domingo, diciembre 5, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Mis lecturas estivales

libros

Las vacaciones veraniegas siempre serán buenas para viajar, leer y releer aquellos libros que se compraron, pero por alguna buena razón están esperando; para viajar y terminar en una librería hojeando obras que te llevan a comprar algunas de ellas, o para sentarse frente a una taza vaporosa de café y abrir esa nueva adquisición para consumirla con la lectura.

Estos días estivales es un buen tiempo para refrendar el amor por los libros, por esa gran obra de los humanos que consumen el tiempo frente a una computadora escribiendo lo investigado o dando rienda suelta a lo imaginado y las editoriales que nos permiten hoy tener en nuestras manos publicaciones en papel y digitales. Entonces este tiempo es de respeto por los buenos escritores porque no hay mejor que el ser leído.

Quien escribe este verano ha tenido la oportunidad de hacer un viaje por algunas de las llamadas repúblicas eslavas y mediterráneas y siempre con un libro bajo el brazo, un libro que compré en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid.

Se trata de la obra Las Tres bodas de Manolita (Tusquets) de la prolífica Almudena Grandes, que es un episodio más de lo que ella llama “una guerra interminable” refiriéndose a su obsesión por las historias de la guerra civil española. En este caso vuelve a las conspiraciones de los comunistas que vivían en la clandestinidad y dedicaban todos sus esfuerzos para minar las fuerzas de la dictadura franquista. Esos pasajes luego los recree por el Madrid castizo que fue escenario de la guerra civil de finales de los años treinta del siglo pasado.

En la inmensa Casa del Libro de la Gran Vía busqué la obra del germanista italiano Claudio Magris, quien en 1986 publicó El Danubio (Anagrama), una obra mayor sobre la historia cultural de los países que atravesaba el caudaloso río y que en el primer año vendió más de 400 mil ejemplares y que años después lo adquirí en la Ciudad de México.

En la librería madrileña encontré otra obra de este autor de culto: Infinito Viajar (Anagrama), una compilación de 40 artículos que publicó en el diario milanés Corriere della Sera bajo una matriz teórica novedosa, raro esto en los libros de viajes, pues el autor contrapone “dos formas de entender el viaje en nuestra cultura: la concepción clásica del viaje circular, que implica el retorno final a la patria o al hogar; y la moderna, de raíz nietzscheana, en la que el desplazamiento es rectilíneo y cuya meta final, en el fondo, no es otra que la muerte”.

A mi regreso, descubrí en la librería La Casa del Caracol, de la mazatleca Laura Medina, uno del turco Petros Márkaris: La Muerte de Ulises (Tusquets), una obra que recoge varias historias sobre la difícil relación que sostienen los griegos con los turcos con quienes han convivido desde tiempos inmemoriales a través del comercio y los odios.

En Guadalajara visité recientemente la librería del FCE y compré una decena de libros que he estado disfrutando, entre los que destaco un libro de ensayos poco conocido de Carlos Monsiváis: Escribir, por ejemplo, de los inventores de la tradición (FCE), recomendadísimo, una obra crepuscular que muestra toda la capacidad analítica de Monsiváis sobre la literatura clásica mexicana: De Ramón López Velarde a Carlos Fuentes. Es notoria sin embargo la ausencia de Octavio Paz, que sin duda influyó y creó escuela a través de la revista Letras Libres.

Precisamente del autor de El Laberinto de la Soledad he tenido oportunidad de disfrutar México en la obra de Octavio Paz (3), un libro muy revelador por oportuno en los tiempos de la llamada Cuarta Transformación. Otra obra grande y conmemorativa es la de Borges Esencial recién publicada por Alfaguara y la Real Academia Española y las Academias de la Lengua Española, que tiene una serie de ensayos juiciosos sobre la vida y obra del escritor argentino más universal.

Incluye del autor Ficciones, Aleph, poesía y ensayos. Uno de los últimos géneros que son de mi agrado son los de gastronomía y he disfrutado mucho la lectura del libro colectivo Wok sano, sabroso, fácil (Elfos) que es una verdadera delicia por lo que se puede preparar con esta sartén honda de la cocina asiática y donde muchos de los insumos se producen en los valles sinaloenses.

En definitiva, las vacaciones de un jubilado, que como dice un amigo, las de todos los días son una buena oportunidad de leer y releer aquello que hace mejor la vida. Baje de los anaqueles y lea esos libros que quizá están esperando para entregar toda su capacidad lúdica.

Artículo publicado el 4 de agosto de 2019 en la edición 862 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Barbados se convierte en República y se despide del mandato de Isabel ii
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.