Riesgos pesados, Embarazo en mujeres obesas y/o con sobrepeso

ppal3

Mariana Escobar es una joven embarazada en condición de obesidad. Al embarazarse pesaba 112 kilogramos y mide 1.65 metros de estatura, seis meses han pasado y ha subido 17 kilos sobre su peso habitual.

“A veces me cuesta trabajo respirar y la mayor parte del tiempo la paso recostada porque se me hinchan los pies. Es mucho sufrimiento”, expresa Mariana.

Una de cada cuatro mujeres embarazadas en Sinaloa es obesa, de acuerdo a estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

México es el país de Latinoamérica con 32.8 por ciento de su población afectada en condiciones de sobre peso y/u obesidad. Mientras que Sinaloa ocupa el primer lugar en obesidad a nivel nacional.

La obesidad en embarazadas puede desencadenar una serie de complicaciones y riesgos tanto para la madre como para el producto; por ello es importante conocer los problemas que genera esta epidemia, como es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y también acerca de los modos de prevención durante la etapa de gestación.

El doctor Natividad Medina Salomón, recomienda que con anticipación de dos meses, una mujer que piensa embarazarse acuda con el médico familiar o general a una cita preconcepcional para someterse a un régimen alimenticio acorde a su Índice de Masa Corporal (IMC) y realizar una prueba de tolerancia a la glucosa para desarrollar un embarazo saludable.

“La  probabilidad de padecer diabetes gestacional y preeclampsia es mucho mayor y frecuente en mujeres obesas”, dijo Natividad Medina.

En este tipo de casos la atención a la mujer durante la gestación es especializada, ya que continuamente se debe checar su nivel de glucosa y someterse tanto a una ecografía fetal como a una ecocardiografía fetal para descartar riesgos en el producto.

Mariana relata que los padecimientos durante su embarazo han sido diversos, y que nunca imaginó que su salud estaría en riesgo.

“Si hubiera sabido que me iba a poner mal y en riesgo a mi bebé me hubiera cuidado antes de mi embarazo”, dijo la futura madre.

 

Complicaciones

Una de las complicaciones que padecen las mujeres durante la gestación, además de diabetes y preeclampsia, es la trombosis.

“Corren mayor riesgo de desarrollar un coágulo de sangre que le genere una trombosis y esto ocasionaría daños en el producto” mencionó Natividad Medina.

Las infecciones también son una complicación para las mujeres de talla grande.

“Cuando el bebé nace por vía cesárea el riesgo de una infección es mayor porque puede llegar a infectarse la herida ya que la grasa no deja cerrar adecuadamente el tejido y es más tardía la cicatrización”, argumentó Medina Salomón.

Patricia Medina es otra mujer obesa que pese a conocer los riesgos de un embarazo en su condición, decidió embarazarse por tercera vez.

“No es mi primer embarazo pero este ha sido el más cansado. En mis tres embarazos me dio diabetes aunque solo mi primer bebé nació con macrosomía”, comentó Patricia.

La obesidad puede causar alteraciones del sueño en este tipo de mujeres y ocasionarle apnea obstructiva del sueño, alterando su respiración en un aumento acelerado de esta y descender su nivel de la misma manera. Alteración que también ha padecido Patricia Medina.

El tercer embarazo de Patricia le llevó a pasar cuatro días internada en una clínica por cuestiones relacionadas a la presión y al poco movimiento de su bebé, pese a que él se encuentra en un peso adecuado y no se ha detectado otro problema.

Estadísticas del IMSS muestran que tres de cada cuatro mujeres en condición de embarazo obeso no logran tener un parto vía vaginal.

Patricia está a tan solo dos semanas de su labor de parto y su médico desde hace tres meses le anticipó que por su peso no podría recurrir al parto vía vaginal y está por programarle una cesárea para evitarle riesgos a su bebé.

Riesgos para el bebé

No solo la madre que padece obesidad puede ser víctima de complicaciones de salud, sino que los riesgos son también para el bebé.

“Un bebé que nace de madre obesa puede llegar a sufrir luxación por tamaño”, dijo Natividad Medina.

El tamaño del producto es en un 70 por ciento probable proporcional al peso de la madre, es decir que también será una persona con riesgo de obesidad y peso elevado al nacer. “Al ser de tamaño grande si llegara a nacer por parto vía vaginal, se podría lastimar al intentar sacarlo, es por eso que es mayor la estadística de mujeres obesas que son sometidas a cesárea para evitar riesgos, de acuerdo con información proporcionada por Natividad Medina.

De acuerdo a datos de la OMS, es probable que un bebé producto de una madre obesa, desencadene diabetes en edad adulta.

Patricia en su primer embarazo tuvo a una niña de peso elevado. Durante su infancia, padeció obesidad y doce años después de su nacimiento, le fue detectado diabetes.

Sinaloa ocupa el primer lugar nacional en obesidad infantil. “Un bebé macrosómico o de peso elevado puede desarrollar obesidad infantil”.

Recomendaciones

Rebeca Sandoval, médico nutrióloga, recomienda cuidar no solo la alimentación a base del plato de buen comer antes y durante el embarazo, sino seguir con un régimen alimenticio adecuado a las prioridades de su organismo en etapa de lactancia.

“No se trata de comer poco o comer frutas y verduras. Es un asunto balanceado en donde debes comer variedad y sobre todo aquello que va a reponer a tu organismo y mantenerte en tu talla y lo más importante, que va a hacer de tu lactancia una etapa más nutritiva para el bebé”, mencionó.

“Cuando eres obesa, por indicación médica debes aumentar solo entre 5 y 9 kilos”, dijo Rebeca Sandoval.

Existen una serie de ejercicios que se pueden realizar durante el embarazo y que ayudan a mantener ágil el  metabolismo durante y después del embarazo. “El Yoga es una excelente recomendación para las mujeres que son obesas y están pasando por un embarazo complicado”, agregó.

Natividad Medina invita a las mujeres que pasan por un embarazo mórbido, a que realicen actividad física después del embarazo. “No es una cuestión de estética sino de salud”, dijo.

Otra de las recomendaciones de Medina, es someterse a un tratamiento anticonceptivo para ayudar a que el organismo se reponga de las lesiones o secuelas que puede ocasionar un embarazo en condición obesa y someterlo a otra gestación cuando las condiciones sean favorables para la madre.

También agrega que el IMSS  promueve el parto psicoprofiláctico en su clínica 36, el cual ha sido aceptado por las mujeres y por ello se piensa extender el programa a otras clínicas.

Este tipo de parto ayuda a fortalecer los músculos y prepararlos para el esfuerzo requerido en labor de parto y ayuda a disminuir la intervención por cesárea.

Rebeca Sandoval también promueve esta práctica. “Yo la recomiendo a mis pacientes obesas durante el embarazo porque les da flexibilidad y elasticidad, mejora su estado general de salud, estimula la respiración y disminuye los síntomas molestos del cansancio durante el embarazo”.

Es importante que la mujer que dio a luz en condición obesa, con mayor razón acuda a su médico para una cita puerperio durante las primeras seis semanas.

“Se debe tener seguimiento de las condiciones de salud tanto de la madre y del bebé para evitar riesgos mayores”, dijo Natividad Medina.

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1100
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.