diciembre 9, 2019 2:50 am

Los agroquímicos, una trampa mortal para jornaleros agrícolas

jornaleros 1

Óscar, Lino y Mariano vivieron a Sinaloa a ganarse la vida y encontraron la muerte.

Los tres jornaleros agrícolas fallecieron intoxicados el pasado martes 11 de diciembre, cuando mezclaron agroquímicos en el interior de un tinaco en el campo agrícola Los Arrayanes, en la sindicatura de Costa Rica.

Lino era originario del estado de Hidalgo y Mariano y Óscar de Chiapas.

Con ellos suman 137 personas intoxicadas por plaguicidas en el estado en lo que va del año, de acuerdo con el Boletín de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud y son los únicos casos de muerte que se han registrado por esta causa.

Tenían poco de haber llegado a Sinaloa para trabajar y ya regresaron a sus estados, pero muertos.

Los tres vinieron para trabajar en el empaque, pero desde hace varias semanas fueron reasignados a los invernaderos.

De acuerdo con las corporaciones policiales, la mañana del martes dos de los trabajadores se introdujeron a un tinaco usado como depósito de químicos para hacer una mezcla.

Minutos después, el tercero de ellos al notar que no salían fue a buscarlos pero al acercarse a la boca del tinaco cayó inconsciente.

Otras personas que se encontraban en el sitio fueron a auxiliarlo y se percataron que dentro del contenedor había dos personas más inconscientes.

Los trabajadores llamaron a los cuerpos de auxilio y mientras llegaban rompieron el tinaco por un costado.

Paramédicos de la Cruz Roja y Bomberos arribaron al sitio, pero los tres hombres ya había muerto.

Los Bomberos lavaron los cuerpos con agua para evitar afectaciones a los peritos que trabajaron en el sitio.

De acuerdo con personal de Protección Civil la empresa cuenta con permisos para manejo de químicos, pero las personas fallecidas no portaban ningún tipo de equipo de protección para manipularlos, ni siquiera guantes o cubrebocas.

La Comisión Estatal de Protección de Riesgos Sanitarios de Sinaloa inició una inspección al campo agrícola para analizar el químico que los trabajadores estaban manipulando y que la empresa cuente con los permisos necesarios.

Protección Civil y la Secretaría del Trabajo también empezaron inspecciones para verificar las condiciones en que se manipulan los químicos, que cuente con equipo de protección y la capacitación de los trabajadores en el uso de químicos.

 

Riesgos advertidos

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) ya había advertido los riesgos que corren los trabajadores del campo en Sinaloa en el manejo de químicos.

La CEDH hizo una investigación sobre el respeto a los derechos humanos de los jornaleros agrícola en el estado, de la que derivó la Recomendación General Número 3 sobre Jornaleros Agrícolas.

Entre los derechos que con mayor frecuencia se violentan, el organismo señaló la realización de labores peligrosas sin capacitación y sin protección en el manejo de químicos.

El documento menciona que los químicos utilizados sin la capacitación y el cuidado debido se convierten en un serio factor de riesgo no sólo de intoxicaciones y enfermedades graves en las personas, sino causante directo de muerte.

En una encuesta aplicada por este organismo estatal en los campos agrícolas, el 50 por ciento de los trabajadores manifestó que no tenía capacitación para manipular químicos y el 44 por ciento no había recibido información sobre los riesgos que implica la exposición a estos productos.

“La capacitación se torna indispensable, pues son personas que carecen en su mayoría de instrucción y de la técnica adecuada para utilizar y aplicar este tipo de productos, por lo que la inexperiencia puede acarrear consecuencias graves a su salud y a su vida”, señala el estudio.

“Si a ello aunamos la escasa o nula protección que los trabajadores del campo tienen al momento de aplicar estos productos, el problema empeora”, agrega.

“Las intoxicaciones presentadas son riesgos de trabajo de los que tiene que responsabilizarse el patrón, pero también debe responsabilizarse por las omisiones generadas en cuanto a la capacitación y en cuanto a dotar de protección a los trabajadores”, establece.

“No se debe olvidar que lo que está en juego es la salud y en casos desafortunados, la vida de personas, por lo que la prevención es mucho más afortunada que el tener que otorgar atención médica a quien lo requiere por intoxicación.

“Desafortunadamente, en la mayoría de los casos tampoco se cuenta con personal especializado y capacitado para la atención de personas intoxicadas o envenenadas por estos productos, y la sintomatología de las intoxicaciones pueden confundirse con problemas respiratorios o estomacales, lo que complica la situación y expone a los trabajadores del campo a una atención inadecuada de su problema y orillarlo seriamente a la muerte, más aún cuando no se cuenta tampoco con los antídotos necesarios para revertir los efectos de las intoxicaciones”, señala.

Es responsabilidad del contratista, indica, si ordena a sus trabajadores aplicar estos productos sin la capacitación debida y sin proporcionarles la protección básica que evite el contacto con el producto, como guantes, protectores para los ojos, mascarillas, botas y cualquier otro equipo de protección personal y equipo de aplicación, particularmente al tenerse en cuenta que las intoxicaciones por este tipo de productos en seres humanos por lo general se producen por inhalación, ingestión directa o indirecta penetración a través de la piel.

“Realizar el trabajo, los pone en una seria situación de exposición a labores peligrosas o potencialmente peligrosas, ya que la inexperiencia e ignorancia puede llevar a esos extremos. Si a ello aunamos la escasa o nula protección que los trabajadores del campo tienen al momento de aplicar estos productos, el problema empeora”, advierte.

 

Sin vigilancia epidemiológica

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México, donde gran parte de la población está involucrada con el sector agrícola, no se cuenta con un programa de vigilancia epidemiológica de intoxicación aguda por agroquímicos.

El reporte más reciente de la Secretaría de Salud sobre este tema es de 2013, sobre el panorama histórico de morbilidad y mortalidad por Intoxicación por plaguicidas en México 1995-2012.

El informe indica que en el periodo comprendido entre los años 1995 a 2012, se registraron un total de 67 mil 711 casos de intoxicación por plaguicidas en todo el país; y se registraron un total de 2 mil 518 defunciones por intoxicación en todo el país.

De acuerdo con la OMS, en los países en desarrollo, incluido México, los plaguicidas causan un millón de casos de intoxicación y cerca de 20 mil muertes anualmente.

En el país, las regiones con mayor uso de plaguicidas son Sinaloa, Chiapas, Veracruz, Jalisco, Nayarit, Colima, Sonora, Baja California, Tamaulipas, Michoacán, Tabasco, Estado de México, Puebla y Oaxaca.

Se calcula que en ellas se aplica el 80 por ciento del total de plaguicidas usados en el país, lo que comprueba que el uso de plaguicidas tiene una fuerte concentración en algunas regiones y algunos cultivos.

Artículo publicado el 16 de diciembre de 2018 en la edición 829 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 880
08 de diciembre del 2019
GALERÍA
Una carambola en Higueras de Abuya deja una mujer lesionada; dos bomberos que acudían al sitio también se accidentaron
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

Los diputados de Sinaloa se aprobaron 50 días de aguinaldo, ¿cuánto crees que deberían recibir?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral