febrero 26, 2020 3:01 pm

En el Operativo Ovidio, ¿quién miente?

Gabinete de seguridad

En el operativo fallido para capturar a Ovidio Guzmán López en Culiacán el pasado 17 de octubre, que originó una cadena coordinada de actos violentos que obligaron a su liberación, aun cuando oficialmente nunca estuvo detenido, hay al menos cuatro versiones oficiales que se contradicen unas a otras, y que más que aclarar cómo y porqué ocurrieron los hechos, generan más dudas.

Lea: Operación Ovidio: precipitada, improvisada y fallida https://bit.ly/36f2BgT

La primera surgió de una videoconferencia que ofreció el Gabinete de Seguridad desde la Ciudad de México el mismi jueves 17 alrededor de las 19:30 horas, después de una jornada violenta de casi cinco horas en Culiacán en la que células del Cártel de Sinaloa protagonizaron enfrentamientos, bloqueos, quema de vehículos, secuestro de militares y algunas familias, y que concluyó luego de la liberación del hijo de Joaquín Guzmán Loera.

Ahí, Alfonso Durazo, secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, informó que los hechos derivaron de un patrullaje de rutina alrededor de las 15:30 horas (tiempo del centro), cuando una treintena de elementos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fueron atacados a balazos desde una vivienda en el “Tres Ríos” (Desarrollo Urbano Tres Ríos).

“El personal de la patrulla repelió la agresión y tomó control de la vivienda localizando en su interior a cuatro ocupantes. Durante dicha acción se identificó a uno de ellos como Ovidio Guzmán López, lo anterior generó que varios grupos de la delincuencia organizada rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla, asimismo otros grupos realizaron acciones violentas en contra de la ciudadanía en diversos puntos de la ciudad, generando una situación de pánico”.

Lea: Balaceras del jueves negro en Sinaloa… con el tufo de la DEA https://bit.ly/2JvvYSv

A la mañana siguiente, el gabinete ofreció una conferencia desde el Palacio de Gobierno de esta ciudad, en donde rectificó la versión de lo ocurrido. El general Luis Crescencio Sandoval, secretario de la Sedena, argumentó que la tarde anterior habían sido mal informados y fue hasta que llegaron a Culiacán esa misma noche que constataron que realmente se trató de “una acción directa”, es decir un operativo planeado pero “mal planificado” para capturar a Ovidio.

“La presencia de tropas en el punto que detonó la violencia generalizada, principalmente en la porción noreste de esta ciudad no fue circunstancial, ya que se trató de una acción directa para la captura de un presunto delincuente al contar con orden de aprehensión provisional con fines de extradición emitida por un juez federal”, dijo el general.

El equipo especial que buscó capturar al hijo del Chapo, mencionó, se integró por entre 30 y 35 elementos de la Policía Ministerial Militar y de la División Antidrogas de la extinta Policía Federal, hoy Guardia Nacional.

ALFONSO DURAZO. Hechos derivaron de un ‘patrullaje de rutina’.

Las contradicciones

Las contradicciones en las declaraciones oficiales no sólo se centraron en si fue o no un operativo planeado, sino que el general Luis Cresencio Sandoval y Alfonso Durazo también cayeron en inconsistencias al tratar de explicar si el personal ingresó o no a la vivienda donde se encontraba el hijo del Chapo, y si éste fue o no detenido.

Lea: ‘Llegaron los de la DEA’, el mensaje que alertó al Cártel de Sinaloa en julio https://bit.ly/36dcbkm

El viernes 18, Durazo dijo que la patrulla tomó control de la vivienda, localizó en su interior a cuatro personas, una de las cuales fue identificada como Ovidio Guzmán López. Unas horas después en Culiacán, el general Sandoval quien intentó evadir el tema en varias ocasiones, admitió, ante la presión de los reporteros, que el equipo sí ingresó al inmueble:

“Se dijo que entramos, se identificó ahí, entró el personal a la casa, ahí se identificó a esta persona. Cuando se empiezan a generar todas las acciones en la ciudad nuestro personal estaba en la casa”.

Pese a ello, insistió que no pudieron detener “formalmente” a Ovidio porque no contaban con una orden de cateo, pese que en la misma conferencia dijo que durante la espera de la otorgación del requisito legal, en el sitio se configuró “la flagrancia en el uso de armas de fuego”, y se desencadenó “una acción directa al interior del domicilio en donde se ubicó al presunto delincuente…”

La flagrancia en el uso de armas de fuego y/o en la comisión de un delito, podrían legalmente haber exceptuado la orden de cateo para ingresar al domicilio y detener a Ovidio por parte del experimentado equipo especial que ya había realizado “14 aseguramientos de miembros relevantes de la delincuencia en diferentes partes de la República y 26 colaboradores también de diferente nivel, y asimismo una cantidad de armas, municiones, recursos, inmuebles, que han asegurado bajo el mismo esquema de operación”, de acuerdo a Sandoval.

LUIS CRESCENCIO SANDOVAL. Operativo planeado pero ‘mal planificado’.

“… ellos dependían de la orden de cateo y en base al nuevo sistema, bueno, la orden de cateo lleva algún tiempo, y ese tiempo fue el que estando ya en la actividad operativa fue lo que generó que el personal de manera improvisada, como ya mencioné, sin medir las consecuencias, actuó para poder obtener un resultado positivo, no vislumbraron que se podía llegar a presentar este tipo de condición”, insistió el general.

Lea: José Arturo, Nicolás y Noé, víctimas del fuego cruzado en Culiacán https://bit.ly/34gHrNM

La versión oficial difiere además con la vertida en la solicitud de amparo que los abogados de Ovidio Guzmán solicitaron el mismo jueves 17 ante el Juzgado Primero de Distrito mientras las fuerzas federales esperaban la orden de cateo. En ella aseguraron que su cliente había sido “ilegalmente privado de su libertad personal” a las 14:30 horas, “desconociendo su paradero”.

Al Chapito esa tarde el Juzgado Segundo de Distrito le concedió una suspensión que por algunas horas, la cual evitaba la “ilegal privación de la libertad fuera de todo procedimiento judicial o administrativo perpetrado en contra de Ovidio Guzmán López; ilegal detención; orden de aprehensión, orden de traslado a diversa entidad ajena a la ciudad de Culiacán, Sinaloa.

“Actos de incomunicación y tortura, orden de traslado a diversa entidad de Culiacán, Sinaloa o incluso fuera del país, con motivo de un procedimiento de extradición del cual se ignora su existencia”. El hijo del ex líder del Cártel de Sinaloa se desistió finalmente del amparo, cuando alrededor de las 17:30 horas el gabinete de seguridad decidió dejarlo ir.

Fotos en redes mostraron ese día a Ovidio Guzmán López presuntamente en el interior de la vivienda sitiada. Se desconoce si las mismas fueron tomadas por las fuerzas de seguridad.

AMLO. ‘Yo creo que tenía conocimiento la SEDENA desde luego’.

¿El gabinete de seguridad no sabía del operativo?

Tanto Alfonso Durazo como Luis Cresencio Sandoval afirmaron que no fueron informados del operativo que realizaron fuerzas federales que dependen de las instituciones que ellos presiden.

“El grupo responsable de esta acción fue personal de la Policía Ministerial Militar y de la División Antidrogas de la extinta Policía Federal, hoy Guardia Nacional. Este personal en un afán de obtener resultados positivos actuó de manera precipitada con deficiente planeación, así como falta de previsión sobre las consecuencias de la intervención, omitiendo además obtener el consenso de sus mandos superiores; consecuentemente, el gabinete de seguridad no fue advertido de las acciones que realizaron”, dijo Sandoval el viernes 18.

Dicha versión fue corroborada por Durazo: “Ya mi general Sandoval señaló las deficiencias de esa planificación y el hecho de no haber sometido al conocimiento y consideración del gabinete de seguridad su plan operativo”.

La Ley General de la Guardia Nacional señala como la máxima autoridad de dicha institución al Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana y como responsable directo de los operativos al Comandante de la Guardia Nacional, mientras que la Policía Ministerial Militar es un grupo especializado de la Sedena.

¿Cómo es posible un operativo de esta magnitud y que el gabinete diga que no estaba enterado de ese operativo?, cuestionó un reportero de Culiacán. “Ese fue precisamente el error”, respondió Durazo.

El 18 de octubre en Oaxaca y luego el día 22 en la conferencia mañanera desde Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que el operativo fallido en Culiacán formó parte de las acciones que lleva a cabo la Secretaría de la Defensa Nacional.

“Es un grupo de investigación que viene haciendo estos operativos de tiempo atrás. Informan en la Secretaría de la Defensa”, dijo.

Un periodista cuestionó: ¿Y en Defensa o en la Secretaría de Seguridad Ciudadana sí tenían conocimiento del operativo previo a que se llevara a cabo?

“Yo creo que tenía conocimiento la Secretaría de la Defensa desde luego, porque hay mandos, no sé en particular, creo que sí debe de haber tenido, existe este equipo que ha venido trabajando de tiempo atrás sobre este propósito”, mencionó López Obrador.

El Gabinete de Seguridad se integra por los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Sedena, Marina y el propio presidente Andrés Manuel López Obrador y sesiona diariamente a las 6:00 horas para revisar los avances y las estrategias que se realizan en materia de seguridad.

Artículo publicado el 27 de octubre de 2019 en la edición 874 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 891
23 de febrero del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral