Hombre al agua

 

 

De nueva cuenta, Eugenio Derbez abarrota la taquilla: Hombre al agua (Overboard/EU/2018), su cinta más reciente, en la que además de protagonizarla fungió como productor; fue la más vista, incluso por encima de Avengers: Infinity War (2018), en su fin de semana de estreno en México y curiosamente, en Estados Unidos la situación fue a la inversa entre ellas.

Al igual que sus filmes anteriores: No se aceptan devoluciones (2013) y Cómo ser un Latin Lover (2017), en el de ahora, dirigido por Rob Greenberg y basada en Overboard (1987), el actor también le apuesta a llegar al mayor número posible de espectadores con una historia convencional, plagada de estereotipos, sentimentalismos, su ya gastado estilo de comedia, clasista, racista y discriminatoria, con frases como “tienes manos de mujer”, “trabaja como hombre” y “ya tienes manos de hombre trabajador”.

Poco antes de zarpar en su lujoso yate, el arrogante, mujeriego y adinerado Leonardo (Derbez) le pide a Kate (Anna Faris), la encargada de la limpieza, que le lleve un poco de fruta, pero ella le aclara que no ha sido contratada para ese trabajo, y comienzan una discusión que termina con él lanzando a la chica al agua con todo y aspiradora.

Más tarde, ya en altamar, Leonardo cae por la boda del barco y acaba varado en la playa sin saber quién es. Su hermana (Cecilia Suarez), que quiere quedarse con el control de la empresa familiar luego de que su padre (Fernando Luján) muera, aprovecha el suceso e inventa que a Leo se lo comieron los tiburones.

Kate aprovechará la pérdida de memoria del altanero hijo del mayor empresario de cemento y, por sugerencia de una amiga (Eva Longoria), se hará pasar por la esposa, para que Leonardo pague por sus groserías, mientras ella estudia para un examen.

Leonardo no solo irá a trabajar a dos lugares para mantener a su familia postiza y pagar las deudas de su falsa esposa, sino que limpiará la casa, hará la comida, cuidará a las tres hijas de Kate y, por si fuera poco, dormirá afuera rodeado de cucarachas. Si al principio él cuestionaba y se resistía a obedecer y ella era demasiado determinante y brusca, poco a poco cederán y terminarán como jamás hubieran imaginado.

Es verdad que Hombre al agua tiene algunos momentos divertidos y cumple con la función de divertir a la mayoría de sus espectadores. El problema con la cinta es que intenta ser original, cuando en realidad ofrece lo mismo. En sus entrevistas, Derbez comenta que se quiso mostrar a los latinos de una manera diferente, por esa razón su personaje es el rico y el de Anna Faris la de menos dinero, para romper con los estereotipos, pero en su objetivo de venganza termina cayendo en el planteamiento de siempre. Además, Omar Chaparro, Adrián Uribe y Jesús Ochoa son los mexicanos que trabajan y viven como muchos de los compatriotas en Estados Unidos.

Más allá de su premisa repetida, de telenovela y que Derbez no deja por completo sus personajes de televisión, los méritos del filme son la recaudación en la taquilla y la siempre disfrutable presencia de Ochoa, Mariana Treviño, Edgar Vivar, Fernando Lujan y Cecilia Suárez. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

  1. No hay comparacion entre este churro mexicano y la pelicula Overboard original con Goldie Hawn y Kurt Russell que fue todo un exito mundial- Dudo mucho que esta pelicula haya superado a Avengers: Infinity War- no way, no how. No pierdan su tiempo y dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 856
23 de JUNIO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES