martes, septiembre 28, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Cine: ‘El irlandés’

irlandes

Parecía que Martin Scorsese ya había contado (casi) todo sobre gánsters, mafia y poder, y que una película más acerca del crimen organizado era innecesaria, pero con El irlandés (The Irishman/EU/2019), el director estadounidense comprueba que los temas son inagotables, que su atractivo radica en cómo se expongan y que, a sus casi 80 años, aún tiene mucho qué decir, así repita actores y, en apariencia, de entrada, su historia luzca como un extenso y repetitivo anecdotario.

Si a El irlandés se le cataloga como una gran película y para algunos es una obra maestra, no es porque se trate de algo nuevo en la cinematografía de uno de los directores más consistentes, coherentes y creativos, sino porque cuenta con varios elementos que la hacen altamente disfrutable, como las actuaciones, la fotografía, el diseño de producción y la música.

Indiscutiblemente, el gran trabajo del director neoyorkino es Buenos muchachos (1990), con la que estableció una interesante y particular forma de contar historias de asesinos, a quienes no puede caracterizarse solamente como malos: también tienen su lado “humano”. El irlandés no es una continuación ni una repetición de ese clásico imprescindible, sino una trama única e independiente que, por su manera de precisar el proceder de los matones, podría considerarse una enciclopedia de un estilo inigualable, que se ve, escucha y huele desde lejos.

En esta ocasión, Scorsese se centra en Frank Sheeran (Robert De Niro) un veterano de la segunda guerra mundial y chofer de camiones convertido en el pistolero, estafador y mediador más solicitado por los grandes y verdaderos poderosos, para quien, si bien, la fidelidad y la honestidad a sus jefes es indispensable, está consciente de que entre ellos hay niveles y que, cuando alguien estorba en el camino, lo más viable es eliminarlo, para servir a quien, de verdad, lleva las riendas.

La cinta, escrita por Steven Zaillian, basado en el libro de Charles Brandt, no solo posee una buena historia, realmente disfrutable y contada de manera magistral, aun con sus altas y bajas en el ritmo y sus 3 horas y 29 minutos de duración. Además, reúne a esos actores del universo scorseseniano: Robert De Niro y Joe Pesci; y a otros que, curiosamente, apenas incursionan a él, como Al Pacino. Sin duda alguna, los tres se mueven como peces en el agua y hacen excelentemente bien su trabajo —extraordinaria esa escena en la que el Hoffa de Pacino regaña a sus trabajadores y el Frank de De Niro le reclama por recordarle a su mamá.

La película llama la atención en cómo rejuvenece a sus actores, por medio de los efectos especiales; por esa información extra de los personajes de cuándo y cómo van a morir; por esa particular frase de “pintar casas”, para referirse a “matar”, y cómo se ejemplifica o ilustra; y por su estilo para navegar en tres épocas distintas y retratarlas a la precisión, logrando una impresionante fotografía a cargo del mexicano Rodrigo Prieto.

La cinta, producida por Netflix, puede verse desde hace semanas en esta plataforma, la cual, por cierto, dejó claro su posicionamiento al conseguir, entre películas y series, 34 nominaciones para la próxima premiación de los Globos de Oro, de las cuales destacan, Historias de un matrimonio (2019), Los dos papas (2019) y la que nos ocupa ahora. No se las pierda… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 15 de diciembre de 2019 en la edición 881 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 974
26 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.