. El 16 de marzo de 2017 la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se percató que Esparragoza Monzón se había escapado, después de que otros cuatro operadores financieros salieron del penal en el doble fondo de una camioneta.

De acuerdo con documentos judiciales, ese día, a las 11:00 horas, el C4i recibió un reporte que alertaba que había disturbios en el penal y que el Azulito había escapado.

Lea: Autoridad ignora advertencia y cinco reos se fugan del penal de Aguaruto https://bit.ly/2WT8mN6

El entones subsecretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo, se comunicó con el subdirector del penal y en ese momento encargado del despacho del director, Víctor Manuel Mauricio Flores, para que verificara y minutos después éste le dijo que envío a un custodio a buscarlo y sí estaba.

Más tarde, a las 12:20 horas, el Cisen avisó a Castañeda que el Azulito había escapado y de nueva cuenta habló con el subdirector, quien mandó al jefe de seguridad a verificar y aseguró que el reo sí estaba. Después de eso el jefe de seguridad salió del penal y ya no volvió ni en los días siguientes.

A las 12:50 Castañeda pidió al subdirector que personalmente buscara al Azulito y cuando fue a su celda los compañeros le dijeron que no lo habían visto en todo el día.

El subdirector informó a Castañeda que el Azulito no estaba y a las 14:00 horas el subsecretario llegó al penal y activó el código rojo.

Mientras Castañeda y el subdirector buscaban a el Azulito, otros cuatro internos escapaban en una camioneta por la puerta principal.

El vehículo entró al penal a las 12:58 horas y salió a las 13:37 horas con Jesús Peña González, el Veinte; Rafael Félix Núñez, el Changuito Ántrax; y Francisco Javier Rosales Zazueta, el Chimal; Alfonso Limón Sánchez, el Limón, escondidos en el doble fondo.

La Fiscalía General de la República inició las investigaciones y pudo establecer cómo escaparon los cuatro operadores del cártel de Sinaloa en la camioneta pero no cómo lo hizo el Azulito.

La carpeta de investigación fue enviada al archivo temporal porque la FGR desconoce la mecánica de la fuga, no sabe la hora ni siquiera el día. En las investigaciones no pudieron establecer si escapó horas antes que los cuatro miembros del cártel o un día antes.

Durante su estancia en el penal el Azulito estuvo en una celda de lujo que fue “descubierta” y desmantelada después de que se fugó.

La celda tenía aire acondicionado, pantallas, sistema de televisión de paga, sala, cocina, enseres domésticos y equipo de sonido.

Artículo publicado el 24 de enero de 2021 en la edición 939 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 972
12 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Desfile Cívico Militar por los 211 años de la Independencia de México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.