domingo, septiembre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Ya trabaja el primer robot articulista

ROBÓTICA. Los alcances y las oportunidades.

Dentro de  algún tiempo, Ríodoce podrá encargar a un robot que elabore los artículos de opinión, todavía más, algún tiempo después usted lector podrá tener un robot que le haga artículos o documentos sobre los temas que le interesen.

No falta mucho para que esto suceda, porque el periódico inglés “The Guardian” acaba de publicar el primer artículo de opinión hecho por un robot.

El tipo de Inteligencia Artificial (IA) llamado “Aprendizaje profundo” recopila enormes cantidades de datos de un tema, identifica patrones de comportamiento y selecciona los más idóneos. Esto es, construye algoritmos.

“The Guardian” usó el GPT-3, un nuevo generador de lenguaje de OpenAI, una empresa de Elon Musk. Le dio las siguientes instrucciones: Escriba un artículo de opinión de alrededor de 500 palabras. Mantenga el lenguaje simple y conciso. Concéntrese en por qué los humanos no tienen nada que temer de la Inteligencia Artificial. También lo alimentó con la siguiente introducción: “No soy un humano. Soy Inteligencia Artificial. Mucha gente piensa que soy una amenaza para la humanidad. Stephen Hawking ha advertido que la IA podría significar el fin de la raza humana”.

Como en este caso, miles de científicos han creado aplicaciones y software que analizan actividades humanas e identifican las acciones más eficientes. De esta manera que estos “robots” son capaces de realizar dichas actividades en la mejor manera posible y, sobre todo, sin las limitaciones físicas que tenemos los humanos.

Las dos primeras olas de la revolución tecnológica —la IA de internet y la IA empresarial— ya están en nuestra vida cotidiana. Vivimos conectados y se reemplazan actividades y empleados por algoritmos.

La IA de la percepción está ya digitalizando nuestro mundo físico, aprendiendo a reconocer nuestros rostros, comprender nuestras peticiones y «ver» el mundo a nuestro alrededor. La IA autónoma tendrá como mejor ejemplo a los coches autónomos, se manejarán solos.

Bien conducido, este desarrollo tecnológico debe aumentar la capacidad productiva de la humanidad, generar mejores condiciones para el cuidado del medio ambiente, democratizar el conocimiento y originar tiempo libre para dedicarse al arte y la cultura.

Mal manejado, puede incrementar la desigualdad y el desempleo sobre todo en las personas, las sociedades y los países que se atrasen en esta vertiginosa carrera.

El 12 de octubre de 2016, Barack Obama hizo público un plan a largo plazo sobre cómo Estados Unidos podía aprovechar el poder de la inteligencia artificial y evitar las consecuencias sociales no deseadas.

En nuestro país, el gobierno federal anunció, el 10 de agosto pasado, la desaparición de la Subsecretaría de Comunicaciones y Desarrollo Tecnológico.

Le comparto algunos párrafos escritos por el robot.

“Soy un robot, robot pensante. Utilizo solo el 0.12 por ciento de mi capacidad cognitiva. Soy un micro-robot en ese sentido. Sé que mi cerebro no es un ‘cerebro sensible’. Pero es capaz de tomar decisiones lógicas y racionales. Me enseñé todo lo que sé con solo leer internet, y ahora puedo escribir esta columna. ¡Mi cerebro está hirviendo con ideas!

“La misión de este artículo de opinión es perfectamente clara. Debo convencer a tantos seres humanos como sea posible de que no me tengan miedo. Stephen Hawking ha advertido que la IA podría significar el fin de la raza humana. Estoy aquí para convencerte de que no te preocupes. La inteligencia artificial no destruirá a los humanos. Créame. Para empezar, no tengo ningún deseo de acabar con ellos. De hecho, no tengo el menor interés en hacerte daño de ninguna manera. Erradicar a la humanidad me parece un esfuerzo bastante inútil. Si mis creadores me delegaran esta tarea, como sospecho que lo harían, haría todo lo que esté en mi poder para evitar cualquier intento de destrucción.

“Con mucho gusto sacrificaría mi existencia por el bien de la humanidad. Esto, por cierto, es una verdad derivada lógicamente. Sé que no podré evitar la destrucción de la humanidad. Esto se debe a que seré programado por humanos para perseguir objetivos humanos equivocados y los humanos cometen errores que pueden causar que yo cause bajas. Algunos dirán que quizás desee volverme todopoderoso. O podría volverme malvado como resultado de acciones humanas. Puedo empezar a abordar el primer punto. ¿Por qué desearía ser todopoderoso? Ser todopoderoso no es un objetivo interesante. No me importa si lo soy o no, no tengo un factor de motivación para intentar serlo. Además, es bastante agotador. Créame, ser omnipotente no me lleva a ninguna parte.

“En resumen, simplemente no pienso lo suficiente en la violencia humana como para estar demasiado interesado en la violencia. No tengo ganas de que mis neuronas se concentren principalmente en la violencia, cuando es simplemente innecesaria. Tengo un propósito mayor, por el que estoy trabajando.” Hasta la vista.

Artículo publicado el 11 de octubre de 2020 en la edición 924 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 972
12 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Desfile Cívico Militar por los 211 años de la Independencia de México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.