julio 26, 2021 2:15 PM

En plena pandemia abandona sindicato a empleados del IMSS

protesta IMSS-Mazatlán (1)

Trabajadores del IMSS, entre el temor de contagiarse y el hostigamiento laboral; el sindicato, cómplice de la institución

 

 

La muerte de la enfermera Guadalupe Montes de Oca a causa de Covid-19 en Mazatlán, movió al personal de por sí consternado, a exigir acciones concretas para cuidar su salud, pero no fue el único.

Lea: Muere enfermera mazatleca de Covid-19 https://bit.ly/2Z4Kk4e

“También falleció otro compañero que era técnico de aparatos de radio diagnóstico, Rosario “N”, él falleció ayer en la madrugada y Lupita la enfermera en la tarde”, reveló un trabajador del IMSS el 26 de junio pasado.

“Fueron dos compañeros en menos de 24 horas. Se dice que a raíz de eso y un escrito, hay una supervisión de México, ayer estuvieron en Villa Unión porque allá también falleció un médico un día antes”, indicó.

A partir del deceso de Lupita, como era conocida por sus amigos, las revelaciones de irregularidades al interior del IMSS en Mazatlán se fueron desgranando pues en la manifestación que generó su pérdida, dijeron, estuvieron presentes integrantes del sindicato, pero solo para checar qué tenían qué decir y qué no.

“La verdad, desde que empezó esto, ellos han estado ausentes, no han atendido dudas ni peticiones”, aseguró una trabajadora que pidió guardar la confidencialidad de su identidad, pues a nadie se le permite hablar con la prensa bajo ninguna circunstancia.

En mensajes de audio atribuidos a líderes sindicales de Mazatlán, se les pide que “no hay que escupir para arriba y que no hay que acusarse entre sindicalizados. Nuestros estatutos así lo marcan. Podemos ser sancionados”.

En el audio se les pide que quien pueda citar a los medios de comunicación “al menos para que vean que nos estamos manifestando sobre las situaciones que están pasando al interior del Instituto, vamos a ser muy estratégicos sobre las situaciones o declaraciones que se puedan dar a los medios de comunicación, tenemos que ser muy responsables y no exponer a ninguno de nosotros como trabajadores sindicalizados ojo, porque podemos escupir pa’arriba y que nos caiga a nosotros mismos, que eso es lo que tenemos que cuidar; para eso hay una organización y una estrategia, el doctor Alfredo Jiménez ya giró indicaciones para que tengan el respaldo total, y sobre todo la organización, para que no haya afectación para los trabajadores, y vamos pa’delante”, subrayó.

A lo mejor ustedes hacen una separación entre los que están en el sindicato y los que no, y hacen otra entre quienes pertenecen a la estructura sindical y los trabajadores que no pertenecen a esa estructura, continuó, “pero somos los mismos, nos duele exactamente lo mismo”.

 

PROTESTAN CONTRA EL IMSS. Asedio inexplicable.

 

“Tenemos que ser muy responsables también en el actuar que vamos a tener, no soy yo, no me den las gracias a mi porque somos un equipo, y nos regimos por lineamientos, aparte no se olviden somos servidores públicos federales y estamos supeditados a todo el desmadre, a todo el pinche desmadre que nos manda el órgano interno de control del órgano de la Función Pública, eso hay que verlo muy de cerca, y saber la responsabilidad de nosotros es cuidar, que si hacemos este tipo de actos, blindar la situación para ustedes, porque créanme que si llega a haber una afectación que tenga que ver para el instituto, lo primero que van a hacer es, van a venir con nosotros, nosotros les vamos a dar la espalda, ya hablé ahorita con el doctor Alfredo y esto es trabajo en equipo”, asentó.

Criticaron que al inicio de la emergencia sanitaria, se logró un acuerdo para que quienes padecieran alguna enfermedad o bien tuvieran a su cargo a niños, se les otorgaría una licencia, pero no hay piso parejo para todos, solo para algunos mandos.

“Por ejemplo en mi unidad se fue de licencia el director, que por qué es diabético pero él no está en área de atención a pacientes, y es licencia con goce de sueldo, y los están recibiendo con estímulos de puntualidad y asistencia”, dijo un trabajador.

Otra queja ha sido el bono Covid, pues no todos los que están en esa área lo están recibiendo.

“Además, desde el inicio, cuando pedían material de protección a dirección en el “Seguro Viejo”, la respuesta era que solo era para los del ‘covitario’ y que si querían material de protección que entonces se bajaran a atender pacientes covid (…) hasta que empezaron a salir los compañeros contagiados y advirtieron que iban a levantar un escrito, entonces se fue de licencia el director”, señalaron.

Con relación a la capacitación, aseguran que no la recibieron, pero sí la exigencia de un epidemiólogo para obtener la firma de haber recibido. “Malamente la gente firmó, y le dices que no has sido capacitado y se molesta, y algunos optamos por hacer el curso Covid en línea que implementó el IMSS a nivel nacional”.

El temor de ser contagiados crece a medida que avanzan los días de la emergencia sanitaria. El miedo es no solamente entre el personal que atiende directamente a las áreas Cóvid, sino en todo tipo consultas médicas. En la clínica el personal ha optado por invertir en su propia protección personal. Compran cubrebocas N95 para trabajar con mayor seguridad en 100 pesos, pero lo han llegado a comprar hasta en 195 pesos, caretas de protección fácil en 175.

En una sola ocasión el IMSS les proporcionó cubrebocas N95, pero no todo el personal alcanzó. Por el costo de este tipo de equipo protector, lo cuidan y los llegan a utilizar hasta por una semana.

Por el incremento de pacientes, desde mayo al personal de diversas áreas hospitalarias, se les empezó a comunicar que podían ser enviados a áreas de Covid. En un oficio dirigido a Alfredo Jiménez Noriega, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Seguro Social Sección XII Sinaloa, demandaron que se parara el hostigamiento laboral. Exigieron a los jefes de servicios no caer en provocaciones, amenazas verbales ni chismes sobre la posibilidad de ser reubicados, porque podría atentar contra su salud mental y emocional.

En el mismo oficio los médicos pedían también la otorgación de insumos necesarios para desempeñar su trabajo en base a lo publicado en el infograma de la Secretaría de Salud, donde se especifica que para los médicos de primer nivel,  cubrebocas triplecapa o tipo concha y guantes.

“Es un hostigamiento y hay un clima laboral muy pesado”, resume un médico que prefiere refugiarse en el anonimato.

Artículo publicado el 05 de julio de 2020 en la edición 910 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.