abril 11, 2021 4:17 AM

Gabriel García Márquez debe de estar triste

 

gabo

 

 

No sé si existe vida después de la muerte, pero de existir, estoy seguro que Gabriel  García Márquez debe de estar triste. Es la tristeza que envuelve a los latinoamericanos y a muchos ciudadanos del mundo por los resultados del plebiscito del domingo 2 de octubre realizado  en Colombia. Cincuenta y dos años de guerrilla parecen no ser suficientes para algunos  para alcanzar la paz. Los señores de la guerra y del narcotráfico están muy activos.

 

Gabriel García Márquez, además de ser el escritor colombiano más emblemático, fue un  artífice de la paz. Los acercamientos de la entonces guerrilla del M-19 y el gobierno de Virgilio Barco, fueron fundamentales para la reconciliación. Fue el Nobel de literatura que con su inteligencia y liderazgo aportó para que esta guerrilla abandonara las armas. También estuvo presente en la instalación formal de la mesa de diálogo entre el ELN y el gobierno de Andrés Pastrana en Cuba. En enero de 1999, el Nobel también estuvo en los diálogos entre el gobierno de Pastrana y la guerrilla de las FARC en el Caguán, Colombia.

 

En cualquier lugar donde se encuentren Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo y Carlos Pizarro también deben de estar tristes. Uno era exguerrillero, el otro liberal, el otro de oposición, los tres fueron asesinados, los tres aspiraban a dirigir al país. La violencia y los impulsores de la guerra les arrebataron la esperanza y la vida. En Colombia cuesta demasiado caro hablar en serio de ética, de paz o de democracia. Y los tres cumplieron la consigna de la Unidad Popular: “Por la vida, hasta con la vida”.

 

Pero no obstante los resultados adversos del plebiscito, el equipo negociador del gobierno colombiano y de las FARC que se encuentran reunidos en La Habana, Cuba, se mantienen en su deseo de continuar con el proceso de paz iniciado hace cuatro años.

 

Una noticia que alienta y da fuerza es la que ha dado a conocer el Comité Noruega que otorga el Premio Nobel de la Paz.

 

El Comité Noruego del Nobel le otorgó este viernes el Premio Nobel de la Paz 2016 al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, por sus esfuerzos por superar 52 años de guerra en el país. Una guerra que ha costado la vida de al menos 220 mil colombianos y desplazado a cerca de seis millones de personas.

 

Después de cuatro años de negociaciones, Santos logró un histórico acuerdo con la principal guerrilla del país, las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia, acuerdo que fue rechazado el domingo por un porcentaje mínimo en el plebiscito.

 

E-mail:  [email protected]

Twitter: @riosrojo

 

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 949
04 de abril del 2021
GALERÍA
MÁS DE 90 MUERTOS Y DECENAS DE DESAPARECIDOS POR INUNDACIONES EN INDONESIA
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos