abril 15, 2021 12:10 PM

Caro-Maduro, el nuevo cuento de EU

Maduro-caro quintero

En acusación inédita, hacen del presidente venezolano cabeza de un cártel de la droga

 

El presidente venezolano Nicolás Maduro Moros tendría desde 2017 al frente del cártel de Los Soles, y entre sus socios comerciales para el trasiego de droga se encuentra el narcotraficante sinaloense Rafael Caro Quintero, afirma una acusación presentada el jueves de la semana pasada en Nueva York.

Lea: Arresto de Ismael Quintero, un paso para atrapar a su tío Rafael Caro https://bit.ly/38m91vh

La acusación llega en medio de una pandemia que amenaza con colapsar la economía y el orden mundial, y sin embargo el gobierno estadounidense parece no perder el tiempo, y como en su momento ofreció 20 millones por Caro Quintero, ahora ofrece 15 millones por quien proporcione información que ayude a la captura de Maduro.

El expediente señala que el finado presidente venezolano, Hugo Chávez, también formaba parte de la misma red criminal, aunque debido a su deceso no lo incluye entre los acusados.

La supuestas pruebas que afirman nexos entre Nicolás Maduro y Caro Quintero son producto de una grabación hecha por agentes encubiertos de la DEA, que se hicieron pasar por compradores de droga, y quienes se habrían reunido con un socio del presidente venezolano para una transacción por varias toneladas de cocaína, y el trabajo era garantizado, pues quien estaría a cargo “era gente cercana a Caro Quintero”.

—¿Quién?—, preguntaron los agentes encubiertos, que grababan la conversación.

—Caro Quintero, ¡ya sabes! El cabrón que mató al agente hijo de puta que trabajaba para la DEA y que estaba encubierto—, habría respondido el socio de Maduro, identificado como Seuxis Paucis Hernández Solarte, se lee en la página 16 del expediente.

El documento, desclasificado el jueves de la semana pasada (26 de marzo)por el Departamento de Justicia de Estados Unidos (USDOJ) se explica cómo el presidente venezolano tiene desde 1999 participando con el cártel venezolano “Los Soles”, aunque desde aproximadamente 2017 a la fecha es quien dirige ese cártel y negocia directamente con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en un afán de “inundar con cocaína las calles de Estados Unidos”.

“Maduro Moros junto con otros funcionarios venezolanos como Diosdado Cabello Rondón, Oliver Antonio Alcalá Cordones, Luciano Marín Arango y Seuxis Paucis, perpetraban actos de violencia contra Estados Unidos y su territorio”, se lee en el expediente 1:11-cr-00205-AKH, radicado en una corte federal del Distrito Sur de Nueva York.

Aún cuando el expediente fue apenas escrito el 5 de marzo pasado, fiscales estadounidenses han señalado que éste no se hizo de la noche a la mañana, sino que es un proceso de años en donde los fiscales se valen de todas las pruebas que les presentan agentes de la DEA, que a su vez reciben testimonios, fotos, grabaciones y videos de elementos encubiertos, así como declaraciones de testigos protegidos que actualmente colaboran con el gobierno de Estados Unidos.

No sería la primera vez que Estados Unidos afirma que un narcotraficante “inunda las calles de su territorio con cocaína”, pues en varias de las acusaciones presentadas contra Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, se emitió un señalamiento similar, y lo mismo se lee en acusaciones contra otros narcotraficantes.

Tampoco es la primera vez que da a conocer un expediente recién escrito cuando desea presentar pruebas contra un narcotraficante, porque tiene todas las intenciones de contra uno de ellos, como ocurrió con el ex fiscal de Nayarit, Edgar Veytia y contra Lucero Guadalupe Sánchez López.

En este caso, al igual que en los anteriores, los fiscales aseguran tener pruebas contundentes y bien robustecidas, como afirmó el fiscal general de Estados Unidos William Barr, quien señaló que “Nicolás Maduro aprobaba que aviones cargados de cocaína despegaran de sus bases militares rumbo a su país”.

“Tenemos las pruebas, por eso estamos yendo contra él”, afirmó Barr.

Maduro por su parte acuso de “miserable” a Trump, por los cargos en su contra, y dijo que todo era una acción extravagantemente extremista que formaba parte de un conjunto de acusaciones falsas.

“Así se lo digo: ¡Eres un miserable Donald Trump! Actúas como un vaquero racista y extremista que manejas las relaciones internacionales como un extorsionador”, dijo el mandatario en un discurso emitido en el palacio presidencial de Miraflores, en Venezuela.

 

Los cargos

Aún cuando un expediente judicial expone exclusivamente acusaciones que imputan a un acusado, en este caso hay un gran segmento dedicado a “la traición” de Maduro y de otros funcionarios de alto nivel en contra del pueblo venezolano.

“La corrupción por parte de militares de alto rango que están en la administración de Maduro, su misma legislatura y su aparato de inteligencia, todos estaban involucrados en facilitar la importación de toneladas de cocaína de Venezuela a Estados Unidos”, se lee en el expediente de 28 páginas.

Agrega: Nicolás Maduro Moros, ayudó, y una vez que asumió el poder de Venezuela, dirigió el cártel de Los Soles, para enriquecerse junto a otros funcionarios de alto nivel, pues este grupo, a diferencia de otros cárteles de centro y Sudamérica, que tratan de evitar importar droga a Estados Unidos “para no enfrentar la justicia americana”, Maduro y sus secuaces usaron la droga como un arma para afectar al país.

El documento agrega que el principal proveedor de cocaína era la FARC, con quienes negoció cargamentos por cientos de toneladas a cambio de armamento y así facilitar el tráfico, valiéndose de la ayuda de otras personas que operaban en Honduras y otros países de Centroamérica.

Aún cuando Maduro es el actual presidente de Venezuela, Estados Unidos no se refiere a él como “presidente”, sino como un “usurpador del poder” que ya no es reconocido por la actual Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, que lo desconoció en 2019.

En cambio reconoce a Juan Guaidó como el presidente interino, una mención que resulta inédita en acusaciones judiciales en contra de supuestos narcotraficantes.

En el caso de la FARC, Estados Unidos señala que ellos también han afectado los intereses de ese país, incluso, desde 1997 los tienen ubicados como una organización terrorista que ha colaborado con varias organizaciones criminales.
Incluso, en testimonios durante el juicio contra el Chapo, se acusó a líderes de la FARC de mantener relaciones con el cártel de Sinaloa, y desde entonces es común que se asocie a ambos grupos delictivos.

En este caso, la organización delictiva que más negocio hizo con la FARC fueron Los Soles, y quienes últimamente los dirige es Maduro Moros, se observa en la acusación.

Maduro Moros, Cabello Rondón, Carvajal Barrios y Alcalá Cordones tuvieron que ver mucho con enriquecimiento ilícito por varios millones de dólares, y de facilitar “armamento, incluyendo metralletas, municiones y explosivos a un comando militar”.

Nicolás Maduro tiene años recibiendo millones de dólares por permitir el libre trasiego de droga, incluso hay pruebas que en 2006, cuando era el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, se prestó para lavar cinco millones de dólares como parte de una conspiración para cometer narco terrorismo.

“A través de una tercera persona, usaban el dinero de la FARC para comprar equipo para extraer petróleo a una compañía de Malasia, y así hacerlo parecer todo legítimo”.

Por esos mismos meses, Hugo Chávez era uno de los líderes del cártel de Los Soles, y se supuestamente se valía de su puesto para apoyar a la FARC a través de su autoridad.

El expediente fue firmado por el fiscal neoyorquino Berman, y con éste se emite una orden para, en la primer oportunidad, arrestar a todos los implicados.

Esa aparente inmersión de funcionarios de alto nivel venezolanos con el crimen organizado, permitieron que la frontera entre Colombia y Venezuela permanecieran abiertas para el libre trasiego de droga, y tanto Chávez como Maduro habrían facilitado esa apertura.

“La carta abierta” para el tráfico de droga se mantuvo —explica la acusación—, hasta que Chávez falleció, y con Nicolás Maduro el trasiego se incrementó, incluso se expandieron a Europa, toda vez que en septiembre de 2013 detuvieron un cargamento de 1.3 toneladas de cocaína en el aeropuerto internacional de París, arrestando a los traficantes, quienes confesarían después que el líder era Maduro.

“Tras el aseguramiento de la droga, Maduro canceló un viaje a Nueva York para atender una reunión de las Naciones Unidas, y su argumentó fue que tenían información en donde se decía que conspiraban contra él”, se lee en la página 13.

Agrega: también se tienen grabaciones de agentes encubiertos que se entrevistaron con primos de Maduro, y con quienes se acordó mover varias toneladas de coca desde el hangar presidencial de Maduro, y aparentemente él ya estaba de acuerdo.

Artículo publicado el 29 de marzo de 2020 en la edición 896 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos