mayo 25, 2020 6:05 pm

Trabajadores de Salud, entre la angustia y la impotencia ante pandemia

hospitales

Con la certeza de recursos y medidas de seguridad insuficientes, el personal de servicio médico continúa laborando

 

Martha trabaja turnos de más de ocho horas en una clínica del IMSS. Desde la primera consulta a la última, las medidas de seguridad no son las más óptimas. Ella es pediatra y pidió el pseudónimo y no revelar la ubicación de su clínica. Su preocupación no sólo es que la gente no se toma en serio las recomendaciones para prevenir el contagio y propagación del Covid-19, sino que la autoridad no está preparada.

Lea: Una guerra que abraza a todos https://bit.ly/3dqWqKk

“Soy muy afortunada y paradójicamente soy desafortunada por ser médico”, explica y luego Martha revela sus principales preocupaciones ante la emergencia que comienza a crecer no solamente en México, sino en Sinaloa que hasta el cierre de esta edición ha registrado tres casos positivos en la entidad.

Desde el martes 17, la clínica 35 del IMSS y el Hospital General Regional número 1 del IMSS en Culiacán lucen con muy baja afluencia. Así lo corrobora el departamento de comunicación, desde donde se informó que son medidas para mitigar un posible daño al derechohabiente.

Se trata de la jornada de sana distancia para evitar aglomeraciones, permitiendo únicamente el acceso al paciente con un acompañante y no ingresar niños y adultos mayores sin requerir consulta médica.

Y las salas así lucieron. Casi vacías, pero sólo en algunos casos y no en todas las clínicas, según confirma Martha. Situación similar se vive en el Hospital General de Culiacán. La consulta externa luce con pocos usuarios. Únicamente las áreas de urgencias parecen tener mayor movimiento, las demás no.

Personal del IMSS ha realizado simulacros y otros eventos para prepararse, pero la gente no termina por creer.

Y debido a esta incredulidad, Martha y su pareja han decidido auto aislarse. Vivir juntos pero separados. El temor por contagiar seres queridos y familiares existe en ella.

“Ha habido simulacros y todo, pero realmente hay mucho pánico entre la población médica, la mayoría de nosotros nos vamos a auto aislar de nuestras familias, conscientemente decidimos no tener contacto con ella para no contagiarlos”, dijo.

“Es difícil para quienes tienen hijos o sus parejas no se dedican a algo hospitalario porque los estás exponiendo a diario. No puedo hablar por ellos porque no es mi caso, pero me han comentado que van a dormir en cuartos separados y pues es delicado porque no puedes estar cerca de tus seres queridos”, añadió.

Martha se da un tiempo en su jornada y piensa en los de fuera. Ellos, dentro de la clínica con las reservas y trabajos a marchas forzadas buscan prestar un servicio, es el trabajo diario. Pero el temor es por lo que se viene.

“No podemos negarnos a brindar atención y nos da impotencia ver que la gente anda en la calle, paseándose y no piensan que ellos mismos son los que van a decidir si viven o no porque no tenemos los suficientes insumos”.

Desde finales de 2019 el sistema de salud a nivel nacional ha acusado carencias tanto en medicamentos como en insumos. En Sinaloa, se ha recrudecido desde entonces y ni el IMSS, el ISSSTE o los Servicios de Salud del Estado han logrado abatir este problema, lo cual genera mayor incertidumbre en el equipo médico de cara a la contingencia sanitaria.

“Hay mucha gente que no cree y no toma las medidas adecuadas y con eso nos van a exponer a los de los servicios de salud porque somos los que vamos a enfrentar este problema. Ni lo van a enfrentar los del gobierno, ni las instituciones, ni los periodistas, vamos a ser nosotros, los que vamos a morir en el intento de salvarles la vida y eso es muy angustiante”, lamenta Martha.

Las medidas de reconversión hospitalaria, el plan para disminuir programaciones quirúrgicas, las consultas externas para no tener tanta presión, todo eso se va pensando para casos extraordinarios y para protección tanto de derechohabientes como de personal médico, según indicó el propio secretario Efrén Encinas Torres.

“La protección, primero, en todos los hospitales se está llevando capacitación para las medidas de bioseguridad y también qué es la enfermedad; el paciente que llegase al hospital, con que esté en su cuarto aislado, el virus no va a traspasar la pared, no es aeroportable, el paciente estará en un cuarto aislado y el personal que entre lo hará protegido, con cubre bocas N95”, explicó.

Lea: El encierro, nuestra mejor arma en esta guerra https://bit.ly/3dqIIak

Pero de eso Martha tiene sus dudas. Sin insumos y sin el equipo adecuado, trabajan más con los buenos deseos y optimismo que con un verdadero plan y método.

“Se está haciendo un programa tratando de salvar al trabajador, pero vamos a ir adaptándonos conforme pase el tiempo porque si se enferma personal sano vamos a tener que entrarle al quite todos”, comenta al respecto Martha.

“No siento apoyo suficiente. Nos dicen que no hay recursos, pero ese no es mi problema, nos lo tienen que dar. No siento que estén destinando el presupuesto adecuado para nosotros, creo que están pensando más en salvar la economía y dejarnos así, que la selección natural decida y que sobreviva el más fuerte”, añade.

Y las redes sociales influyen. “Falsa información, la gente no ayuda”, critica. “Las redes informan y desinforman. La gente no es consciente, no hace de su parte, no acuden al servicio realmente para lo necesario””, insiste.

Mientras funcionarios salen a diario a hablar de cifras, datos y expectativas, detrás trabajan 24/7 un equipo médico de cualquier sistema de salud. Y entre ellos Martha, preocupada, pero buscando mantener el optimismo, concluye:

“Mi expectativa es que quiero ser optimista, pero cuando me pongo a pensar seriamente en la situación me da miedo porque no depende de mí y eso genera mucha angustia, el saber qué va a ser de mí, de mi familia y nuestro futuro. Tengo miedo porque la gente es inconsciente porque no creo que estamos preparados para una contingencia”.

Artículo publicado el 22 de marzo de 2020 en la edición 895 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 904
24 de mayo del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral