‘Chuytoño’, protector del ‘Mayo’

JESÚS ANTONIO AGUILAR ÍÑIGUEZ.

El secreto a voces que se propagó en el juicio del ‘Chapo’

Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, ex director de la Policía Ministerial del Estado (PME) con los ex gobernadores de Sinaloa Juan Millán Lizárraga y Mario López Valdez, brindó protección y sirvió de informante a Ismael el Mayo Zambada, de acuerdo al testimonio de Vicente Zambada Niebla, el Vicentillo.

Lea: ¿A dónde va el juicio del Chapo? https://bit.ly/2FdDW1T

El hijo del Mayo testificó en el juicio contra el Chapo Guzmán esta semana y confirmó los nexos con el crimen organizado y específicamente con su padre, que tenía el jefe policíaco hoy jubilado, conocido como Chuytoño.

Chuytoño, como le decían de cariño, dijo el Vicentillo, era muy amigo de su padre y lo proveía de información y protección sobre decomisos y búsquedas que tuvieran otras corporaciones policíacas en su contra.

“Comandaba comandantes a petición del Mayo, y el Mayo le pidió sobre todo que en El Salado, Costa Rica, Eldorado (sindicaturas de Culiacán) y Cruz de Elota le pusiera comandantes y policías amigos, para que le dieran protección”.

En el breve testimonio sobre Chuytoño, el Vicentillo no precisó las fechas en que este presuntamente le brindó protección e información a su papá, por lo que pudo haber sido entre 2000 y 2004 cuando fue director de la Policía Ministerial con Juan Millán o durante el gobierno de Malova, con quien repitió en el cargo de 2011 a 2016, hasta su jubilación.

Ríodoce publicó el 5 de julio de 2004 un reportaje que expuso la entonces riqueza inexplicable de Aguilar Íñiguez —titulado “Las casitas de Chuytoño“—, quien había adquirido residencias en Mazatlán y Escuinapa, así como varios camiones de pasajeros.

En el puerto mazatleco compró una casa de lujo en el Cid, una casa de campo (también de lujo) en Isla Paraíso, una privada paradisíaca cerca de Teacapán con vista a la playa. Las dos casas fueron adquiridas en menos de dos meses (entre julio y agosto de 2002) y los autobuses también por esos días. Y todo aparecía a nombre de su esposa, Dolores Ramona González. El entonces gobernador Juan Millán no inició ninguna investigación en su contra y lo mantuvo en el cargo.

Dos meses después, el 11 de septiembre de 2004, fue asesinado el hermano menor del Señor de los Cielos, Rodolfo Carrillo Fuentes y su esposa Giovana Quevedo, en el estacionamiento del Cinépolis en Culiacán, donde salió herido su jefe de escoltas, quien resultó ser el comandante Pedro Pérez López, jefe de Investigaciones de la Ministerial, quien gozaba en ese momento de un permiso con goce de salario.

Lea: El ‘Vicentillo’ implica a ‘Chuytoño’, a ‘Malova’ y a Millán https://bit.ly/2Cc2FQu

Junto a él fue detenido otro ministerial, señalado de alterar la escena del crimen, dicho asesinato de acuerdo al Vicentillo fue ordenado por el Chapo Guzmán. Pedro Pérez saldría libre años más tarde.

El 16 de septiembre de 2004, Aguilar Íñiguez y Martiniano Vizcarra renunciaron a sus cargos de director y subdirector de la PME, “para no entorpecer las investigaciones de la Procuraduría General de la República”.

Chuytoño y otros comandantes ministeriales desaparecieron poco después; posteriormente la PGR publicó una lista de presuntos delincuentes por los que ofrecía 5 millones de pesos para quien proporcionara información para su captura, entre ellos estaba Chuytoño, su esposa, Martiniano Vizcarra, Carlos Núñez y Ovidio Plata.

Aguilar Íñiguez obtuvo amparos para evitar ser detenido y posteriormente fue exonerado de los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Esa no fue la única ocasión que se denunciaron nexos de Chuytoño con cárteles del narcotráfico. En octubre de 2001, luego de la captura de José Nilo Rojo Rosales, el Bivio, en Mazatlán, presunto miembro del Cártel de Tijuana, se publicó un desplegado en el que lo acusaban de proteger a Ismael Zambada, ubicado por la PGR como uno de los líderes del Cártel de Sinaloa.

Cuatro años más tarde, en junio de 2004 su hermano Tamar Salatiel Aguilar Íñiguez fue detenido junto con siete personas más, entre ellos Antonio Fraustro Ocampo, supuesto operador del Cártel de Sinaloa en el sur del estado. Entonces Aguilar Íñiguez se deslindó de las actividades de su hermano.

Pese a sus antecedentes, Malova lo llamó para dirigir nuevamente la Policía Ministerial en 2011. Al ser cuestionado por los medios sobre los antecedentes de Aguilar Íñiguez, López Valdez respondió que con “blancas palomas” no se combate al crimen.

Lea: Tiempo de volar: ‘Chuytoño’, la ‘paloma negra’ del malovismo https://bit.ly/2GUYu10

Chuytoño no logró aprobar los exámenes de control y confianza para ocupar el cargo, pero siempre contó con el respaldo del gobernador Malova.

Actualmente el ex jefe policiaco que en 2016 cumplió 27 años de servicio, se encuentra jubilado y recibe una pensión mensual de 49 mil 786 pesos.

 

Ejército y PFP pelearon la guerra del ‘Mayo’ y el ‘Chapo’

Vicente Zambada Niebla también reveló en el juicio contra el Chapo Guzmán, que en Sinaloa, militares y elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP), operaron en contra de los cárteles rivales del Mayo y el Chapo.

Declaró que cuando se enteraron que los Carrillo Fuentes, Beltrán Leyva y Los Zetas se aliaron para derrotar al Cártel de Sinaloa, y comenzaron a rentar casas y contratar sicarios en Culiacán para iniciar la guerra, informaban a los militares y a los agentes de la PFP para que los detuvieran.

En Culiacán, relató que en 2008 se desató una guerra. Y se registraron emboscadas a militares y a agentes de la PFP, que trabajaban para ellos.

El Vicentillo recordó que él mismo tuvo que salir de Culiacán, porque uno de los militares que trabajaba con ellos y que había detenido a uno del bando rival, le dijo que tenían órdenes de secuestrar a su esposa y de mandarle la cabeza a él. Por lo que huyó a Mazatlán, y desde allá siguió controlando la plaza.

Mencionó que otros altos mandos que recibieron sobornos de su padre fueron Humberto Eduardo Antimo Miranda, oficial mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el sexenio de Felipe Calderón, y el escolta personal del ex presidente Vicente Fox, coronel Marco Antonio de León Adams.

Artículo publicado el 6 de enero de 2019 en la edición 832 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES