‘No localizados’, el eufemismo oficial a los desaparecidos

NOVOLATO, SINALOA, 09MARZO2019.- Por lo menos 20 cuerpos enterrados han sido localizados en los últimos cuatro días en fosas clandestinas descubiertas en Navolato, Mazatlán y Los Mochis, por colectivos de familiares de personas desaparecidas. Los hallazgos iniciaron el miércoles y jueves pasado en Mazatlán, cuando otro de los colectivos de familiares localizaron una fosa en donde hallaron 13 cuerpos; mientras que el jueves y viernes en Los Mochis el colectivo Las Rastreadoras localizó otros cinco cuerpos. El viernes y hoy sábado, en Navolato, el colectivo Sabuesos Guerreras localizó los restos de dos personas que estaban enterrados en un paraje ubicado en límites de Culiacán y Navolato. Las investigaciones que realizan dichas mujeres en busca de sus familiares las llevaron hasta un predio ubicado en las inmediaciones del ejido El Pinole, en Culiacancito, y La Platanera, en Navolato.Hasta el momento suman dos cuerpos los que han sido localizados, pero sospechan que puede haber más cuerpos por lo que continúa la búsqueda apoyados por una retroexcavadora. Al lugar se trasladaron peritos de la Fiscalía General del Estado para iniciar las investigaciones. Los restos serán llevados al Servicio Médico Forense en espera de que sean identificados.
FOTO: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO.COM

 

Foto: Juan Carlos Cruz/Cuartoscuro.com.

Maldita coincidencia: En Nueva Zelanda un ataque terrorista dejó 49 muertos en tiroteos dentro de una par de mezquitas, uno de los ataques se transmitió en vivo por redes sociales. Este viernes es noticia de portada en el mundo entero, entre los ataques más letales en la última década. En Sinaloa, en lo que va de 2019, se han encontrado en fosas clandestinas 49 cadáveres —el mismo número. Solo en la ciudad de Mazatlán suman 41 cuerpos encontrados entre febrero y marzo, la mayoría en el predio conocido como Miravalle. La noticia no aparece en ningún medio fuera de México, y no necesariamente ocupó los titulares de los medios o las portadas de los periódicos en Sinaloa.

Lea: El siniestro hallazgo de los cadáveres sepultados clandestinamente en Mazatlán https://bit.ly/2UzBbfk

La atención mediática sería lo de menos. Lo importante está en la respuesta institucional, y ahí las diferencias son peores: en ninguno de los estados de México hay una emergencia o alerta por las centenas de víctimas que se van sumando como no localizados, el eufemismo que oficialmente se utiliza para los desaparecidos o privados de su libertad.

Cierto que la coincidencia en el número de víctimas es una débil comparación, porque en referencia a las causas del asesinato múltiple en Nueva Zelanda, y los hallazgos de fosas en Sinaloa y México son incomparables: Detrás de uno está la clara intención xenófoba, o de supremacía de razas; en México una violencia que no para de escalar con la permisibilidad de un Estado infiltrado y rebasado.

En este país antes prevalecía la impunidad del asesinato, aun así no fue suficiente matar y siguió la exhibición de los cuerpos, después la desaparición por la vía de las fosas clandestinas o incluso disolver en ácidos a las víctimas para una desaparición completa. Mientras la violencia sigue escalando en México, la respuesta institucional no es acorde, se queda corta y se presenta como una completa simulación de todos, excepto en los colectivos que se han venido conformando en los últimos años, donde se atreven a lo que no hizo, ni hace, la autoridad: buscar a los desaparecidos. Lo simple, lo básico.

 

Margen de error

(2019) Este 2019 arranca en Sinaloa como el peor año desde que se tenga registro en el número de víctimas encontradas en fosas —aun cuando hasta el momento oficialmente no se contabilizan como asesinatos ninguno de ellos, porque requieren de los informes periciales. Con apenas dos meses y medio y 49 cadáveres encontrados, el 2019 ya rebasa a cualquier otro año que se tiene registro desde 2006*, con excepción de 2018** donde sumaron 60 cadáveres en 38 fosas, pero en el periodo completo.

Este gran hallazgo de Mazatlán modifica el mapa de víctimas y fosas en Sinaloa, porque coloca al puerto al nivel de Ahome, históricamente con el más alto número de cuerpos: más de 100 cadáveres en los últimos trece años y Mazatlán en segundo lugar con más de 70.

Curiosamente la primera fosa registrada con cadáveres en Sinaloa fue justamente en Mazatlán en 2010, con ocho cuerpos. Y después los hallazgos se concentraron en Ahome, y se fueron desperdigando por toda la geografía del estado, al mismo tiempo del país entero.

 

Mirilla

(La historia) Hace unos meses se conformó una de las más abarcadoras investigaciones sobre fosas clandestinas en México y se integró la plataforma digital www.adondevanlosdesaparecidos.org que abarcó el periodo 2006-2016. Ahí Sinaloa aparece en el quinto lugar por el número de fosas, 139 –en primer lugar está Veracruz con 332- y en el número siete nacional por la sumatoria de cadáveres: 176 –Durango es el primero por muertos encontrados con 497.

Pese a esta fuente de datos, que requirió meses de investigación y centenares de peticiones de información, aun hay grandes huecos desconocidos sobre las desapariciones en México. Peor aun es que los criterios de cada Fiscalía en México no son uniformes. Los datos no coinciden y hasta se contradicen. Un desorden completo.

Lo mismo en lo que se refiere a la legislación en la materia. Esta semana el Congreso de Sinaloa está convocando a quienes estén interesados en discutir lo que sería la nueva legislación en relación a las desapariciones forzadas. Un tema de urgencia, al que se lleva años rehuyéndole.

 

Primera cita

(Miravalle) El nombre del sector de Mazatlán nada tiene que ver con lo que ahí ocurre. Ni se observan valles, ni siquiera es un sitio apacible como un mirador. La descripción que hace del sitio nuestro reportero Marcos Vizcarra es demoledora: “La tierra en Miravalle supura sangre, como si fuera pus. La expulsa y se ve entre los charcos de ese pantano pequeño que está a unos 50 metros de la carretera y de las fosas.”

 

Deatrasalante

(Rastrear) Los hallazgos de fosas están íntimamente relacionados con la conformación de colectivos para la búsqueda de sus familiares. Así ha sucedido en Veracruz y Guerrero, en Sinaloa y Tamaulipas. Nada tiene que ver con alguna investigación de la autoridad o algún Fiscal o Ministerio Público activo que muestre resultados.

En Sinaloa Mirna Medina es el referente. Una madre que al desaparecer su hijo emprendió una valiente e incansable búsqueda, que mantiene aunque lo haya encontrado, es la forma de acompañar a quienes la acompañaron.

La misma Mirna Medina cuenta que se llaman rastreadoras porque el periodista Javier Valdez les puso ese título. No puede existir mejor verbo para su labor. Aun cuando enfrente el abandono y hasta la amenaza constante de sus propias vidas. Siguen tras el rastro, siguen rastreando independientemente de cómo se llamen en cada ciudad (PUNTO)

 

* Los datos citados de 2006-2016 corresponden a la plataforma www.adondevanlosdesaparecidos.org una investigación auspiciada por Quinto Elemento Lab y que Ríodoce publicó conjuntamente con otros medios el año pasado.

** Para los años 2018 y 2019 se recurre a las cifras oficiales de la Fiscalía de Sinaloa.

Columna publicada el 17 de marzo de 2019 en la edición 842 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES