abril 12, 2021 7:18 AM

Sebastian celebra el Día del Niño lejos de su madre, quien es enfermera

niño-pizza

El 30 de abril fue diferente para Sebastian. A pesar de llevar más de dos semanas en casa de su abuela tendrá un festejo del Día del Niño: pizza, pastel, un par de regalos. Su mamá no podrá acompañarlo porque es trabajadora de la salud y en su temor de contagiarlo tuvo que dejarlo con su abuela.

Pero Sebastian lo toma con optimismo. Una figura del hombre araña mengua su tristeza. Tiene pegamento en manos y pies y al arrojarlo contra la puerta, se queda pegado. Un juguete muy simple pero que le alegró el rato un instante en casa de la abuela.

Dice que a pesar de estar encerrado es un Día del Niño especial, le ha gustado. Su mamá va a verlo diario. No entra en la casa, desde la ventana le lanza cariños y platican un momento. A pesar de contar con siete años Sebastian comprende la situación.

Pero hay otros que no lo comprenden tanto. Sobre el bulevar Rolando Arjona, justo en la entrada de la Conquista, filas y más filas de vehículos circulan. Pastelerías, una pizzería y otros negocios hacen su agosto en abril. Las bajas ventas subieron de un día a otro.

El bulevar Enrique Sánchez Alonso se nota de manera similar. El desfile de vehículos bajo los 38 grados de la primavera Culichi no impide que busquen comprar la pizza, la hamburguesa o el “Kentucky”. El pretexto ideal para romper la cuarentena ha sido el festejo del Día del Niño.

Apenas anoche el secretario de salud Efrén Encinas advirtió sobre la llegada del pico más alto de la epidemia dentro de tres semanas. El periodo de incubación del virus es de 6 a 12 días. Pero a Culiacán parece no importarle a pesar de contar con más de 300 contagios y 95 muertes.

La indicación de la autoridad de quedarse en casa se omitió y en un instante algunas calles se llenaron.

Sin embargo unos pocos comprenden más la situación. Algunas familias buscaron festejar de manera diferente: unos waffles para desayunar, una piñata del coronavirus, juguetes envueltos artesanalmente. La onda fue quedarse en casa.

Mientras tanto Sebastian espera que caiga la tarde para a través de la ventana ver a su madre. Esos minutos los saborea como la pizza que llegó a través de UberEats. Y su madre, trabajadora de la salud en una clínica del IMSS, también cuenta los días para poderlo abrazar.

Pero la opulencia del culichi golpeó otra vez la mesa. Y al igual que entre el 14 y el 15 de marzo hicieron caso omiso de la autoridad y acudieron al carnaval de Altata, hacen lo mismo el 30 de abril.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
MÁS DE 90 MUERTOS Y DECENAS DE DESAPARECIDOS POR INUNDACIONES EN INDONESIA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos