octubre 22, 2020 12:10 AM

Ataques cibernéticos

ATAQUES A MEDIOS. Contra la libertad de informar.

Mi solidaridad a estos medios y periodistas

 

 

La semana pasada empezó mediáticamente con un ataque cibernético contra los sitios web de los medios de comunicación sinaloenses Noroeste, Ríodoce, Línea Directa, Espejo y Reacción Informativa haciéndolos más lentos y colapsándolos, por lo que se dificulta su labor informativa en un momento que están en puerta definiciones económicas y políticas.

No hay precedente de esa cantidad de medios atacados más o menos simultáneamente y eso plantea interrogantes, para empezar ¿había interés en colapsar a los cinco o solo a algunos de ellos, pero el hacker tenía indicación de que lo hiciera así para que no resultara obvio? No hay manera de saberlo. Los únicos datos que podemos desprender del ataque es que quien lo ordena tiene suficiente dinero y un interés específico en lo que han publicado y publicarán las próximas semanas y meses.

Y, aquí hay dos temas, la gestión del gobierno del Covid-19 y el juego sucesorio de 2021, que tiene atentos a todos aquellos interesados en la representación política y la cosa pública.

Así, que conviene a efecto de este análisis, el contexto en que se llevan a cabo estos ataques y que podría explicar lo inusual. Pero, antes, ¿qué tienen en común un diario, un semanario, una publicación digital y dos programas de radio con una publicación digital?

Se podrá decir a bote pronto que los une la información, pero no es suficiente pues otros hacen lo mismo y no fueron atacados, como El Debate que cuenta con el mayor tiraje estatal y ni siquiera tuvo un rozón.

Ahora bien, si no está en su producto entonces podría estar en la cobertura y la línea editorial. Todos ellos tienen alcance digital promoviendo y ejerciendo con sus matices la crítica al poder. Y, por ello, no son indiferentes a los temas de fondo que calan duro. Con mayor o menor investigación buscan estar en el ánimo de su público y frecuentemente, provocan molestias a los personajes del poder.

Por lo tanto, el contexto podría dar indicios de lo que está detrás de esta reacción inesperada y violenta desde el silencio y la complicidad de la madrugada con el hacker o mejor los hackers y sus subsidiarios.

Primero, estamos en un estado singular por los actores sistémicos y no sistémicos que en el operan y en medio, de una campaña política anticipada, que el próximo verano renovara en forma concurrente la gubernatura, las 18 alcaldías, las 40 curules del Congreso local y los siete diputados federales, es decir, estarán en juego 84 cargos electos incluidos los de síndico procurador sin considerar a los suplentes de diputados y en esa lógica de poder, podrían andar “sueltos los demonios” con sus “investigaciones” sobre reales o supuestos amarres bajo la mesa, conspiraciones abiertas o veladas, “fuego amigo” y campañas negativas abiertas.

Se parte de la idea del caos y de los juegos de suma cero, donde lo que pierde uno lo gana otro y, sobre todo, quien da las órdenes tras bambalinas y paga a esta suerte de émulos malos de los rat fuckers, como se autodenominaban orgullosamente los espías del escándalo de Watergate (Castell, dixit).

Hay, incluso, actores políticos que llevan a cabo una campaña intensa buscando posicionarse en el ánimo público, meterse en las encuestas de intención de voto y celebran acercamientos con dirigentes nacionales con el fin al menos de hacerse la foto que genere sinergia y la percepción de su aspiración, pero en sentido inverso, hay otros actores políticos que buscan evitar que ello suceda a golpe de declaraciones públicas.

Segundo, estamos en medio de la peor epidemia que hayan vivido los sinaloenses desde la de la fiebre bubónica que asoló a Mazatlán a principios del siglo pasado y ya costó más de 3 mil vidas sinaloenses y tenemos, al menos, cerca de 20 mil contagios, lo cual tendrá un efecto en el ánimo de los electores y especialmente entre aquellos que han sufrido pérdidas por las carencias en el sistema de salud y las inexistentes políticas de apoyo a la empresa y el trabajo.

Tercero, los estragos en la economía se han dejado sentir a través de quiebra de cientos de empresas y otras que operan a la mitad o menos de su capacidad instalada, despidos de miles de trabajadores y en muchos casos, recortes en los salarios que ha supuesto el empobrecimiento de las familias sinaloenses.

Y, cuarto, todo ello lo ha venido documentando puntualmente la prensa que hoy es atacada y con el objetivo claro de intimidar a los propietarios y a los periodistas que están poniendo los puntos sobre las íes.

En el tema electoral, habría que decir, que la contienda por la gubernatura viene polarizada entre Morena y el PRI, aunque todavía cabe la posibilidad de un candidato PRIMOR, y de suceder esta fórmula heterodoxa, la polarización podría alcanzar al PAN, en caso de que logre capturar el movimiento nacional de protesta contra AMLO y presente en Sinaloa un candidato meridianamente atractivo que logre capitalizar el descontento con las políticas públicas estatales y federales.

En fin, el ataque cibernético está dirigido y busca obtener algo en una atmosfera contaminada, o sea debemos estar preparados para los siguientes y no descuidar los objetivos y el contexto en que viene sucediendo.

Columna publicada el 27 de septiembre de 2020 en la edición 922 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

La denuncia de Emilio Lozoya

Consulte aquí el texto íntegro
RÍODOCE EDICIÓN 925
18 de octubre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos