Quirino Ordaz en los pasos de Malova

 

JUAN CARLOS ORDAZ. Voz y mando en la obra pública.

Los gobernantes tienen la manía de repetirse, hay poca autenticidad en ellos y hay hilos recurrentes que los convierten en una misma cosa. La autoridad que les rodea de faunas serviles, el acceso al tesoro público de mil maneras, sus afanes protagónicos, el deseo de trascender a veces y hasta cierto narcisismo, conforman una especie de patología del poder que distorsiona la vocación original del político que se debe a los gobernados y a la búsqueda de su bienestar.

Después de 80 años de gobiernos priistas, los sinaloenses optaron por buscar un cambio con alguien que se rebeló al priismo, se brincó las trancas y fue postulado por partidos de oposición. Fue un engaño brutal. El gobierno de Mario López Valdez ya pasó a la historia como uno de los más corruptos que ha tenido Sinaloa en la época moderna. Ahí están las evidencias, son públicas. Pero también del dolor de las víctimas de la violencia, que fue peor que en cualquiera de las administraciones que le antecedieron. Siguen ahí los huérfanos y las viudas de los policías asesinados gracias a una “estrategia” de seguridad que privilegió los acuerdos del gobernador con el Cártel de Sinaloa para combatir a sus enemigos —sobre todo a las huestes de los hermanos Beltrán Leyva— con las fuerzas policiacas convertidas en ejércitos del narco.

La gran corrupción caracterizó al gobierno anterior. Fue una gestión de “cuotas” y de “cuates”, aunque el propio Malova dijo que no lo sería, pues el discurso contra la corrupción había sido uno de los ejes de su campaña. Pero aun antes de tomar el poder ya había arreglado la compra de decenas de camionetas a uno de los empresarios que le habían financiado su campaña, el mochitense Leonardo Félix, concesionario de la Chevrolet.

Quirino enarboló el mismo discurso contra la corrupción durante su campaña. Y aunque no se le ha visto el desparpajo que ostentó López Valdez desde su arranque, su gobierno empieza a perfilar los mismos vicios. La semana pasada se conoció de un contrato de 24 millones de pesos con Salud Digna para Todos, propiedad de Jesús Vizcarra Calderón, para la adquisición de 63 mil cartillas de salud.

Vizcarra fue uno de los pilares económicos de la campaña de Quirino y tuvo una fuerte influencia en la conformación del gabinete actual. Hombre ligado a Jesús Aguilar, al gobernador y al propio presidente, Enrique Peña Nieto, su presencia en las políticas estatales es indudable. Por eso el contrato de marras tiene que verse como el pago de facturas a un “cuate”, al mero estilo del malovismo.

Y si esto fuera poco ahí está el contrato que por 20 millones de pesos le fue otorgado a Sinaloa Constructora S.A. de C.V. cuyo propietario es Agustín Jaime Aguilar Padilla, hermano del ex gobernador, para la remodelación del Centro de Ciencias. Este contrato se sometió a concurso, el de Vizcarra no lo sabemos, pero en todo caso esto no cambia la esencia del tema, porque aunque se cumplan todas las formalidades, la mayor parte de la obra grande o de las compras millonarias, se hacen con proveedores ya determinados, ya sea para pagar facturas políticas, por las infaltables comisiones (“moches”) o porque la compañía que provee el servicio fue creada exprofeso para beneficiarse del dinero público y donde los propietarios reales —no los que aparecen en las actas constitutivas— son los propios funcionarios.

De acuerdo a un reportaje de Noroeste de hace unas semanas, solo el uno por ciento de las 517 constructoras empadronadas por el gobierno estatal se quedó con el 10 por ciento de la obra, con un monto que supera los mil millones de pesos. Y hacia allá se perfila el gobierno de Quirino Ordaz, con un agravante adicional: el hombre fuerte de la obra pública se llama Juan Carlos Ordaz Coppel, hermano del gobernador. Él dice qué obra se hace, cuándo y quién la realiza. No es funcionario público, pero es el que manda en esa área.

Bola y cadena

CUANDO A MALOVA SE LE AUTORIZARON 2 mil 700 millones de pesos del llamado mega-crédito, éste creó, por propia iniciativa, un observatorio para vigilar el uso correcto de los recursos que el gobierno iba a adquirir; lo conformaron empresarios y estos hicieron bien su trabajo; encontraron obra pagada y no ejecutada, otras que se iniciaron pero no fueron concluidas, tramos carreteros cuyos kilometrajes eran menores a los cobrados. Y claro, precios inflados, lo clásico. Un mierdero que se dio a conocer pero que no tuvo ningún impacto en ningún lado porque sencillamente no había voluntad de corregir nada. Las instancias de transparencia y vigilancia siguen siendo omisas, por falta de recursos, por ineficacia pero también por complicidad. Si queremos evitar que el dinero se siga fugando por los túneles de la corrupción, algo tiene que hacerse desde ahora.

Sentido contrario

¿QUE DIJO ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR que si hay fraude electoral se va a soltar el tigre? ¿Y que él no lo amarrará? ¿Y que más de alguno puso el grito en el cielo por la “amenaza”? ¿Ya se olvidó que en 1988 Miguel de la Madrid ordenó tumbar el sistema de conteo de votos para evitar la llegada de Cuauhtémoc Cárdenas al poder? ¿Y que fue el mismo Ingeniero quien llamó a la calma para evitar un derramamiento de sangre? ¿Y que en 2006 el Peje hizo lo mismo ante el fraude perpetrado por los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón? ¿No quieren que se suelte el tigre?: No le jalen la cola.

Humo negro

¿VIVO O MUERTO RAFAEL CARO QUINTERO? O lo atrapan vivo o no lo atrapan. Caro es un hombre de negocios. Lo sabe la DEA, el gobierno federal, la Marina. Y no se dude que lo que estén buscando en La Noria es un buen negocio, no necesariamente atraparlo.

Artículo publicado el 18 de marzo de 2018 en la edición 790 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.