domingo, enero 16, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Todos los güeros son gringos

amapola 1
Los reporteros llegaron del extranjero. Consiguieron quien los acompañara para tomar video y realizar algunas grabaciones y entrevistas. El que los guiaría era un periodista con experiencia, que había servido a otros de países diversos, a su paso por la cobertura de la violencia en Sinaloa: los narcos, sus lujos, los ejecutados, los operativos de la policía y el ejército, la muerte como espectáculo y producto barato y a la mano.
Estaban estupefactos ante tanta destrucción. Se emocionaron de ver a las reinas de belleza, seducidas por las camionetas sierra o ram jemi, altas e imponentes. Los billetes verdes, alados y traviesos, metidos en todos los rincones de la vida local: manchados de sangre, perforados por los siete punto sesenta y dos, con el rostro espantado de Franklin en el anverso.
La gente arremolinada frente al cadáver. Niños, mujeres, hombres adultos, embarazadas, y púberes, todos azorados, con los ojos crecidos y la baba en las comisuras. Las casas anchas a su paso, altas, y nutridas con tanto billete y poder y estruendo de armas de ráfagas, la bota de lujo sobre la nuca del alcalde, el diputado, el gobernador, el general de la zona militar y el jefe de la policía. Todo eso tenía boquiabiertos a esos reporteros que habían traído para trabajar en tierra caliente, en el solsticio de junio, equipo liguero y discreto.
Flacos, altos, güeros, de mirada inquieta y ojos temblorosos como antenas de mariposas, se sometían a los designios de su guía, quien les decía por aquí, por allá. Vámonos rápido, aquí no nos podemos quedar. Les tocó de todo en la ciudad, pero ellos querían ir a la montaña, a entrevistar a la gente y buscar un plantío de amapola, y si no fuera posible, al menos de mariguana. Acudieron a la serranía y cuando llegaron al pueblo, sacaron sus equipos de lente corta y tripié y empezaron a grabar las calles, la gente, los comercios, los vehículos. En uno de los paneos registraron un grupo de hombres alrededor de una camioneta negra. No hicieron caso y siguieron grabando.
En cosa de dos minutos, ya tenían a esos desconocidos rodeándolos. Sacaron sus armas cortas y largas, y les apuntaron. Bájate, le decían al que estaba sobre el vehículo. Pero ni él ni el otro entendían. No hablaban español. El reportero que iba con ellos pidió a los desconocidos que se calmaran. Uno de ellos preguntó qué hacen, qué quieren. Le explicaron y luego volvió a hablar. Pensamos que eran gringos, que eran de la dea, o enemigos. Y luego traen placas de Nuevo León. Cómo son pendejos, cómo se les ocurre venir. Estamos en tiempo de guerra. Ya los íbamos a matar.
Bajaron de ahí como pudieron. Callados. Hundidos en una suerte de muerte y renacimiento.
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.