No participamos en las negociaciones para liberar a los hijos del Chapo Guzmán, asegura la DEA

 

 

 

18 la leche

La Oficina Antidrogas de Estados Unidos (DEA) investiga el levantón de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, ocurrido el pasado 15 de agosto en Puerto Vallarta, asegurando además  no haber tenido nada que ver en cuanto a las negociaciones para la liberación de los muchachos, que, según trascendió esta semana, fueron tres: Jesús Alfredo, Iván Archivaldo, y César Guzmán Salazar.

“Cómo todos saben, la DEA tiene oficinas en varias partes de México, y trabaja muy de cerca con las autoridades mexicanas para acabar con el tráfico de drogas hacia Estados Unidos, y dada la sensibilidad en el caso de este levantón, no podemos comentar más porque se podría estropear la investigación que se lleva a cabo”, dijo Melvin Patterson, vocero de la DEA en Washington.

La PGR absorbió la investigación sobre el levantón de los hermanos Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, apenas tres días de haber sido secuestrados, pero hasta el cierre de esta edición no habían dado información en torno a los avances de la investigación.

 

La DEA y el Chapo

La negación fue tajante: la DEA no tuvo nada que ver con la liberación de los hijos del Chapo. Lo que sí tiene meses construyendo la DEA es un caso “robustecido” para que una vez arrestados Iván Archivaldo, el Chapito y Alfredo el Alfredillo, sean extraditados a Estados Unidos, según la averiguación previa 3:14-CR-0658-DMS.

“El acusado, junto a varias otras personas que pertenecen al Cártel de Sinaloa, importaron varias toneladas de cocaína de vía terrestre, marítima y aérea, y éstas primero eran ocultadas en casas de seguridad de Culiacán, Tijuana y Mexicali, para posteriormente ser introducidas a territorio estadunidense”, se lee en el documento acusatorio contra Iván Archivaldo, al cual Ríodoce tuvo acceso.

El archivo, el cual se mantuvo clasificado hasta hace apenas dos meses, acusa también a Ismael Zambada García, Ismael Zambada Imperial el Mayito Gordo, e Ismael Zambada Sicarios el Mayito Flaco, y se encuentra radicado en el Distrito Sur de California.

El coordinador de todas las transacciones y operaciones era Ismael el Mayo Zambada, pero era apoyado en cuestiones de logística por sus hijos, que se encargaban que el dinero que se adquiría a través de la venta de la droga, llegara de regreso a Sinaloa, y también realizan labores de lavado de dinero para esa organización”, explica la acusación.

Iván Archivaldo, en tanto, también se encargaba de que grandes cantidades de químicos para producir metanfetaminas, llegaran de Asia y de otros países a México para la producción de esas drogas, y a su vez exportarlas a Estados Unidos.

La DEA dijo que de César Guzmán Salazar hasta el momento no se tiene ninguna averiguación abierta en su contra, pero que investigarían más a fondo el caso.

 

Tres, y no dos los Chapitos

Ni la DEA en Estados Unidos ni la PGR en México pudieron confirmar oficialmente la noticia —ofrecida por Carlos Loret de Mola el jueves pasado en su noticiero Al despertar, de Televisa— que además de Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Loera, también César el Cesarillo, el menor de los hermanos, estaba entre los levantados.

“No vamos a comentar más sobre esa situación”, dijo el vocero de la DEA.

Un cuarto hijo de el Chapo, Ovidio Guzmán López, quien supuestamente es el más introvertido de todos, también habría estado en Puerto Vallarta la noche del levantón, pero aparentemente se fue al hotel antes que los sicarios del Mencho, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) llegaran, confirmaron fuentes de Ríodoce.

Respecto al reforzamiento en la seguridad de los hijos del Chapo Guzmán, actualmente preso en el Cefereso número 9 de Ciudad Juárez, varios pistoleros y “halcones”, designados a la seguridad del cártel en las inmediaciones de las colonias Díaz Ordaz, el Palmito, Ruiz Cortines, Pemex, entre otras, habrían sido reasignados a la seguridad de los hijos, mientras que otros tantos fueron enviados a La Tuna Badiraguato a proteger la casa de doña Consuelo Loera, madre del capo.

“Esta semana los movieron (para que sirvieran de escolta personal de los hijos del Chapo, y a otros los enviaron a La Tuna)”, dijo gente que en su momento perteneció a Francisco Torres el Cincuenta, asesinado en la colonia El Vallado de Culiacán, en agosto de 2013.

Esta información no fue corroborada por la DEA, pero según gente de San José del Barranco, en Badiraguato, Joaquín Guzmán envió más gente para proteger a su familia que se encuentra en La Tuna, y así enfrentar a la gente de los Beltrán Leyva, con quienes mantiene una guerra.

 

 

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.