agosto 4, 2020 5:45 PM

Reordenamiento del centro de la ciudad es una realidad a corto plazo

culiacan-centro

Es el mediodía del jueves 28 y la calle Ángel Flores luce sola. Habitualmente a esa hora gente se amontona para buscar sombra mientras espera el camión. Estudiantes, amas de casa, trabajadores. La aglomeración se concentra a lo largo del día en el centro de Culiacán.

También en otras zonas de casi toda esa área. Sobre Juan Carrasco casi esquina con Miguel Hidalgo, las filas de personas se dispersan hasta Rosales al sur y las aglomeraciones se dan por las paradas de autobuses.

Esto es debido a que el 90 por ciento de las rutas que atraviesan la ciudad entran al centro. El polígono comprendido entre Juan Carrasco, Madero, Riva Palacio y Malecón Viejo, está lleno de paraderos de autobuses, y la gente, aunque no tenga asuntos en el centro, sus pasos lo cruzan.

Y la gente se remolina en estrechas banquetas, la mayoría de apenas metro y medio de ancho y otras tantas de un metro. La prioridad ahí es para los camiones urbanos que pueden llegar a llenar una calle sin problemas y a veces sin ayuda de vehículos particulares. Y con el centro cerrado al tránsito vehicular, su realidad parece otra.

Sin embargo esta realidad deberá cambiar. La apertura a vehículos motorizados es inminente y aunque no ha sido confirmado por la autoridad local, se prevé la apertura de un par de calles de manera parcial entre el 1 y el 7 de junio, según dijo el mismo alcalde Jesús Estrada Ferreiro.

Organismos ciudadanos como el Mapasin y el Instituto de Planeación Urbana de Culiacán (IMPLAN) coinciden en que la pandemia obligará a la búsqueda de una nueva movilidad en Culiacán.

“Yo empezaría por decirte que a todos nos agarró por sorpresa este fenómeno, es algo inédito, algo que estamos viviendo y que estamos construyendo juntos”, explicó el titular del IMPLAN, Alberto Medrano.

“La peatonalización de algunas calles sería parte de los proyectos importantes para poder ver cómo manejamos al centro”, añadió.

En febrero se inició la intervención de la calle Morelos y concluyó con su cierre al tránsito vehicular. “Pero hoy el polígono que se amplió para el manejo peatonal, es más amplio y eso nos implicó mover rutas de transportes, que son situaciones que se tienen que analizar para plantearse porque en esto está metido Gobierno del Estado pero está funcionando”, añadió.

A partir del 2009 se han regenerado algunos tramos de calles en el centro, y según el IMPLAN, se han realizado con los objetivos de modificar el diseño de banquetas y calles en función de las necesidades viales y peatonales de cada sección de las calles para garantizar banquetas cómodas y libres de obstáculos para los peatones y personas con discapacidades en la totalidad de las calles del centro de la ciudad.

Sin embargo dichas calles son minoría. Entre paraderos de autobuses y establecimientos de ambulantes, las aglomeraciones son comunes en la zona y la movilidad a pie un problema para el ciudadano.

Desde Mapasin opinan que la pandemia ha cambiado la forma en la que vivimos la ciudad y la movilidad en ella. Las ciudades del mundo han tenido que hacer ajustes en sus sistemas de movilidad y en Culiacán ante la inminente reapertura este será un problema más a enfrentar.

Actualmente no existe ciudad que no dependa del transporte público para los desplazamientos de sus habitantes, y desde 2009 han surgido proyectos piloto o medidas temporales que han resultado positivas y ponen la posibilidad sobre su permanencia.

“Diversos expertos a nivel internacional han señalado que el problema no es el espacio, pues existe, si no la estructura actual de las calles. Es decir, debemos regresar a los modelos de movilidad sustentable como el transporte público, caminar o andar en bicicleta el espacio que les corresponde y disminuir el espacio al transporte privado, que sabemos es el que más ocupa espacios y genera mayor contaminación”, señala un comunicado de Mapasin.

Pero no existe solución y la fecha está encima. La crisis sanitaria dejó en evidencia que incluso las grandes ciudades tuvieron problemas para enfrentar el tema del transporte masivo de personas de cara al Covid-19.

En Culiacán un porcentaje considerable de unidades del transporte público que dejaron de circular y eso abonó a la generación de filas masivas en los paraderos temporales, sobre todo en ambas esquinas del bulevar Francisco I. Madero con Domingo Rubí.

Y esto se vuelve uno de los problemas. Tan solo en Culiacán más del 46 por ciento de la población usa el transporte urbano como medio de movilización.

Por ello se plantea la sanitización en paraderos, buscar paraderos oficiales en los cuales por las restricciones de la pandemia el acceso tendrá que ser atendido de distinta manera y a corto plazo mejorar la movilidad en transporte.

El tema de caminar y andar la bicicleta son opciones que se tienen que visualizar, según opina el titular del IMPLAN, “porque vamos a ser mucha gente en el momento que se abra la ciudad y en ese sentido la diversificación de los modos de transporte será muy importante”, añade.

Pero un plan a ejecutar en específico no existe. No por parte de la comuna ni del IMPLAN. Aún están en revisión y estudio, nada por escrito. La movilidad en el centro de Culiacán aún no queda resulta en los tiempos del Covid-19 y la jornada nacional de sana distancia concluyó.

Artículo publicado el 31 de mayo de 2020 en la edición 905 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 914
02 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos