sábado, septiembre 25, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Negligencia criminal de la CEAV

alma barraza-1

Sufría dolencia en un brazo y la canalizaron hacia un hospital COVID-19

 

 

“Mire lo que me hicieron hoy en la maldita Comisión Ejecutiva de Atención de Víctimas (CEAV), exponerme a riesgo de contagio por Covid-19, en ese mugroso hospital que me mandaron; ya les dije que los demandaré por intento de homicidio; y los pinches médicos no me lo dijeron hasta cuando ya me trajeron dando vueltas por todo el maldito hospital”, acusa la activista de derechos humanos.

Alma Barraza Gómez, sobrevivió a un atentado perpetrado por un grupo armado el 22 de marzo de 2017, en la Laguna de Canachi, antes de llegar la Cruz de Elota, donde cayó abatido por las balas uno de sus guardaespaldas.

Desde entonces, padece estrés postraumático y para mantenerse sana y salva emigró a la Ciudad de México, afamada como “santuario” de los desplazados por la violencia criminal de los estados de Sinaloa, Chihuahua y Veracruz, entre otros.

El martes 15 de diciembre, la abogada Barraza Gómez, agobiada de un intenso dolor de su brazo izquierdo, solicitó atención médica en el CEAV, donde el médico Óscar Nacif Rojas, funge como director de servicios médicos, pero por el protocolo de emergencia sanitaria no se pudo atender.

En el transcurso del mismo martes, Nacif Rojas, a través del entonces director general de vinculación de la CEAV, Michael Chamberlín, informaron a la solicitante que sería atendida en el hospital general de Naucalpan, Estado de México. Al llegar al hospital, acompañada de un colaborador de la CEAV, la abogada vio una carroza estacionada cerca del nosocomio, por lo que preguntó qué hacía el vehículo mortuorio en esa zona, a lo que su acompañante  respondió que seguramente, porque cerca había una agencia del Ministerio Público.

La presencia de la carroza despertó la tétrica sospecha a la abogada Barraza Gómez, de que se encontraba en un lugar donde atendían enfermos de COVID-19, pero la respuesta certera se la dio uno de los radiólogos del hospital.

“Un radiólogo salió a decir: ‘que si querían COVID, que ahí tenían hasta la madre, que el hospital estaba al 98 por ciento de su capacidad’”, dijo a Ríodoce la defensora de derechos humanos, originaria de Sinaloa.

Durante casi un año, Alma Barraza Gómez, había seguido al pie de la letra los protocolos de emergencia sanitaria decretados por las autoridades de salud, encerrándose a piedra y lodo para su seguridad.

En los años que llevaba resguardada Barraza Gómez, en la Ciudad de México, al malestar de su brazo izquierdo,  producto de la represión policial en Sinaloa, se le había sumado una intensa migraña y una aguda úlcera gástrica.

Consciente de que a Andrés Carlos Vázquez Murillo, director general de Asesoría Jurídica de la CEAV, se le resbalan por el lomo las recomendaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, le reclamó la “infamia” a Michael Chamberlín, director general de vinculación de la CEAV.

“Michael, para que lo sepas y le digas a doctor Nacif, que si me pega el coronavirus, los voy a hacer responsables a ustedes de intento de homicidio; me mandaron a un hospital COVID y está al 98 por ciento de su capacidad lleno de pacientes”, advertía a Chamberlín.

“Los doctores, agregaba, no querían que tomara las imágenes, no querían que tomara el video… cuando llegué al hospital que estaba tan asqueroso, pregunté que si era hospital COVID y no me querían responder”.

La abogada relató que cuando entró y la mandaron a la caja y la trajeron dando vueltas por la clínica la llevaron a tomarle las placas radiográficas y ahí cuando estaba en radiografía, un radiólogo salió a decir que si querían COVID que ahí tenían hasta la madre, que el hospital estaba al 98 por ciento de su capacidad.

“Después de que me recostaron en la mugrosa placa, para tomarme las radiografías, después cuando voy con el médico me lleva a la zona donde están todos los pacientes con COVID”, denuncia.

A Chamberlín le insiste: “dile al cabrón de Nacif que yo no estuve encerrada un año a lo pendejo y a lo estúpido para que él me mande a un méndigo lugar altamente contagiado…”

Michael Chamberlín renunció a la CEAV el mismo martes 15 de diciembre, no se sabe si a las presiones de las denuncias públicas de la activista sinaloense.

Artículo publicado el 20 de septiembre de 2020 en la edición 934 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 973
19 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.