viernes, diciembre 3, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Más sabe el diablo por viejo

diablo 2

En espera de encontrar la oportunidad que lo proyecte como un actor reconocido y así tener más trabajo, Teo (Oswaldo Benavides) se la pasa de una audición a otra, sin que nadie vea su talento.

Justo cuando lo echan de su departamento por no pagar la renta, el sindicato se equivoca con su año de nacimiento y le informa que puede retirarse en la casa del actor. El joven se disfraza de un hombre de la tercera edad y se va a vivir a ese lugar, en el que conoce al que siempre quiso ser director y no pudo (Ignacio López Tarso); a la reina de las ficheras (Isela Vega); a la gran diva multipremiada (Lorena Velázquez); a la actriz infantil a la que ya no llamaron cuando creció (Tina Romero); y al gringo que se quedó en México después de filmar Rambo (Roger Cudney), entre otros.

Todos los legendarios actores están encantados con el espíritu jovial de Teo, menos el director de la casa (Arturo Barba), quien se da cuenta que el impostor se interesa por la entusiasta prestadora del servicio social (Sandra Echeverría), que también a él le gusta.

A partir de ahí, hacer actividades de distracción será muy complicado, más si son ideas de Teo, aunque el problema mayor llega cuando los inquilinos saben la edad de éste y sus verdaderas intenciones en la casa.

El gran mérito de Más sabe el diablo por viejo (México/2018), dirigida por José Bojórquez y escrita por él junto a Alfredo Félix-Díaz, es su elenco de grandes actores. Es un verdadero deleite ver en escena a todas esas figuras experimentadas que saben los énfasis adecuados, los movimientos precisos, los gestos exactos, y las palabras puntuales para provocar cualquier emoción y sentimiento en el espectador.

Por desgracia, las interpretaciones de estos maestros de la actuación no son suficientes para que la cinta de Bojórquez termine de cuajar. Otra realidad es que todo ese elenco estuvo muy desaprovechado. Se entiende que al protagonista le pertenece más tiempo en pantalla, pero una vez que se reúne a tanta luminaria, es mejor que la historia gire en torno a ellas.

La cinta, que tiene momentos muy agradables, sobre todo cuando aparece López Tarso, Isela Vega y Lorena Velázquez, también es un tanto incongruente: es ilógico que nadie conozca al viejo Teo y que él no identifique a ninguna de las grandes figuras del cine nacional; no es posible que el personaje de Echeverría no sienta el maquillaje del joven de viejo, cuando lo besa; no hay fundamento en el enamoramiento de estos dos, en el supuesto error del sindicato con la fecha de nacimiento de Teo, ni en las razones que da este para no hacerse análisis médicos, entre otros.

Un acierto interesante del filme es la idea de la webserie, pero no se explota lo suficiente, por lo que debería de rescatarse para ver más a fondo cómo viven las personas de la tercera edad. Ya otras cintas mexicanas han mostrado aspectos de esta etapa de la vida: Por si no te vuelvo a ver (1997) y Club Eutanasia (2005), por ejemplo, pero hacen falta más historias como estas, que también darían trabajo a muchos actores a los que no se les ve con frecuencia en la pantalla grande.

Eso sí, el filme dedicó más tiempo a chistes malos, diálogos flojos y personajes innecesarios. No se la pierda… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 19 de agosto de 2018 en la edición 812 del semanario Ríodoce

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 983
28 de noviembre del 2021
GALERÍA
Barbados se convierte en República y se despide del mandato de Isabel ii
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.