Días de silencio

EMILIANO ZAPATA. La tierra perdida.

El tiempo mexicano no conoce pausas. Es frenético. La vida pública y privada corre en ráfagas de segundos. No hay diálogo posible porque todo diálogo tiene como condición la pausa para escuchar al otro y luego volver a hablar: un Presidente que no se calla, muchos otros que lo refutan. Todo sucede al mismo tiempo.

López Obrador pasó años predicando en el desierto, recorriendo territorios y municipios con apenas una docena o dos escuchándolo. Acercándose al triunfo electoral y alejándose, a veces perdiéndolo por su propia boca. Y nunca se calló. No perdió el ánimo y arengó. Muchos de sus detractores y otros que fueron objetivo de sus críticas terminaron por unirse al movimiento, a Morena.

Se le dio por muerto políticamente cuando llevó a sus seguidores a bloquear Reforma, la vialidad principal de México, y resurgió a los seis años, y volvería hacerlo seis años después.

Un minuto de silencio, por favor.

En el bestiario de Juan José Arreola está El Sapo, uno de los muchos textos que no escribió sino que dictó desde un camastro a su amanuense de lujo: nada menos que José Emilio Pacheco. El Sapo de Arreola lejos de convertirse en príncipe con un beso, se “aparece ante nosotros con una abrumadora cualidad de espejo.” Despierta y no llega ninguna metamorfosis en él.

México se levanta todos los días como un sapo, por más que se le bese. Sigue siendo un espejo de nosotros mismos.

Aunque el tiempo obligue a unos días de silencio, trátese de la corriente ideológica o religiosa que se trate, la semana que inicia será igual de ruidosa como lo han sido los últimos meses.

La vida pública —como la privada— no tiene un instante de reposo. Ruido por todos lados, escándalo, estruendo. Pensar en el silencio es imposible, por el contrario, lo que esta realidad anticipa es mucho más ruido.

El Presidente López Obrador suma horas de habla como si se tratara de horas-vuelo. Solo que entre más habla el Presidente no adquiere más experiencia, sino que pierde terreno. Confronta. Exige derecho de réplica hasta de lo que no le han dicho. Pide que el respeto sea circular: si lo critican, él también tiene derecho no solo a defenderse sino a criticar.

Y por eso a la mañanera, esa conferencia donde dicta la agenda de lunes a viernes, se le llama la inquisición. Cualquiera puede ser quemado en la hoguera sumariamente.

Un minuto de silencio, por favor.

 

Margen de error
(Guerra) Nadie está dispuesto a callar. Los días de asueto no serán suficientes para apostarle a un voto de silencio, a una suerte de tregua verbal que hasta en las peores guerras llega a concederse.

Primera cita
(Bizco) La primera cita, serán tres citas. Solo en la última semana tres intelectuales de peso pueden interpretar de manera completamente opuesta la misma realidad. Es el caso de José Woldenberg, Claudio Lomnitz y Enrique Krauze.

Woldenberg dice que el proyecto del actual gobierno en materia política es “colonizar el Estado”, con acciones sistematizadas para alinear a las instituciones públicas “a la voluntad presidencial”.

Lomnitz no cree que este gobierno busque colonizar al Estado, sino comérselo. Destruirlo desde dentro. “La fuerza de la presidencia pareciera depender de su canibalización del Estado.”

Krauze recurre a citarse a sí mismo: se está escribiendo, dice, una nueva biografía del poder —como lo fue en los regímenes posrevolucionarios. “La vuelta al pasado es casi completa”, dirá. Incluso más grave, argumenta, porque “en el siglo XX los presidentes no eran dueños de su partido ni actuaban como caudillos”.

Deatrasalante
(Tierra perdida) No muchos años atrás, la estatua ecuestre de Emiliano Zapata en Culiacán, en el boulevar que lleva su nombre, tenía un amplio territorio a su alrededor. El relincho del As de Oros era visible a gran distancia en medio de una glorieta. Zapata fue perdiendo la tierra, perdió primero unos metros y luego toda la glorieta, que se eliminó para no obstruir el paso de los autos.

De glorieta Emiliano Zapata quedó en un apretado camellón, sin tierra a su alrededor.

Otra triste paradoja a cien años de su asesinato (PUNTO)

Columna publicada el 14 de abril de 2019 en la edición 846 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES