septiembre 23, 2019 2:09 pm

Renuncié porque no me permitieron ordenar finanzas del Instituto de Cultura: Quiñonez

cultura maza 1

Una semana no fue suficiente para que el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, notificara directamente a Marsol Quiñonez Castro que su renuncia había sido aceptada.

Lea: Deja Marsol Quiñonez el Instituto de Cultura de Mazatlán https://bit.ly/2ktpSJ4

Al estilo del Químico Benítez, confirmó a través de la prensa que la ex directora de Relaciones Públicas de la Comuna, ya no era directora del Instituto de Cultura y Turismo de Mazatlán.

Desde el 1 de septiembre la ex funcionaria presentó su renuncia.

La causa, dijo, es que había solicitado la remoción de trabajadores del área de administración que ella consideraba clave por estar ubicados en puestos estratégicos, para el buen funcionamiento del Instituto, pero le fue negado.

De hecho, informó, desde que asumió la dirección para suceder a Óscar Blancarte, pidió la salida de José Ángel Tostado Quevedo, responsable de la administración, por considerar que el desorden administrativo que observó en éste no contribuía al buen desarrollo de proyectos, pero le fue negada la remoción, por lo que al tiempo pidió los cambios de otros trabajadores en esa área.

El viernes 6 de septiembre se presentó en el instituto para finiquitar la entrega-recepción, y lo hizo acompañada de personal de la Síndica Procuradora, Elsa Bojórquez, pero se les negó el acceso.

Marsol Quiñonez, quien se mantuvo cuatro meses en el cargo, fue llamada por la contralora del Instituto, relató, y le pidió que se retirara y que regresara dentro de 30 días, cuando el procedimiento es primero finiquitar, dejar que transcurra ese lapso y después presentarse a posibles aclaraciones de lo entregado, pero no fue así.


—¿Cuáles son las razones reales por las que deja el Instituto de Cultura?

—Yo quería mover unas piezas del área de Finanzas, anteriormente ya había intentado mover la cabeza de finanzas y se me había dicho que no, entonces decidí mover algunas piezas de ese departamento, las cuales considero claves para el buen funcionamiento del Instituto, sin embargo el presidente me lo aprobó, pero posteriormente me lo negó.

—¿Se retractó el alcalde?

—Así es, cuando él me lo niega es el día que yo ya tenía preparada mi renuncia para que en caso de que él me lo negara, yo entregársela en ese momento, le dije ‘ok, señor, si usted no me deja hacer los cambios, me gustaría terminar la relación (laboral) porque a final de cuentas el Instituto de Cultura es un organismo autónomo donde la única responsable soy yo y a mí no me gustaría ser responsable de personas en las que no confío’.

Aseguró que el Químico Benítez le pidió un par de días para resolverlo, ‘me dijo déme un par de días, yo lo resuelvo, no quiero que usted se vaya, usted es un excelente elemento, no quiero que se vaya de mi administración’, y acepté, sin embargo al día siguiente me dan de baja en los “chats”de los grupos de trabajo.

Y el encargado de darla de baja, dijo, fue el secretario de Desarrollo Económico, David González Torrentera, y fue así, de manera informal que se enteró que aceptaron su renuncia.

—¿Usted se dio por separada del cargo a partir de ese momento?

—Sí, a mí nunca me volvió a buscar nadie, ni el presidente ni el secretario, después vi en las declaraciones de los medios donde decía ‘ya se la acepté’ (la renuncia).

Toda la semana se presentó para firmar documentos contables, pero ante la desorganización de finanzas se acumularon más, por lo que quiso llevar de apoyo al equipo de la síndica, pero no se les permitió hacerlo.

—¿Qué elementos observó que la llevaron a pedir la remoción de Tostado Quevedo?

—Lo que observé desde un principio es que había mucho caos, lo que generaba muchos gastos y lo vimos desde el Carnaval, porque una buena administración no va a permitir que un presupuesto se le salga de las manos para dejar a un instituto de este tamaño, desprotegido para el resto del año, sabemos que el Carnaval es la fiesta más importante, pero la cultura no se puede dejar de proteger por el Carnaval, estamos hablando de que se acabaron el presupuesto en los primeros meses y dejaron al Instituto totalmente desprotegido, creo que eso habla de una pésima administración.

—¿Ya que pasó por esta experiencia, cree que Óscar Blancarte habría pasado por lo mismo con Finanzas?

—Sí, considero que los dos pasamos por lo mismo, incluso a él, el presidente le dijo que esperara unos días y le iba a resolver y después le pusieron la renuncia.

—¿O sea que al final el espaldarazo no es para el director del Instituto, es para el señor Tostado Quevedo?

-Así es.

Marsol Quiñonez asegura que trabajó de 12 a 14 horas diarias pero no fue valorada, “es una tristeza lo que esto me genera, trabajé por compromiso no por poder, mis manos están limpias porque un peso no tomé, me voy muy triste”.

—Llegó en un momento muy fuerte, porque se acababa de cancelar la Feliart y a usted le correspondería la organización para noviembre.

—Retomé con Alonso Guerra y Aleida Rojo, todo estaba organizado para enero (…) al principio se había propuesto para noviembre, pero como el Instituto se quedó sin un peso, la teníamos que hacer en enero.

Artículo publicado el 8 de septiembre de 2019 en la edición 867 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 869
22 de septiembre del 2019
GALERÍA
Cuatro niños y una mujer resultaron heridos durante un accidente en la carretera a Imala
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

El Congreso llamó a comparecer al Alcalde Jesús Estrada Ferreiro y a dos funcionarios municipales más por la muerte de Alejandra Terrazas, ¿quién crees que debe ser llamado también?:

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral