junio 19, 2021 3:55 PM

La renuncia anunciada de González Torrentera

DAVID GONZÁLEZ. El 'Químico' torció el rumbo.

Acusa al “Químico” Benítez de no respetar acuerdos  y cambiar de intereses y lealtades políticas

 

 

“Pues no me recibió, no me contestó mensajes, no me abrió la puerta”, dijo David González Torrentera, refiriéndose al presidente municipal de Mazatlán, momentos después de renunciar a su cargo  en la SEDECTUR.

Para David González Torrentera, el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres no sólo perdió la visión y el rumbo trazados por la 4T, sino también el liderazgo de quien debería tener las riendas y control  de la ciudad.

El jueves 6 de agosto, González Torrentera, considerado como uno de los hombres más cercanos al “Químico” Benítez, renunció públicamente como titular de la Secretaría de Desarrollo Económico, Turismo y Pesca (SEDECTUR).

“Creo que cuando entran al ruedo intereses personales que se ponen por encima de un proyecto que ya venía trazado y que se visualizaba con posibilidades reales de trascender a nivel estatal, se pierde el rumbo”, sostiene.

Señala que cuando los intereses que entran en juego no son los convenientes y el “Químico” como gobernante no logra discernir lo bueno y lo malo de ellos, se empieza a generar la desarticulación de equipos que al final de cuentas al único que afectan es al líder que está en la cabeza de presidencia municipal.

“Creo que ya somos quince funcionarios de segundo nivel que hemos salido de la administración del Químico Benítez”, lamenta.

Explica que su salida obedece a la pérdida de la visión que guiaba el proceso electoral de 2018, cuando se estructuraron las propuestas y la plataforma política basadas en la 4T y cuando se desvirtuaron se perdió la armonía en las dependencias del gobierno municipal creando un ambiente político insano.

González Torrentera cuenta que desde que fue candidato a diputado el 2016, le interesa la participación política y  cree firmemente en los preceptos de no mentir no robar no traicionar que marca el presidente de México.

“Pero sobre todo el tema de purificar la vida pública, porque ese es un término que ha usado mucho el presidente y yo lo entiendo perfectamente, se trata de que el ejercicio de gobierno es un ejercicio transparente, honesto y justo”, afirma.

En esa tesitura, González Torrentera comenta que tener aspiraciones políticas no es pecado, porque el que no aspira a crecer no tiene motivos para vivir, pero considera incorrecto valerse de un espacio de la función pública para promocionarse mediante recursos públicos en busca de la candidatura.

“Yo aspiro a ser presidente municipal de Mazatlán, por eso prefiero alejarme de un equipo de que también te digo que perdió el rumbo y buscar desde otra trinchera seguir fortaleciendo la presencia del partido, sobre todo los ideales de Morena”,  asegura.

Critica que hay personas que se dicen de Morena, pero si se observan sus acciones políticas no coinciden con los ideales que formaron el partido.

“Habemos personas que no veníamos con el partido antes pero sí tenemos la calidad moral para poder enfrentar y salir a defender esos ideales”, presume.

—¿Con su aspiración a la alcaldía empezaron sus diferencias con el alcalde?— se le pregunta a González Torrentera.

-Mire amigo, en política los acuerdos se deben de respetar. Yo personalmente hablé con el presidente, desde que estábamos sumando al equipo yo le informé que yo tenía aspiraciones políticas.  Incluso  a principios de este año, hablamos de posibilidades en ciertos espacios, en ciertas posiciones en las que él acordó… pero bueno, los intereses y las lealtades de su parte (del alcalde) cambiaron y por eso ahora, no existen las condiciones para que yo desde esta trinchera, desde este equipo busque esto que es una aspiración legítima.

—¿El secretario del Ayuntamiento de Mazatlán ya le había pedido la renuncia?

—Sí.  Ante las diferentes visiones y ante las diferencias de opinión sí me hizo el comentario el secretario, pero yo les respondí respetuosamente: ‘yo el acuerdo que hice y la solicitud que tuve de unirme a un equipo para apoyar a un líder, lo hice de manera personal no a través de mensajeros’. Entonces yo busqué hablar con el presidente,  pero no es su estilo del “Químico”  tomar de frente este tipo de decisiones como es la renuncia de un funcionario público.

—¿No teme que al igual que con otros funcionarios que han renunciado, de usted vayan a decir que renunció por “rata”?

—Mira yo creo que es un argumento barato, de muy bajo nivel político. Si hay quien realmente haya salido por un tema semejante, habrá que tomar las medidas, habrá que ser más bien responsables y denunciar y darle seguimiento al tema. Porque si solamente lo mencionan, porque se va alguien, pues son palabras al aire que no hacen ver bien a un líder ni a un político.

—¿Usted sí conoce los verdaderos motivos de las renuncias de sus compañeros?

—Yo en lo personal no conozco los motivos de todos los que han salido. De muchos sí. Sé que era falso lo que decían que salieron por ratas. Mucho tuvo que ver el tema político, hay que recordar que el Químico no ha sido un político de consensos, ha sido más un político de confrontación y por esto no hace equipo con los diputados locales, ni hace equipo con los diputados federales, de aquí de Mazatlán.

—¿El alcalde ni con sus compañeros de partido hace equipo?

—Mire, si alguien que venía de un proyecto de tantos años en el que antes eran compañeros que forjaron un camino, se desprenden de esta manera y el común denominador es una persona, entonces hay que buscar y analizar bien quién es el problema. Yo lo único que puedo decir: mis respetos para todos mis compañeros que han renunciado. Se me ha querido culpar que estuve metido en esas renuncias, pero no es cierto. Las renuncias siempre las ha operado el secretario del Ayuntamiento.

La renuncia de David González Torrentera, se suma a la del secretario de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Federico Rivas Valdez, ocurrida el 26 de julio pasado, mismas que por diversas razones, se encadenan a una
especie de desbandada iniciada con las renuncias de Marsol Quiñones Castro y Óscar Blancarte Pimentel, en el Instituto de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán, en la administración presidida por el “Químico” Benítez.

Artículo publicado el 09 de agosto de 2020 en la edición 915 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.