miércoles, diciembre 1, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Almacenados

almacenados

Las diferencias generacionales es uno de los aspectos que más conflictos ocasionan entre las personas: los padres quieren que sus hijos se comporten como ellos cuando eran más jóvenes, y estos no les gusta parecerse en nada a los mayores, por ejemplo. Pero es común que los de más años no se den cuenta que los procesos cambian y los de menos edad no acepten las viejas forma de desempeñarse, por lo que cada uno se aferra a lo que le tocó vivir. Aunque así se perciba por los constates y rápidos cambios tecnológicos, lo anterior no es una problemática nueva, pero queda muy bien expuesta en Almacenados (México/2015), dirigida por Jack Zagha Kababie, con guion de David Desola, que aborda el contexto de trabajo entre un adulto mayor y un joven.

Para la máquina registradora que tiene siete minutos de retraso, Nin (Hoze Meléndez) llega tarde en su primer día de trabajo, por lo que a partir del día siguiente debe checar a las 6:53 la entrada al desolado almacén de la empresa Salvaleón, dedicada a la venta de astas y mástiles.

A punto de jubilarse, el señor Lino (José Carlos Ruiz) es muy claro con las instrucciones para el nuevo empleado al que le lleva cinco días quedarse con el puesto que a él le costó 11 años: portar una bata que tiene 28 años que no se usa y lavarla cada semana; checar al entrar y salir; registrar en las tres carpetas la mercancía que llega de la fábrica, la que hay que enviar al departamento de ventas y las devoluciones; y no usar el teléfono para llamadas personales.

Las primeras ocho horas le parecen eternas a Nin, sobre todo porque, con solo una silla para el callado y disciplinado encargado, él debe permanecer de pie, pero conforme pasan los días se adapta a la forma de trabajo del señor Lino, y este acepta que cada uno tiene una manera particular de desempeñarse, lo cual los lleva a entender que no todo lo viejo es obsoleto y no todo lo nuevo es malo.

El primer trabajo como actor de cine de Hoze Meléndez fue en el 2011, en el cortometraje Un buen hijo, de Juan Gil García. Luego vendrían Los hámsters (2014) y Pares y Nones (2013), hasta llegar a Almacenados, por la que ganó el Ariel en 2017 a mejor coactuación masculina, categoría en la que también estuvo nominado por Sueño en otro idioma (2017). En muy poco tiempo, el joven procedente de Mexicali, Baja California, se hizo un camino en el cine y ha demostrado que tiene mucho talento y que solo basta una mirada y el énfasis preciso en los diálogos para expresar lo que sus personajes requieren, lo que en la cinta que nos ocupa embona a la perfección con la interpretación del zacatecano José Carlos Ruiz, de quien, con más de 50 años en los escenarios y frente a las cámaras, no hay dudas de su enorme capacidad para desempeñar cualquier papel.

Almacenados no solo vale por sus actuaciones. En apariencia nada sucede en ese lugar encerrado al que nunca llega mercancía, pero el espacio de trabajo también puede ser la oportunidad para ceder a los pensamientos de otros; entender que la experiencia es necesaria, al igual que los cuestionamientos y los cambios; comprender que los conflictos no son un problema, sino la oportunidad para crecer; y que actualizarse a veces solo implica ver más allá de cuatro enormes paredes. Véala en Netflix… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 23 de diciembre de 2018 en la edición 830 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 983
28 de noviembre del 2021
GALERÍA
Barbados se convierte en República y se despide del mandato de Isabel ii
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.