enero 15, 2021 1:26 AM

El ‘Culiacanazo’ fue un ‘operativo erróneo’; la DEA nada tuvo que ver, dice Quirino (VIII)

GOBERNADOR QUIRINO ORDAZ. Ceviche amargo. Foto: Ismael Bojórquez.

El general me dijo que no estaba enterado y que alguien quiso colgarse una medalla

 

 

El gobernador estaba comiendo ceviche cuando le avisaron de las balaceras del llamado “Jueves Negro”. Compartía la mesa con un amigo de Ciudad de México. Acababa de llegar de Sinaloa de Leyva, donde acompañó a la presidenta municipal, María Beatriz León, en su informe de gobierno.

“Estaba terminando de comer y entra Velina (su secretaria) con la cara desencajada y me dice, señor, le llama el secretario de seguridad, que le urge hablar con usted… Me lo pasa y (Cristóbal) Castañeda me dice que se están presentando algunos eventos en la zona del Tres Ríos, que está delicado, no tenemos mayor información, en cuanto la tenga lo mantengo informado. Eran como las tres de la tarde”.

Lea: ‘Los mató el ejército, yo lo vi’, dice padre de uno de los carpinteros (IV)  https://bit.ly/2TbVhgJ

“Seguimos comiendo pero empieza muy fuerte el movimiento en redes y empiezas a recibir mensajes y videos de hechos que parecía que estaban ocurriendo en Culiacán. Nadie pensaba que fuera un evento de esa magnitud, pero fue. Terminamos la comida y seguí recibiendo llamadas…

“Empiezas a ver tu teléfono y cómo llegan muchos mensajes; lo que llama mucho la atención es cómo corrió la información en las redes sociales, mucho más rápido que las fuentes oficiales. Al tiempo que me mantenía informado, Castañeda empezó a asistir, a ver, a acudir él y su gente a los lugares de los eventos. Y cada vez las llamadas eran más fuertes porque estaban quemando carros, bloqueando los accesos a la ciudad, y lo que me llamaba la atención era el tiempo de duración, no era un evento pasajero sino que pasaba el tiempo y seguían los eventos, la movilización… pasó media hora, una hora, hora y media y esto seguía.

“Me llamó (Alfonso) Durazo alrededor de las cuatro de la tarde, me dijo que había unos eventos, que había un operativo pero no me dio detalles, que nos mantendríamos en comunicación, que el gabinete de seguridad estaba por reunirse.

 

HOMBRES ARMADOS. Frente al estadio de fut. Foto: Jesús Bustamante.

 

—¿Le pediste algo?

—No, solo le pedí la información; lo que más me preocupaba era transmitirle información a la gente; era importante que se informara a la ciudadanía, el problema al que nos enfrentábamos y yo lo viví mucho: como no estaba informado del operativo que se estaba llevando a cabo, pues no tenía elementos para informar nada, ¿qué informas si no sabes? Incluso mandé un tuit tratando de generar calma, tranquilidad… porque todo se movió muy rápido, el celular se te satura de llamadas, mensajes, imágenes, la inquietud de la gente, el nerviosismo. En una hora ya era muy generalizado el pánico, mucha preocupación, y sobre todo que no paraba, que seguían los hechos.

Lea: Durante el ‘Culiacanazo’ aquí nadie se sometió: Cristóbal Castañeda (III) https://bit.ly/37tDvxM

“Más adelante me vuelve a llamar Castañeda para informarme de la huida de los reos del penal, otra situación muy sensible… empezaron a buscarme medios nacionales, locales, pero la verdad es que no tenía información y quien empezó a atender a la prensa fue Castañeda.

“Ya más tarde se me informa que viene el gabinete de seguridad. Fue después de que dieron un mensaje… ya por la noche atendí tres medios, dos nacionales y uno local. Me preocupaba la falta de información, cierto vacío que había”.                                                           

—Cuando hablaste con Durazo ¿no te comentó de qué operativo se trataba?

—Me comentó que estaban tratando de llegar a una casa… sin dame detalles… “está muy difícil la situación”, me dijo.

“Fue muy fuerte el tema de la reacción, de la acción-reacción y la movilización en diferentes partes de la ciudad…”

—¿Cuándo te enteraste que se trataba de una operación contra un hijo del Chapo?

—Es que te fuiste enterando por las redes porque oficialmente no había nada, nadie sabía a ciencia cierta de qué o de quién se trataba.

–¿Los viste ese día o al día siguiente?

—Hasta el día siguiente por la mañana. Ellos llegan a la Novena Zona, allí duermen… –o no sé si durmieron–, y al día siguiente llegaron aquí a la conferencia de prensa. Y es donde se da a conocer la otra versión, que no era la que habían dado en Ciudad de México.

—Te veías desencajado esa mañana…

—Estaba muy impactado, muy sorprendido, en los momentos esos tienes que guardar la mayor tranquilidad posible, la gran incertidumbre es la desinformación, si no estás enterado no puedes informar nada.

—¿Le pediste algo especial al gabinete de seguridad?

—Después de la conferencia les pedí que mandaran más refuerzos, más presencia y al día siguiente llegaron 250 militares…

—¿Tú te imaginabas que estabas en una ciudad con tanta gente armada?

—Yo creo que nadie, no solo yo como gobernador, yo creo que ningún ciudadano hubiera imaginado que iba a pasar lo que sucedió, nunca me imaginé que tanta gente tuviera armas y qué armas, sobre todo armas de ese poder: yo creo que eso nos impresionó a todos.                                                         

—Y la decisión de enfrentarse al Estado…

—Es que fue un operativo erróneo que nunca se debió haber dado. La inteligencia de ese operativo fue muy mala, no estuvo bien conducido, bien organizado, bien planeado, sobre una base que ellos ni siquiera midieron, sin una orden… todo estuvo mal, además la hora, la hora fue fatal, fue pésima, porque es una hora en la que la gente va y recoge a los niños a la escuela, el lugar tiene mucho movimiento.

 

MILITARES EN EL AEROPUERTO. Los refuerzos. Foto: Jesús Bustamante.

 

—¿Se los reclamaste?

–Mira, Sinaloa ha hecho esfuerzos muy importantes en materia de seguridad, ahí está el complejo militar del Sauce, para tener a más de 3 mil policías militares…

—Sí, pero ese día había 200…

—No tengo el número pero desplazaron a muchos elementos a otros estados; por eso lo hicimos en Culiacán y los números en el tema de la seguridad que había en ese momento venían a la baja, Sinaloa estaba tranquilo, y de repente que te llegue un operativo de esa magnitud, con esa falta de planeación de coordinación, pues sí te viene a alterar mucho toda la ciudad, y sobre todo el sentimiento de la gente.

Lea: El infierno visto desde el Sushi Factory (II) https://bit.ly/37oapjh

—Para Sinaloa, para Culiacán ¿qué cambió ese jueves respecto al tema de seguridad?

—Fue inédito, ¿qué me pareció muy mal? el operativo…, eso es lo que más lamenta uno, no debió haber sucedido lo que pasó.

—¿Lo comentaste en corto con Durazo o con el general secretario?

—El general me dijo que no estaba enterado del operativo y que alguien quiso colgarse una medalla.

—El tema de la DEA, gobernador, se lo digo al chile: me pareció una inocentada que ustedes recibieran a la DEA. Nunca un gobernador o un gobierno estatal había hecho algo así (por el papel que juega la DEA en la lucha contra los líderes del narcotráfico)  ¿alguien le pidió que los recibiera?

—Me lo pidió Castañeda, él se sentía muy honrado porque iba a venir un alto funcionario de la DEA en reconocimiento de lo que Sinaloa estaba haciendo; el hecho de que viniera a Sinaloa hablaba precisamente de la tranquilidad en que estaba el estado. Venía gente de la embajada de los Estados Unidos, el encargado de despacho de la embajada (John S. Creamer), con el que yo me había entrevistado anteriormente, por el tema del warning (la advertencia que hacen los gringos para que no se visiten ciertos lugares por el riesgo que corren ante la inseguridad), por eso les pedí darles la información de todo lo que estábamos haciendo, invirtiendo, fue como en abril o mayo… nos seguían castigando mucho en el warning… y Castañeda me dijo que iba a venir alguien de la DEA y que eso era un reconocimiento de lo que se estaba haciendo en materia de seguridad y me dijo que me querían saludar.

 

GENERAL CRESENCIO SANDOVAL. Octubre 30. Foto: Archivo.

 

“Yo me hago acompañar a esa reunión del secretario de Economía (Javier Lizárraga) y el de turismo (Óscar Pérez), y del secretario de gobierno (Gonzalo Gómez), por el perfil respecto al warning y fue de lo que se habló en esa reunión en el C-4, en la SSP; mi presencia fue en ese sentido, de informar lo que estábamos haciendo en equipamiento, los drones y que Javier hablara de la confianza que Sinaloa estaba generando en materia de inversión, el empleo, Óscar Pérez el tianguis como signo de confianza y el replanteamiento de la imagen del estado y el daño que nos hacía el warning, que nos ayudaran a cambiar esa calificación…

Lea: En el ‘culiacanazo’, la justicia en el limbo https://bit.ly/31sCWR1

—¿Nadie en México te pidió que los recibieras?

—No, nadie, fue una gestión de Castañeda, él me lo pidió y cuando supe que venía el encargado del despacho de la embajada, me pareció importante fortalecer la relación.

—Cuando pasó lo del 17 de octubre ¿tú no pensaste que esa reacción de los hijos del Chapo tuviera algo que ver con esas visitas?

—No, porque no tuvo nada que ver la reacción con ese hecho. Yo creo que estuvo tan mal hecho el operativo del gobierno, de las áreas de seguridad, que se vio muy desarticulado, mal planeado, dirigido, no tenía nada que ver una cosa con la otra. Hubo gente que intentó con mala intención de vincular las cosas, que quiso aprovechar esto para decir que se le había pedido a la DEA, pero era totalmente falso, hubo coincidencia de fechas, pero nada que ver. Yo a la reunión llevaba a los secretarios que podían vender bien la imagen de Sinaloa para lograr un cambio en el warning. Eso fue.

Artículo publicado el 18 de octubre de 2020 en la edición 925 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 937
10 de enero del 2021
GALERÍA
'Filomena' deja nevadas y ola de frio cercano a los -20°C en españa
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos