octubre 18, 2019 12:29 am

El sobreviviente inaudito: ‘Guárdame por esta noche…’ (Parte II)

Cartón 2

Al otro día me levanté, me lavé la cara; estábamos parados, me metí al lado donde estaba dormido, me arreglé y le digo: qué onda, dónde estamos. Miré pa’ todos lados y no vi nada, y se supone que los cerros de la Baja ya se ven perfectamente. Entonces me preocupé; buscaba la orilla para guiarme, buscaba un cerro; algo movía la panga porque cuando una va para allá el maneral le queda de este lado, cuando viene de regreso te queda del otro. Buscaba y nada.

¿Qué onda?, le dije. No pos yo le di buscando la vislumbra, no sé, ¿dónde andamos loco? Pues no sabes tú, me dijo el bato. No pues yo que voy a saber; yo sí sé donde te dejé, pero no dónde estamos, qué ondas.

Entonces ya salió bien el sol y me dije: “pa’ donde sale el sol hay tierra”, y le di pa’ allá. Corrí dos tambulacas; eran 19 y ya nos quedaban cuatro. Corrí dos y son como cuatro horas, y no miraba nada, y el sol cambiando… y al rato ya estaba en el puro medio. Chinga tu madre, no miraba nada, y yo me preguntaba “pa’’dónde me jaló este compa”.

Pero no hay pedo, esperamos a que cayera un poco más el sol para ver por dónde se iba a meter, porque donde se mete siempre hay cerros; yo siempre me guío por eso, siempre: debajo de donde se mete el sol, hay cerros.

Ya me paré, abrimos un atún; comimos. Ya me fijé que iba bajando el sol; el mar estaba limpiecito; un chingo de caguamas, un bolerío. Teníamos que seguir. Ya me quedaban dos tambulacas; como no encontré nada, cambié el rumbo hacia donde caía el sol y corrí toda la tarde. Y ya muy tarde, cuando el cielo se empezaba a poner rojito, miramos un “barconón” grandote pero no nos acercamos, porque me dijo el bato que podían ser leyes.

Al rato oscureció y vimos el arado, las tres estrellas, y me dijo el bato: vamos para allá. Ya me quedaba poca gasolina; esas estrellas siempre están pa’l sur. Ya me quedaba una tambulaca; ya cuando me quedaba media tambulaca, menos de la mitad, le dije ¿sabe qué don Jorge? Vamos a apagar la lancha; la apagué y le dije: no hay pedo, el mar no contiene basura, siempre la saca, esta madre nos tiene que sacar… o tiene que venir otra panga.

Para mí era un juego ¿me entiende? Yo ya me había quedado sin gasolina cinco, seis días pero me hallaban; llevaba mi teléfono, mi brújula; llevaba cómo hacer una velita para navegar porque ya había pasado por esto; se me hacía un “polvaderón”. Y él nunca había echado un viaje, era el primero. Para mí era como jugar a las canicas.

Ya otras veces había improvisado velas y me había quedado sin gasolina, nada más que por la orilla, puchaba la panga, y hallaba atunes, llegaba a donde están los bajaderos de mota y siempre había cosas qué comer. En Ensenada Grande, en Bahía de los Ángeles; todas esas orillas me las sé porque ya las he andado. No te agüites, le dije, hay que dormir un rato; mañana Dios primero nos van a encontrar.

 

Su mamá era yaqui

Como a las tres de la mañana oí un ruido y me levanté, apenas se veía, ¡ah cabrón!, y ya vi que se movía despacito. Ya con los ojos bien abiertos vi que era un barco camaronero; prendí el motor; ahorita lo alcanzo, le dije a Jorge, que ya se había levantado también. Para alguna parte va, me voy a amarrar de él. Nos arrancamos en chinga y yo mirando el barco y la tambulaca, el barco y la tambulaca, porque como le dije, ya casi no traíamos gasolina; en chinga, en chinga. Y le cortamos distancia, casi toda; ya veíamos a los batos haciendo maniobras en la cubierta… pero no lo alcancé, no lo alcancé… se acabó la gasolina. Lo vimos cerca al barco, pero no estaba, la lancha corre veloz y ellos a nueve nudos; les eché grito a los compas; el bato también, pero con ese ruido no nos oyeron. Y se fue el barquito.

Ahí fue donde empezó la bronca. Vimos desesperados cómo se iba perdiendo el borbotón que hacen lo motores; la espuma que va dejando atrás; las rayas que se pintan en el agua. Poco a poco dejamos de oír el ruido que nos había despertado. Y al rato ya ni la lucecita veíamos. Puta madre, decíamos, con dos litros más de gasolina, con uno, los hubiéramos alcanzado.

Le dije el bato: aquí nos quedamos, por aquí pasan los barcos. Revisamos lo que teníamos: nos quedaban dos tambulaquitas de agua de dos litros, unos atunes, unas tortillas, unas latitas de chile. No hay bronca, ahorita nos van a hallar, porque Dios existe, nada más hay que cuidar el agua, ya he pasado mucho por esto, le dije a Jorge, no creas que es la primera vez.

Entonces empezamos a platicar. Ahí fue cuando me dijo que nunca se había aventado un viaje, que era la primera vez y que lo hizo porque se iba a casar. Yo le dije que llevaba varios, de hecho ese era el viaje 21…

Jorge me había visto en San Felipe porque él trabajaba en el barco de Cuy Piris y cuando yo llegaba con la mercancía me le pegaba al barco ese, de clavo. Luego llegaba la camioneta con el rebiate y subía la panga. En el día llevábamos chinchorros, comprábamos pescado y haz de cuenta que andábamos pescando; los guachos nos revisaban y los chinchorros apestosos para que los guachos los aventaran de hediondos: “vámonos”, se abrían los batos en caliente.

Al día siguiente nos levantamos, nos lavamos la cara y nos dimos ánimos. Me agarré del mecate de la proa y me paré a revisar el mar a ver si veíamos algo; remamos un rato cada quien sin saber para dónde le dábamos, y otra vez a revisar. Nada. Mirábamos pa’ todos lados y nada. Yo tenía 24 años y él 45; un señor grande, moreno; era yaqui. Su mamá era yaqui.

Ya de ahí había que cuidar muy bien el agua, racionarla. Y nos comimos un atún; ya en la tarde y noche… nada. Al oscurecer nos acostábamos: él dormía en la proa y yo en la popa, sin cobija ni nada; esa vez mi amá no me echó más que una sudadera, un short y unos guaraches playeros. Al cabo allá compro ropa y me vengo de volada, pensaba yo.

 

Las algas son dulces

Pasó otra noche. Ya había poca comida: quedaba un atún y un garrafoncito de agua. En una de esas vi unas pocas de algas; yo ya las había comido. Le dije: mira, esas son dulces, me voy a tirar por ellas. Y me tiré, amarrado de un mecate y nos comimos las algas. Me bañaba para estirar los pies; yo no me tiro, ya estoy viejo, me decía él. Me amarraba, y ya cuando brotaba algo me subía en chinga.

Como a las once botó una caguama. Me preguntó si ya había agarrado alguna y le dije que sí, pero no era cierto; me tiré un clavado y la caguama se fue en chinga; me tiré con miedo y me pegó una cagada machín; al rato, como a las tres de la tarde, vino otra que soplaba; estaba a un lado de la panga, la agarró el bato de la concha y yo de una aleta y la volteamos como “quequi”. Era un caguamón.

No te vamos a matar ahorita, le dijo el bato, si nos hallan mañana te vamos a dar chance, te vamos a dar una oportunidad. Dios mío, ayúdanos, decía yo, ya un poco desesperado. Y sí, otro día ya no teníamos agua. Duramos todo ese día y la noche, y nada. Lo mismo: remar un rato cada uno a ninguna parte. Y yo parado en la proa agarrado del mecate tratando de ver un cerro o algo. Nada, pura agua por todos lados, agua y más agua.

El día seis Jorge amaneció lamiendo la falca, porque con la misma brisa queda agua en la lancha, y me acuerdo que me dijo: Gera, ahí te dejé la mitad de la falca para que la lamas. Y a partir de entonces así le hacíamos todos los días. Me desgració la boca por la fibra de vidrio; todo el tiempo compartió conmigo la brisa y momentos de su vida; platicaba mucho… hasta que fue perdiendo la noción.

 

El hambre es cabrona

Y bueno, a la caguama ya le habíamos dado su día, pero ya teníamos dos días sin comer nada y el hambre estaba cabrona… y la sed; y le dije que la sangre era muy buena. En El Castillo hay mucha gente que la toma. Y bueno, le rezamos una oración y nos chingamos en ella; la agarramos entre los dos y le trozamos el buche y le botó un borbotonón de sangre y me prendí de ella; y la sangre me pasaba por la garganta, dulce y fresca, dulce y fresca, y me chorreaba la sangre por la cara y por la panza, y de volada se coaguló.

Yo ya tenía algo de barba porque me crece muy rápido. Y me acuerdo que me quedaban unos pegostones de sangre en la cara… y el bato empezó a vomitar porque le dio asco y no quiso comer. No, me dijo, yo me voy a echar unos tacos de chile; porque nos quedaban una o dos latas de chile. Entonces abrió la lata de chiles y agarró el papel de rollo que llevábamos y empezó a hacer tacos de chile con papel. Le dije: qué ondas, y me dijo que era para que no le cayera directo el chile porque era muy fuerte. Y yo comiendo carne fresca; me sabía sabrosa. Al ratito, un dolorazo de estómago me dio y a cagar, de volada; qué digestión ni que nada: cagaba pura sangre, y me cagaba de miedo, pero era la sangre de la caguama. Y para cagar nomás sacábamos las nalgas de la falca como hacemos los pescadores.

Después de eso, como a las horas, ya después del medio día, vimos un “barconón” grandote; era un barco turístico, lo vimos y le dije: que te dije Jorge, ya vienen por nosotros.

El barco venía derechito hacia nosotros. Ahí viene y ahí viene, y ahí estamos nosotros esperándolo todo el día porque iba llegando, iba llegando. Pero al rato vi que el barco se empezó a separar de nosotros, a apuntar la proa para otro lado, y decía yo: ¿será el aire que está volteando la panga? Pero no. El barco se empezó a separar y a separar, por otro lado. Chinga tu madre; nos vieron, nos tuvieron que haber visto; le hicimos muchas señas, gritamos; nos tenían que haber visto. Ahorita van a mandar un avión por nosotros, o una panga, algo.

Entonces ya en la tarde, como a las cinco, le dije a Jorge: ¿sabes qué? Yo voy a comer calientito otra vez. Agarré la concha de la caguama porque ya la habíamos destazado; la hicimos pedacitos y pusimos a secar la carne. Agarré la cimbra y la hice pedazos, porque es de madera, y luego agarré el pecho de la caguama: voy a asar el pecho. Entonces hice lumbre en la misma concha de la caguama y aticé, y era un “humaredón”. Mira, le dije cómo no lo hicimos hace rato para que nos viera el barco, pero de todas maneras nos vieron. Y al rato comimos pecho asado, jugosito, nomás nos faltó el tomatito.

Al otro día nos levantamos. Yo todos los días me levanto y leo mis oraciones; esa vez traía mi Justo Juez y la Magnífica, siempre la traigo porque me la regaló mi madre; esa vez traía una de plástico: Justo Juez de mi Señor Jesucristo/ Hijo de la Virgen María/ Guárdame por esta noche/ y mañana todo el día/ Que mi cuerpo no sea preso/ Ni mi sangre sea vertida…

Viene del naufragio, de todo eso; yo rezaba todos los días mi oración. Otro día me lavaba la cara y nada, otro día igual: a remar y remar y nada; pero nos dábamos ánimos, nos levantábamos y le decía allá está la tierra, y me decía: si allá está; pero se levantaba el sol y eran las nubes, como que nos seguíamos la “cura” para darnos ánimos; oíamos ruidos y decíamos: “oi”, viene una panga. Y nos poníamos abusados como para verla, pero no, no era nada. O con el ruido de los aviones, porque aviones sí pasaban pero eran los comerciales; nomás la línea blanca mirábamos… eso como a los siete días.

Reportaje publicado el 9 de abril de 2017 en la edición 741 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 872
13 de octubre del 2019
GALERÍA
se registran balaceras en varios puntos de la ciudad TRAS CAPTURA DE HIJO DEL CHAPO
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
ENCUESTA

¿Crees que las condonaciones millonarias de impuestos por parte del SAT a políticos, artistas y grandes empresarios fue justa?

BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral