sábado, octubre 16, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Quirino Ordaz despide a Francisco Córdova, el malovista que quería más

córdova

Francisco Córdova Celaya fue, quizás, el hombre más oscuro en el gabinete de Quirino Ordaz Coppel.

Fue uno de los últimos malovistas instalados en el actual gobierno, en un puesto que se le fijó como alfil para el crecimiento del Estado. No sucedió y ahora fue despedido.

Lea: Deja Francisco Córdova Celaya la Sectur y se suma a la campaña de Quirino Ordaz https://bit.ly/2Hsntax

Córdova Celaya es un político sonorense que llegó a Sinaloa para apoyar a Mario López Valdez en su campaña por solicitud del panista Guillermo Padrés, tiempo después de haber sido relegado en las operaciones del gobierno federal.

Antes de ser panista, fue enlace del gobierno de Arizona con el de Sonora, cuando Manlio Fabio Beltrones era gobernador. Una relación que se fortaleció y le sirvió en su plan personal.

En la oficina de la Secretaría de Turismo llegó a tener la fotografía del Gobernador y la de Beltrones a un lado, según ex funcionarios de la dependencia.

Córdova Celaya no ocultaba su cercanía con Beltrones, pero dejó de nombrar o citarle a partir de que se unió a la campaña de Mario López Valdez.

“Su trabajo era el de hacer encuestas en el norte del dstado y operar con golpes oscuros”, dijo a Ríodoce un ex funcionario de la Secretaría de Turismo, de la cual Córdova Celaya fue titular con López Valdez.

En 2011, Córdova Celaya selló el primer quiebre de Mario López Valdez con el PAN.

Malova lo designó como Secretario de Seguridad Pública, por encima de otros panistas que estuvieron en la campaña operando a su favor. Fue una carta que se eligió por su presunta experiencia en seguridad.

En su niñez migró a Estados Unidos para trabajar en campos agrícolas y estudiar para ser elemento de Marina. En ese país aprendió inglés, la excusa perfecta para escalar en la política.

 

Campañas sucias

Francisco Córdova Celaya llegó a Sinaloa como un operador de encuestas a favor de López Valdez en el norte de Sinaloa.
Se le acusó de haber comprado votos, pero en su discurso oficial reclamaba haber trabajado sin dinero, casi en auspicio.
En esa austeridad le alcanzó para contratar y coordinar a una veintena de operadores regionales para calcular la popularidad de Malova y saber en qué lugares debía hablarse más del originario de Cubirí de la Loma.

Su trabajo de inteligencia sirvió para colocar la campaña en el mejor escenario, y entonces se le designó a crear una contienda de señalamientos y acusaciones contra candidatos opositores, principalmente contra Jesús Vizcarra Calderón.

Esa operación le valió para ser elegido por Malova, primero como Secretario de Seguridad Pública y después como Secretario de Turismo, puesto al que al final renunció para sumarse a la campaña de Quirino Ordaz Coppel.

 

El derrochador

Cuando llegó a la Secretaría de Seguridad, Córdova Celaya se encontró con una policía desecha, justo en medio de la llamada Guerra contra el Narcotráfico.

“No había el efectivo para poder pagar la cantidad de equipo que necesitábamos. No me acuerdo, pero necesitábamos, por decir, 700 millones de pesos de equipo, porque no teníamos nada”, dijo en entrevista tras haber dejado el gobierno de López Valdez.

“No teníamos armas, no teníamos helicópteros, no teníamos cámaras, no teníamos vehículos blindados, no teníamos nada de nada, ni gasolina. Entonces, sacamos un inventario a detalle y nos dimos cuenta de que para poder armar bien a la policía, se iban a requerir 700, 800 millones de pesos”.

Su propuesta fue la de hacer inversiones millonarias en seguridad y así contrató a la empresa Seguritech.

Para 2011, la violencia alcanzó sus niveles más altos, y el anuncio de inversión atrajo a empresarios que ofrecieron proyectos importantes.

El que más gustó fue el de Ariel Zeev Picker, de Grupo Seguritech, quien le ofreció arrendar equipo de videovigilancia, camiones receptores de video llamados C2, vehículos blindados y construir un centro de operaciones, que luego se convirtió en el llamado C4i.

El servicio de arrendamiento se contrató por la vía de la adjudicación directa sobre tres contratos diferentes, cuyo costo total fue de mil 307 millones 218 mil 146 pesos.

A la fecha, no se ha finiquitado la deuda y todo ese equipo sigue a nombre de la empresa, incluyendo el complejo de seguridad donde se albergan las oficinas de la Secretaría de Seguridad y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública.

Córdova Celaya ya no estuvo en la inauguración del Complejo como Secretario de Seguridad, pues en febrero de 2013 fue removido y reinstalado, pero en la Secretaría de Turismo.

De forma sorpresiva relevó a la empresaria hotelera Oralia Rice, otro de los quiebres del panismo de Mario López Valdez.

Córdova Celaya se instaló con una carta: sabía hablar inglés y Malova no.

La experiencia de Córdova Celaya en Estados Unidos fue el mayor referente y el proyecto debía estar encaminado a que fuera el mejor relacionista público y acompañara al Gobernador a todos sus viajes para que fuera su intérprete.

 

Debut y despedida

Antes de que terminara la administración de López Valdez, renunció a su puesto como Secretario de Turismo para sumarse a la campaña de Quirino Ordaz Coppel.

Su presencia era de bajo perfil, pues su operación fue la misma que en 2010, cuando hizo el análisis de inteligencia para Malova.
Ordaz Coppel lo sumó a su equipo porque lo conoció en su etapa de empresario hotelero.

En los últimos tres años antes de la campaña, el currículum de Córdova Celaya se volvió una carta fuerte para mantenerse como el publirrelacionista más importante del gobierno de Sinaloa.

Por sus características se le instaló en la coordinación de proyectos estratégicos, pero con cambios administrativos.

La apuesta de Córdova Celaya era la de ser Secretario y no subordinado.

En la estructura administrativa, Córdova Celaya era subalterno de José de Jesús Gálvez, Secretario de Innovación Gubernamental.

El puesto no fue del agrado del ex Secretario, pero su rendimiento tampoco lo fue de Ordaz Coppel.

Después de dos años, Córdova Celaya se relegó, dejó de viajar con el Gobernador y de proponer agendas. Era un lobo solitario en la administración.

En los últimos tres viajes internacionales, Córdova Celaya dejó solo al Gobernador y en su lugar iba Sergio Orozco, un empresario mazatleco que fue designado como el nuevo coordinador.

Artículo publicado el 10 de marzo de 2019 en la edición 841 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 976
10 de octubre del 2021
GALERÍA
Estragos por el paso del huracán 'Pamela' en Mazatlán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.