sábado, octubre 16, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

AMLO y las luchas que México no puede ganar

TAPACHULA, CHIAPAS, 12JUNIO2019.- De acuerdo a las cifras publicadas en la pagina del Instituto Nacional Migratorio, en el mes de abril entraron 20 mil 564 personas en situación irregular migratoria, de los cuales, según el mismo Instituto, se han deportado a la mayoría. La Estación Migratoria Siglo XXI tiene capacidad para albergar a 900 personas y en los últimos meses se ha rebasado la capacidad del lugar en cifras elevadas de acuerdo a testimonias de los mismos agentes, pero sin cifras o información oficial al respecto. Cientos de migrantes extracontinentales llegan directamente a la Estación para iniciar sus tramites, algunos ya llevan más de 40 días esperando información o respuestas a su situación migratoria en el país. 
FOTO: ISABEL MATEOS /CUARTOSCURO.COM

La pregunta lleva en sí misma ciertos grados de ociosidad y hasta de perversidad “¿Ganamos o perdimos contra Donald Trump a propósito de los aranceles y los migrantes? ¿Teníamos formas de ganar como país? Lo dudo. ¿Tenía el gobierno mexicano otras opciones menos costosas? Tal vez, pero ya no lo sabremos a menos que el problema persista y optemos por otra vía. Lo cierto es que el presidente de los Estados Unidos salió más fuerte para sus seguidores y simpatizantes en el marco de la próxima campaña presidencial, mientras los mexicanos festejábamos una victoria que se nos quiso vender pero que pocos nos tragamos.

Lea: Aranceles, la amenaza que hizo temblar el mercado https://bit.ly/2I9itHI

Si la delegación mexicana encabezada por Marcelo Ebrard evitó la imposición de aranceles, no fue gratis. Y uno de los costos más visibles hasta ahora es el giro que tuvo que dar a nuestra política migratoria. De haber abierto las puertas de su frontera sur a los miles de migrantes que huyen de sus países, el gobierno mexicano les envió ahora a 6 mil elementos de la Guardia Nacional y les advierte, en voz de Ebrard, que si quieren llegar a los Estados Unidos no van a pasar por México.

Ese cambio representa en sí mismo una derrota, pero hacer escarnio de ello o sacar raja política es tan perverso como el hecho de negar que algo se cedió ante la amenaza del vecino. No veo el caso de negarlo. México debe hacer esfuerzos hasta donde le sea posible para defender su soberanía y el gobierno convocar a los mexicanos a luchar unidos en esta defensa, pero con información clara, sin engaños ni falsas posturas redentoras. El fantasma de convertirnos en “tercer país seguro” es cada vez más grande y solo bastarán unas semanas para saber si el tema se metió a la negociación condicionado a los resultados que Estados Unidos espera de las medidas tomadas por México para reducir el paso de migrantes.

La intención del presidente Andrés Manuel López de dar otro tanto a los migrantes fue muy congruente con su forma de pensar y ojalá hubiera más iniciativas así ante un problema tan dramático. Pero el presidente falló a la hora de calcular los efectos que podía tener la apertura de la frontera sur ante un presidente como Trump. Y ahora tenemos sobre nuestra cabeza una especie de espada de Damocles, muy de acuerdo con la leyenda griega si consideramos que López Obrador podía convertirse en un líder latinoamericano que ahora no existe y que la región necesita, lo cual necesariamente incomodaría al gobierno de los Estados Unidos. Los sectores progresistas atraviesan por una fuerte crisis en América Latina y el triunfo de Morena en las elecciones de julio del año pasado proyectó a México como el “hermano mayor” de la izquierda latinoamericana. Brasil sufre una crisis moral después de lo que le ha pasado a Lula y en los países donde gobierna o ha gobernado, salvo Uruguay, ha sido duramente cuestionada, en Venezuela por las locuras de Nicolás Maduro y en Nicaragua por las represiones del dictador Daniel Ortega ante las exigencias de apertura y democracia.

Ahora el presidente deberá abandonar sus sueños guajiros de liderar la región y concentrarse en lo que puede hacer para evitar un manotazo del Donald Trump a nuestra economía, toda vez que la amenaza sigue ahí, reiterada a tuitazos todos los días y con enormes posibilidades de concretarse. Por lo pronto, la “intacta dignidad” de la que hablaron el canciller y el presidente a partir de este acuerdo preliminar con la contraparte norteamericana fue un embuste. El gobierno mexicano cometió un error al abrir de par en par su frontera sur y fue obligado por Trump a construir un muro de hombres armados, definiendo estrategias de políticas migratorias que solo a nosotros nos competen o que, en todo caso, deben tomarse entre más actores.

Bola y cadena
EL 2 DE SEPTIEMBRE DE 2015 una fotografía le dio la vuelta al mundo en unas pocas horas. Era el cuerpo de un niño sirio arrojado por el mar a una playa turca. Junto con su padre, su madre y un hermano, huían de la guerra. Solo el padre sobrevivió luego de que el mar se tragó la lancha en que viajaban. Jefes de muchos países europeos se pronunciaron por cambiar la visión de la Unión Europea sobre el problema migratorio. Y se tomaron medidas los primeros dos o tres meses para proteger a los miles de africanos y árabes que cruzan el Mediterráneo, pero luego todo siguió igual. Miles de migrantes siguen muriendo tragados por el mar. El presidente de México está proponiendo una estrategia integral, regional, para reducir el flujo de migrantes hacia los Estados Unidos y no está equivocado. Pero eso implica que los países más ricos, Estados Unidos y Canadá, pongan también de su parte. Pero quién sabe si les convenga. Sobre todo a los gringos y más específicamente a los republicanos.

Sentido contrario
LA SEMANA PASADA FUE ASESINADA una periodista en Tabasco, Norma Sarabia, quien antes había denunciado la participación de policías en un secuestro. Y ese mismo día, en Veracruz, un reportero, Marco Miranda, fue levantado y rescatado 17 horas después. Fue golpeado y él piensa que lo querían asesinar. Había recibido amenazas del secretario de Gobierno, Eric Cisneros. ¿Cuándo se acabará esta sangría y esta impunidad?

Humo negro
LO QUE DIJO RENATO SALES HEREDIA, ex director de la Comisión Nacional de Seguridad, de que Joaquín Guzmán Loera planeaba una tercera fuga y que por eso lo cambiaron del penal del Altiplano al de Ciudad Juárez, Chihuahua, es una de esas afirmaciones que se convierten en verdades aunque sean inventos. Con los antecedentes no se necesita probar nada, se dice y ya, adquiere calidad de “verdad histórica”.

Columna publicada el 16 de junio de 2019 en la edición 855 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 976
10 de octubre del 2021
GALERÍA
Estragos por el paso del huracán 'Pamela' en Mazatlán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.