junio 14, 2021 3:20 PM

El calvario de los empleados de Salud en Sinaloa

TRABAJADORES DE SALUD. Abandono laboral.

Salarios bajos, prestaciones negadas, hostigamiento laboral, represión…

 

Están al final de la cadena. No tienen derechos laborales, prestaciones e insumos. Su salario es de apenas 5 mil pesos mensuales. Aun así hay que trabajar, son alrededor de 30 trabajadoras del Hospital Integral de Navolato y una vez más piden ayuda.

Al corte del 24 de octubre con el más reciente boletín epidemiológico de la Secretaría de Salud, 4 mil 371 trabajadores médicos se han contagiado de Covid-19 y 57 de ellos han perdido la vida; y de ese número mil 819 son de enfermería con 10 decesos. Es ahí donde más bajas hay.

Y Lupita, con 10 años de antigüedad, no solamente está preocupada por su base y la mejora del salario, sino por su salud y la de sus compañeras. Es enfermera y pide no revelar su nombre verdadero por temor a represalias. En el pasado otras compañeras han sido reprendidas por la autoridad del Hospital.

“Como trabajadoras de contrato lo principal es que no tenemos el ISSSTE, no tenemos dónde atendernos, y si nos enfermamos ahora peor con la pandemia, si anteriormente te enfermabas pues bueno, te atendían en el mismo hospital pero algunos compañeros de base piensan que hasta te hacen un favor”, explica.

“Si te quieres atender dentro de tu unidad, pues número uno los insumos son bajos, si es una cirugía hay que comprarlo nosotros como cualquier otro paciente, no porque trabajemos ahí nos lo dan, no, todo lo que se necesite hay que comprarlo porque no hay nada en las farmacias, al contrario de lo que dice el gobierno de que los hospitales tienen insumos suficientes, no es así, eso es falso completamente, no encuentras ni un omeprazol, ni un paracetamol y mucho menos un tipo de sutura especial”, añade.

El caso de Lupita es apenas uno de cientos de trabajadores de los Servicios de la Salud de Sinaloa que laboran en esas condiciones. Son alrededor de 2 mil en todo el estado del área de medicina, enfermería, odontología, laboratoristas, trabajo social y un largo etcétera. Ahí están pero no están.

“Nosotros estamos ganando 2 mil 500 pesos a la quincena; imagina hacer un gasto ahora con el Covid-19, el medicamento es costoso. Muchos se han quedado con deudas bastante grandes para un sueldo así pues imagínate, tener que pedir un préstamo para solventar su enfermedad o del familiar”.

Los turnos son fijos en teoría pero como la mayoría del personal de base se fue durante la pandemia al ser del grupo vulnerable, es el personal de contrato el que cubre esa área y a veces hasta por partida triple.

“No existe pago si cubres más de dos áreas, ni las gracias te dan. Yo puedo trabajar un día por la mañana o por la tarde y además cubrir el turno nocturno y tampoco lo pagan porque esas son suplencias a final de cuentas, y es algo en que la Secretaría no está gastando porque está cubriendo esos huecos del personal de base con el personal de contrato”.

 

Los invisibles

El calvario de Lupita se repite en todos los hospitales sinaloenses. Sin insumos, sin prestaciones y apurados, trabajadores de contrato buscan unirse. La buena noticia pareció llegar en octubre de 2019 luego de una visita del presidente Andrés Manuel López Obrador al estado anunciando que llevaría a cabo un proceso de basificación a 80 mil trabajadores en toda la República.

La información la confirmó entonces el titular de la Secretaría de Salud en Sinaloa, Efrén Encinas Torres, quien dijo a medios de comunicación que a principios del 2020 los trabajadores de contrato recibirían su basificación a través de la Federación.

Y con el 2020 llegó la pandemia pero no el derecho. Tuvieron que laborar en esas condiciones, no había opción para esos trabajadores de contrato.

Con fecha del 5 de agosto de este año, el Sindicato de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud (STSNS) envió una carta al presidente López Obrador en donde exigen lo mismo que el gremio ha venido exigiendo desde hace años: la otorgación de bases y la transparencia en el proceso, seguridad social, equipo de protección y el largo etcétera.

Luego, el 27 de octubre decenas de trabajadores se manifestaron en el Congreso del Estado en demanda de solución a la situación de precariedad que viven. No solamente un mal salario y la ausencia de seguridad social sino la carencia de insumos y lo peor, ser ninguneados cuando piden equipo de seguridad para evitar ser contagiados.

En la manifestación, el doctor José Luis Castro Montañez, líder del STSNS en Sinaloa, señaló que el riesgo para los trabajadores de contrato existe y por eso debe ser atendido.

“Hay riego de trabajo, muchos no tienen vacaciones, ni permisos, realmente se batalla para cualquier permiso, no tienen derechos. Estamos pidiendo que ellos dentro de sus facultades puedan crear un fondo para seguridad social de los trabajadores en lo que se les basifica y para otras prestaciones que realmente no implican mucho presupuesto”.

Como ejemplo para crear un fondo Castro Montañez expresó que en Jalisco se echó a andar un fondo para apoyar a ese tipo de trabajadores, destinando 27 millones de pesos para más de 5 mil trabajadores, por lo que sería asequible algo similar en Sinaloa al tratarse de alrededor de 2 mil trabajadores.

Y con más de ocho meses de pandemia los contagios continúan, las bajas siguen sumando y las prestaciones y las bases no llegan.

Artículo publicado el 8 de noviembre de 2020 en la edición 928 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.