sábado, octubre 16, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Los saldos rojos de Tepuche

tepuche

Caen dos comandantes en medio de la guerra

 

 

La tensión en la zona de Tepuche crece en medio de la guerra intestina del Cártel de Sinaloa en ese sector.

A los enfrentamientos y las amenazas de irrupción de grupos armados a quemar casas, se suma el asesinato del comandante de la sindicatura Jovel Pérez Meza y de un ex comandante y ex candidato a síndico.

Lea: Otra guerra interna del Cártel de Sinaloa azota a Culiacán https://bit.ly/39wU35v

El ex comandante de esa sindicatura Luis Alberto Monárrez Lizárraga fue asesinado el martes pasado (24 de marzo), dos días después del plebiscito para elegir síndicos municipales en el que fue candidato.

Menos de 24 horas después, asesinaron al comandante de la sindicatura y golpearon y desarmaron a dos agentes.

Desde noviembre del año pasado, la zona de Tepuche y Jesús María el grupo de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, encabezados por el Nini sostienen un pleito con el grupo de Ismael el Mayo Zambada, liderado por el Ruso.

Apenas el domingo 22 de marzo, Luis Alberto Monárrez fue candidato a síndico de Tepuche y perdió, el ganador fue Héctor Bartolo Zamudio Ríos.

Actualmente ya no pertenecía a las filas de la Policía Municipal pero en 2017 fue el comandante de la sindicatura.

Dos días después de la elección de los síndicos, Luis Alberto fue asesinado a balazos cuando circulaba en su vehículo Nissan Sentra, por una brecha del poblado La Vainilla, en la sindicatura de Jesús María.

Al día siguiente del asesinato del ex comandante de Tepuche, asesinaron al que actualmente era el comandante.

Alrededor de las 7:20 horas del miércoles (25 de marzo), Jovel Pérez Meza fue asesinado dentro de la comandancia.

Hombres armados a bordo de al menos cinco camionetas irrumpieron en el edificio y dispararon contra el policía.

A otros dos elementos los despojaron de las armas y los golpearon.

Los fusiles de los agentes fueron abandonados en la calle, a unos metros de la comandancia.

Los primeros días del mes, vecinos de poblados de la comunidad habían pedido ayuda, anunciaron la creación de la Fuerza Comunitaria Rural y exigieron al Ejército la instalación de una base permanente.

Los habitantes de Aguacaliente, San Rafael, Mojolo, Palos Blancos, Tecolotes, Barrio de San Juan, La Guásima y La Reforma, también se manifestaron en las instalaciones de la Novena Zona Militar para reiterar la exigencia de la base militar.

Lea: El norte de Culiacán y la tormenta que se asoma https://bit.ly/2JsUUcX

Decían tener temor de que sucediera algo similar a lo que había ocurrido los días previos en la colonia Loma de Rodriguera y en Paredones.

En la Loma, se enfrentaron grupos armados la mañana del viernes 6 de marzo, pero en el lugar solo quedó una camioneta con balazos.

En el transcurso de la mañana localizaron un lesionado de bala que fue llevado al Hospital Civil por sus familiares y luego trasladado al hospital del IMSS.

Al mediodía, un grupo armado ingresó a la clínica, subió al herido a un vehículo y cuando se retiraban sostuvieron un enfrentamiento con militares que dejó cinco detenidos, incluido el lesionado.

Casi de manera simultánea un convoy circuló por el fraccionamiento La Conquista y golpeó a un agente de la Policía Municipal.

En la comunidad de Paredones, de la sindicatura de Jesús María, ubicada en la zona de conflicto entre el Nini y el Ruso, los vecinos reportaron al 911 que un grupo armado recorría las calles del poblado incendiando las casas.

La tarde del 4 de marzo, hicieron al menos 10 llamadas al número de emergencias e incluso contestaban las llamadas que devolvían los operadores para obtener más información y aseguraban que había personas quemadas dentro de las casas.

En la comunidad no hubo ninguna casa quemada, según agentes policiales, los vecinos magnificaron los reportes para que acudieran rápido las corporaciones policiales y el Ejército debido a que sí había amenazas de la posible irrupción de un grupo armado.

En la colonia Rubén Jaramillo, ubicado en el mismo sector que la Loma de Rodriguera, el 26 de febrero, un grupo armado circuló por la calles hasta llegar hasta una casa donde asesinaron a un hombre.

El 17 de marzo, en el poblado La Higuera, en las inmediaciones de Paredones, elementos del Ejército circulaban por una brecha cuando se encontraron con un vehículo en el que viajaban hombres armados.

Los presuntos sicarios embistieron el vehículo militar con su camioneta y se salieron del camino.

Ahí detuvieron a Óscar “R”, Fredy “M” y Victor “A” con siete armas largas, 32 cargadores, mil 245 cartuchos de diferentes calibres y chalecos tácticos.

Los tres fueron vinculados a proceso por los delitos de acopio de armas, posesión de cartuchos y portación de arma de fuego del uso exclusivo de las fuerzas armadas

 

Habían amenazado a ex comandante

Durante la campaña de Luis Alberto Monárrez Lizárraga, el abogado Ricardo Sauceda Mendoza, fue su asesor.

En los días en que anduvieron recorriendo las rancherías de Tepuche, dice, nunca hubo alguna intimidación.

La amenaza fue antes de que se registrara como candidato a síndico.

El abogado comentó que a inicios de marzo el policía lo buscó para que lo acompañara en la candidatura y ahí le manifestó que recibió una llamada telefónica en la que le exigían que no participara.

“Fue un aviso de que no participara pero él no le dio la importancia que a lo mejor tenía o tampoco podemos asegurar que haya sido por eso, pero está el antecedente; ojala que la Fiscalía General del Estado investigue y determine si tiene que ver con la participación de él en la candidatura a la sindicatura o no”.

“Él no creía que pasara algo, anduvimos con él casa por casa, lo acompañamos. Era una persona muy noble y de familia muy humilde, nunca me dio la impresión de que anduviera involucrado en actividades ilícitas, vivía en casa prestada, no se le miraba dinero, no usó dinero en la campaña, nada más anduvo platicando con la gente”, dijo.

El día que le platicó de la amenaza, el ex agente le dijo que no tenía problemas con nadie y andada por todos lados tranquilo y que tenía dos años que había dejado la corporación.

“Me dijo fui policía, fui comandante, sí me gustaría ser síndico de Tepuche porque es una sindicatura de las más abandonadas, yo lo anduve acompañando y nunca vimos nada malo”, expresó.

Artículo publicado el 29 de marzo de 2020 en la edición 896 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 976
10 de octubre del 2021
GALERÍA
Estragos por el paso del huracán 'Pamela' en Mazatlán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.