diciembre 1, 2020 11:14 AM

Cine: ‘Galletas de animalitos’

pelicula-galletas de animalito

Luego de colaborar por varios años con diferentes productoras, Blue Dream Studios le entra de lleno al mundo del cine con su primer largometraje: Galletas de animalitos (Animal Crackers/EU/2017), dirigida por Tony Bancroft, Scott Christian Sava y Jaime Maestro Sellésuna, una cinta decente, medianamente entretenida, que desaprovechó su recurso principal para convertirse en un clásico entrañable.

En la historia, como el encargado del control de calidad en una empresa de galletas para perros, Owen no es el más contento, pero un trágico accidente en el legendario circo de su familia, lo lleva a dedicarse a lo que siempre ha deseado, para lo cual son de mucha ayuda su esposa Zoe, su hija Mackenzie, el simpático payaso Chesterfield y unas deliciosas y mágicas galletas, aunque su tío Horatio hace todo lo posible para impedirlo.

El filme escrito por Dean Lorey y Scott Christian Sava tiene a su favor centrar la trama alrededor de unos personajes que son muy queridos y disfrutados por mucha gente: las galletas de animalitos. Para algunos podrán ser lo más rústicas, simples y sencillas; para otros una de sus golosinas preferidas, que la comen desde niños, al igual que sus padres y abuelos –incluso, al parecer, en México hay quienes les dedican un día para celebrarlas: el 18 de abril. En ese sentido, serán muchos los interesados por ver la cinta.

Es indiscutible que la película basada en la novela gráfica de Scott Christian Sava acierta en cómo darles vida a los animales y llevarlos de nuevo al contexto del circo, porque a través de la magia de la imaginación chicos y grandes pueden pertenecer a la fauna y volver a ser humanos cuando quieran. También, en concordancia con la protección a los animales, atina en la forma de transportar a estas criaturas al mundo del espectáculo, sin ser dañadas, sino disfrutando al máximo lo que hacen.

En general, la cinta disponible en Netflix desde julio pasado no tiene mayor problema, su historia encanta a niños y adultos; los números musicales cumplen con la tarea; muestra una familia que se lleva muy bien, disfruta de su compañía y sus miembros se apoyan mutuamente; se desarrolla en una de las pistas para exhibiciones más gustadas por la mayoría; su premisa es creativa; invita a luchar por los sueños y a no dejar de buscarlos solo por dar gusto a los demás. Sin embargo, es como esa comida que quita el hambre, pero carece de un sabor particular que merezca probarla de nuevo: su ritmo es muy lento la primera mitad; hacen falta más atracciones circenses; su animación es más de lo mismo; provoca la risa, más no la carcajada; y no hay una conexión entre la idea de “galletas de animalitos” de la realidad con la que expone la cinta, como para que quede en la memoria, al menos, por unos días.

Por cierto, el doblaje en español no es en nada malo. Entre otros, incluye a los colombianos Andrés Palacio (Owen), Alejandra Crispin (Zoe) y Giovanni Cruz (Chesterfield). Sin embargo, en inglés, Galletas de animalitos se luce con las voces de Danny DeVito (Chesterfield), Ian McKellen (Horatio), Emily Blunt (Zoe), Sylvester Stallone (Hombre Bala) y John Krasinski (Owen). No se la pierda… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 09 de agosto de 2020 en la edición 915 del semanario Ríodoce.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 931
29 de noviembre del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos