Obesidad, una enfermedad producto de la libertad

 
ob y sex 19
 
Aunque suene raro, la obesidad puede ser producto de la libertad y de hecho lo es en muchos casos. Veamos por qué. Analizamos la obesidad como una enfermedad producto del metabolismo de los alimentos y al final como la acumulación excesiva de grasa en todo el cuerpo, privilegiando el abdomen y la pelvis.
 
Lo que se deja de lado es la libertad como un acto de voluntad humana, como respuesta al impulso que solo se reprime con las ganas y la voluntad de superar la propia libertad de elegir entre el autocuidado y la autoagresión.
 
La autoagresión se configura desde el momento en que existe conciencia para discernir entre lo que daña y lo que beneficia, y se opta de manera libre por lo primero, es decir por lo que daña.
 
Excepto los obesos hormonales u obesos por trastorno glandular, todos los demás obesos terminan enfermos por ejercer su propia libertad. Los actos de voluntad son actos de libertad, y la libertad es una de las funciones ejecutivas del cerebro, especialmente de la corteza pre frontal.
 
Muchas enfermedades son producto de las elecciones humanas, de la conciencia, una conciencia obviamente libre. Mientras muchos siguen pensando que la libertad es cuestión de discurso, valor o conquista, la verdad es que la libertad es producto de la elección del cerebro, la persona decide que hacer o que dejar de hacer, en una palabra las personas están donde deciden estar.
 
En este orden de ideas, la obesidad por trasgresión dietética es producto de la libertad, es decir, los “gordos” deciden estar gordos en tanto son libres de llevarse a la boca la cantidad de alimento que ellos deciden, no son coaccionados, presionados, o violentados para ingerir los miles y miles de calorías que los llevan a la pista de la obesidad de donde despegan al vuelo de la enfermedad y se aproximan de manera precoz a la cortina de la muerte complicada.
 
Libertad es el tema en todas las condiciones humanas, libertad es el tema en el caso de la obesidad, libertad es el tema en el caso de cualquier enfermedad o condición humana que solo depende de uno mismo. El humano es libre de hacer muchas cosas, entre ellas es libre de fumar, de tomar y de comer lo que quiera y cuando quiera; esa es libertad. También es libre de quejarse y buscar culpables, su libertad es la espada con la que se defiende o se auto flagela.
 
Ante un paciente obeso lo que se puede afirmar son dos cosas, su grado de libertad y su grado de auto agresión. Siempre o casi siempre al ver un obeso pensamos en comida y excesos, creemos que la obesidad responde al exceso de calorías. Hay que entender que entre la enfermedad y la salud hay una pared que se llama libertad.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.